¿Pensando en lanzarte a hacer un viaje en autocaravana por el mundo? Una historia muy diferente a la que ya te contamos hace un tiempo de la Familia Santos. Cristina y Oscar, una pareja de Barcelona de 32 y 34 años respectivamente, en septiembre de 2010 decidieron cambiar el rumbo de sus vidas, se lanzaron a perseguir su sueño: dar la vuelta al mundo practicando su pasión, el surf y hacer este viaje en autocaravana.

Oscar y Cristina de La Nostra Volta, un viaje en autocaravana alrededor del mundo haciendo surf

Dar el salto no fue ni fácil ni rápido. Necesitaron dos años para prepararse: dar la inesperada noticia a la familia, a los amigos, dejar los trabajos, vender cuanto tenían, ahorrar como nunca, planear su año “sabático”, empacar las maletas… El viaje estaba bastante programado, aunque la ruta se modificó al enamorarse de Asia. Empezaron alquilando una furgoneta y recorrieron durante 3 meses toda la costa este de Australia. Saltaron a las islas de Nueva Zelanda donde con otra furgoneta recorrieron las dos islas de sur a norte.

viaje en autocaravana por el mundo en busca de la ola perfecta

A Cook Island y Tahiti le dedicaron un mes más. Recorrieron Indonesia durante 3 meses con una moto, un longboard y un shortboard. En coche bordearon toda la costa sur de India durante un mes, para después relajarse durante dos meses en Sri Lanka. Y para terminar el año de la mejor manera posible, volvieron a Bali 2 meses más. Surfearon en lugares míticos: Noosa, Coolangatta y la Gold Coast, Phillip Island, Bells Beach, Raglan, Teahupoo, Uluwatu… ¡y hasta consiguieron surfear en India! Aunque sus planes iniciales eran parar ahí y volver a casa, el viaje les pidió más, más de esa rutina imprevisible que les alimentaba incansablemente.

Aquel gran viaje ya había cambiado sus vidas para siempre. En dos meses ya estaban haciendo las maletas otra vez, para irse a “trabajar” a Obergurgl, una estación de esquí en los Alpes austríacos donde esquiaron cada día, iniciándose en snowkite. Fue el mejor invierno de sus vidas. Su espíritu aventurero aún pedía más: regresaron a Indonesia y Sri Lanka, en los que se enamoraron de su gente y sus olas, los 4 meses de verano de 2012 haciendo escala en Tailandia.

Viaje en autocaravana de La Nostra Volta, aparcados junto al mar

Ese verano surfearon como nunca y esto tuvo sus consecuencias: nació un nuevo proyecto, surfear todo el continente americano, de punta a punta, de sur a norte, de Ushuaia a Alaska, un viaje en autocaravana comprada de cuarta mano. Así fue como después de trabajar duro y ahorrar aún más duro durante un año, en septiembre de 2013 empezaba la cuarta etapa: embarcaron la autocaravana para enviarla a Uruguay y continuar su viaje. En total llevan más de 3 años surfeando y recorriendo América. Más de 60.000 kms de olas por Uruguay, Argentina, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México. Después de sobreponerse a muchas dificultades y enfermedades, atravesaron Estados Unidos y Canadá hasta Alaska, su destino final.

Nombre, apellidos, profesión -conocida 😉 a qué dedicas el tiempo cuando no viajas- y lugar de nacimiento.

Cristina: A los 21 años me licencié en Empresariales y los siguientes 4 años ejercí de administrativa a directora financiera en la misma empresa, hasta que un día se decidió cambiar el programa informático de gestión. La empresa encargada de dicha implantación me ofreció pasar al lado oscuro de la informática, para certificarme del famoso ERP SAP para así ejercer de consultora informática especializada en finanzas.

Así que durante muchos años estuve inmersa full time en mejorar y aprender de mi nuevo perfil laboral. Lo que me hizo decidir pasarme al lado oscuro de la informática fue que nunca tenías dos días iguales, iba a conocer a muchas empresas y diferentes entre ellas y… la certificación era válida para todo el mundo. Cuando empecé a trabajar, a los 16 años, me prometí que algún día saldría a conocer mundo, pero… me olvidé al sumergirme en la sociedad y la vida laboral que me absorbía tanto.

Cristina de La Nostra Volta surfeando

“una nueva relación laboral con mi jefe en la cual me ha llevado a trabajar desde países insólitos y parajes maravillosos, hasta el día de hoy. Sigo siendo una seria y respetada consultora informática de SAP pero, nómada”

A los 26 años me acordé de esa promesa, juntamente con mi pareja. Cuando ya se esperaba que hiciéramos los planes de futuro convencionales, decidimos dejarlo todo, incluidos los empleados bien remunerados que teníamos y salir a conocer mundo haciendo ¡un año sabático!

Pero cuando regresamos, por suerte ya pensamos en un segundo viaje y… mi jefe me propuso reincorporarme ¡de nuevo! De ahí, sin saberlo ni esperarlo, nació una nueva relación laboral con mi jefe en la cual me ha llevado a trabajar desde países insólitos y parajes maravillosos, hasta el día de hoy, siempre de viaje en autocaravana. Sigo siendo una seria y respetada consultora informática de SAP pero, nómada. Así que, nunca sabes con que te puede sorprender el universo!

Oscar practicando Kitesurf

Òscar: Con 22 años y después de haber trabajado y estudiado cosas muy variadas gané una plaza de administrativo en la Universidad Autónoma de Barcelona. Compaginaba con mis estudios superiores de ingeniería de sonido los cuales no logré acabar pero que me sirvieron para ocupar un cargo de técnico en el área de arquitectura y urbanismo de la UAB. Buen sueldo y calidad de vida es lo que me daba está plaza hasta que cumplí 30 y mi pareja Cristina me propuso dejarlo todo y tomarnos un año sabático que desembocaría en múltiples viajes. Hoy vuelvo a trabajar en la UAB pero cuento los días que faltan para el próximo viaje.

“Viajar te muestra, enseña y ofrece experiencias que difícilmente aprendes en la escuela o en la ciudad”

¿Qué recuerdos tienes de cuando eras pequeñ@ en lo que se refiere a viajar?

Tenemos multiples recuerdos de viajes con la familia desde bien pequeños a diferentes lugares de España primero y Europa más tarde. Primero fue una simple tienda canadiense, de aquellas azules y naranjas que se veían plantadas por cualquier montaña o camping costero de los 80. Recuerdo una anécdota en Les, un pequeño pueblo de la Vall d’Aran. Estábamos en la pequeña tienda canadiense con mis padres y mi hermana de 2 años, empezó a llover, tronar y finalmente nevar… no nos pudimos mover en dos días.

Seguimos con una commanche de esas de carrito que llegabas al lugar de acampada y desplegabas en forma de abanico como si de un iglú 2 seconds del Decathlon se tratará. Fuimos creciendo y las necesidades fueron cambiando, aunque seguíamos con las mismas ganas de ruta, camping o acampada libre. Las necesidades de espacio nos llevaron a comprar una caravana primero para hacer rutas y más tarde acabar haciendo temporadas anuales en campings de costa o de montaña.

¿Qué te ha aportado viajar que no lo hayan hecho otras aficiones o hobbies que tienes?

Con el tiempo hemos entendido que viajar te muestra, enseña y ofrece experiencias que difícilmente aprendes en la escuela o en la ciudad. Todo esto es difícil de explicar y entender si no lo has vivido, hablamos de saber gestionar situaciones que sólo vives durante un viaje. Saber interpretar a las personas, animales y poder anticiparte a posibles consecuencias. Además, al conocer tantas culturas y lenguas a través del viaje en autocaravana, llegas a amar el mundo de una forma diferente de la que estamos acostumbrados a ver por la tele y esto es muy bueno tanto para nosotros como personas como para el mundo y su sostenibilidad.

Oscar y Cristina con amigos en tuk tuk

Surf, surf y más surf…pero… ¿cómo ha sido viajar en una casa rodante?

No somos ni pro surfers ni free surfers. Tampoco nacimos con un billete de avión, una tabla y ni mucho menos, un fajo de billetes bajo el brazo. Por suerte y de momento, este viaje en autocaravana no nos ha dado más problemas mecánicos de los habituales; 7 ruedas pinchadas, 4 cambios de aceite y filtros, frenos nuevos y las incansables goteras que a estas sí que no hay manera de ganar.

¿Cuáles consideráis los peores obstáculos de un gran viaje?

Referente a la salud hemos sufrido diarreas, infecciones estomacales, otitis, cortes, quemadas, muelas del juicio, depresiones… pero nada que con calma y paciencia no hayamos curado. Los obstáculos han sido tanto psicológicos cómo “miedos” a países concretos y leyendas escuchadas, como palpables; policías corruptos, militares chulescos, robos, países conflictivos, inestabilidad social… Venezuela por mala suerte reúne todo lo mencionado.

Afortunadamente nuestra mente es más inteligente de lo que creemos, somos optimistas por naturaleza, igual que la capacidad innata que tenemos de adaptarnos a situaciones extremas y cambiantes. Gracias a ello, el sinfín de malos ratos no empaña la esencia del viaje en autocaravana, ganando la batalla los buenos momentos, los mágicos rincones descubiertos, todas las olas surfeadas, las personas y culturas conocidas, gastronomías devoradas, hipnotizantes puestas de sol y paisajes inolvidables.

Asfalto y carretera

¿Os veis toda la vida en carretera?

Ya son 6 años “on the road” de viaje en autocaravana y en busca de la ola perdida. No todo son “flors i violes” (“No todo el monte es orégano”) como decimos los catalanes. Se ha requerido de un gran esfuerzo y un consumo elevado de energías para llegar a donde estamos; hemos sufrido, nos hemos sentido solos y hemos llorado… Pero también hemos luchado, reído y gozado cada instante. Siempre hemos sacado fuerzas para seguir adelante y lo seguimos y seguiremos haciendo durante un año y medio más. ¡O quién sabe si más!

Tu cita viajera preferida

Keep going, sempre endavant, ¡siempre adelante!