El domingo 9 de septiembre, tomé junto con Koen, Argyan, las dos chicas noruegas y el inglés brasas un autobús de Estrella Blanca por 180 pesos rumbo a la capital del Estado de Chihuahua. Chihuahua es conocido no sólo por esos perros con aspecto de rata, la ciudad fue cuartel general del revolucionario Pancho Villa.

El viaje hacia allí, de unas 5 horas de duración, se hizo un tanto tedioso con alguna que otra parada en lugares como San Juanito, Adolfo López Mateos o Cuauhtémoc. Este último lugar es la capital de los menonitas en el norte de México. Estos extraños seres humanos, ataviados con llamativas vestimentas y acompañados por sus hijos hueritos (de pelo rubio y aspecto caucásico) se suben al autobús durante los escasos minutos de parada para vender grandes trozos de queso. Según he leído acerca de esta secta, únicamente se casan entre ellos -vamos, como los Borbones hasta hace no demasiado- y en lugar de nombre cada uno tiene asignado un número.

Como el inglés que venía con nosotros no tenía ni idea de español y necesitaba llegar a Los Mochis de cualquier forma ya que el tren había descarrilado, hice labores de agencia de viajes consultando por teléfono horarios de autobuses, destinos y enlaces. Casi 6 horas después de haber salido, por fin llegamos a Chihuahua. Siguiendo las recomendaciones del recepcionista de Casa Margarita en Creel, acudí con la pareja de belgas -después de despedirnos en la estación de autobuses de Chihuahua del inglés y las noruegas- al Hotel Jardín del Centro (280 pesos, aire acondicionado y tv por cable), situado frente al Hotel San Juan -que atestigua tener 65 teléfonos, 65 baños y 65 cuartos pero no sabemos si todos juntos o separados-, en pleno centro de la ciudad.

Tras dejar las maletas e instalarnos, fuimos a dar un paseo para conocer un poco la ciudad. Primero entramos en el Palacio de Gobierno, un edificio de tres plantas del siglo XIX cuyas paredes estaban cubiertas de murales pictóricos que relatan la historia de Chihuahua, en uno de ellos me integré a la perfección.

Lo más curioso de nuestra visita a este insigne lugar en el que fue fusilado el sacerdote revolucionario Hidalgo, fue que mientras paseábamos por el cuadriculado patio, no dejaban de aparecer parejas de recién casados para hacerse las fotos oportunas post-matrimonio. Y no solamente eso, alguna que otra quinceañera ataviada con vestido pomposo y colorido tipo Sisí Emperatriz llegaba con sus padres para la sesión fotográfica. Así que nos divertimos de lo lindo viendo el espectáculo. En México y otros muchos países, celebrar la transición de niña a adolescente tiene un arraigo muy particular. No significa que las niñas estén listas para casarse como algunos creen, más bien que las chicas pueden presentarse como personas adultas en eventos sociales.

Entre las excelencias culinarias de la región, es necesario destacar este puesto que encontré en la calle, no muy lejos de la Plaza Hidalgo, que preparaba un receta “carente de colesterol”: Los Dori-Nachos.

Dori-Nachos

EMULANDO A JUANITO WAYNE

En Chihuahua hay tres cosas que predominan sobre el resto. En primer lugar, decenas de estatuas de los perritos que dan nombre a la ciudad (de ellos os hablaré más tarde). Por otra parte hay un par de artículos que venden infinidad de tiendas: Botas y sombreros vaqueros. El uso de las botas vaqueras es súmamente popular entre la gente que vive en el norte de México. Este hecho demuestra la importante conexión cultural de esta parte del país con el sur estadounidense: Texas y Nuevo México. Los precios de las botas rodan entre los 50 y 300 dólares, según sea el material del que están hechas: res, cuero, piel de serpiente, de mantaraya… Al parecer existe también un mercado negro en el que “puedes encontrar botas de piel de tortuga y todo tipo de animales en peligro de extinción”, me comenta el dependiente de una tienda. No me pude resistir ante la tentación y me compré estas botas tan molonas. Lo único que me faltó fue llevarme un sombrero.

En nuestro recorrido por la ciudad no faltó una visita a su majestuosa catedral en cuyos alrededores aparecen como setas; limpiabotas, ociosos y músicos callejeros. En su fachada sur, en un angosto callejón, cuando comienza a atardecer se origina un espectáculo inusual y sorprendente.

La invasión de las golondrinas

Koen, Argyan y un servidor regresamos al hotel para dejar los bártulos y salimos a buscar un lugar para cenar. Por casualidad nos topamos con La Casa de los Milagros (C/ Victoria 812), un restaurante precioso con actuaciones en directo de cantautores y música folclórica donde nos tomamos algún que otro cóctel y picamos algo. Allí nos topamos de nuevo con la pareja de noruegas y el inglés brasas. ¡Definitivamente el mundo es un pañuelo!

¡ÁNDELE, ÁNDELE!

En Chihuahua se encuentra la que fue primero casa de Pancho Villa y posteriormente cuartel general, Quinta Luz, que en la actualidad acoge en su interior el Museo de la Revolución Mexicana. Entre sus objetos más interesantes destaca el coche Dodge en el que Pancho Villa fue acribillado a balazos, un arsenal de armas de la época, habitaciones con el mobiliario original y fotografías de la Revolución y sus protagonistas. Villa ha pasado a la historia como uno de los héroes de la Revolución mexicana aunque vivió la mayor parte de su vida como ladrón sanguinario y coleccionista de esposas y mujeres. En la taquilla se puede ver una extensa cronología que confirma el carácter mujeriego del revolucionario.

Quinta Luz, la casa de Pancho Villa

Descendiendo por la calle 10 -en ella se encuentra Quinta Luz- en dirección sur hacia la Plaza de Armas, uno se topa con el Parque Lerdo. Unos metros más allá surge imponente Quinta Gameros, una mansión art nouveau que acoge el Centro Cultural Universitario.

¡UH! CHIHUAHUA

Como ya os comentaba anteriormente, en las calles de Chihuahua abundan decenas de esculturas de perritos chihuahua con todo tipo de diseños y decoración. Originalmente se creía que los chihuahuas eran descendientes de una antigua raza asociada con la realeza en la civilización azteca conocida como Techichi. Actualmente se cree que estos perros rata fueron traídos a México por conquistadores españoles a través de sus rutas de comercio con China. Según esta teoría, la costumbre de reducir de tamaño tanto plantas como animales en China puede ser un punto importante de conexión con el incierto orígen de esta raza perruna.

Con mi amigo el Chihuahua

Cada una de las esculturas está pintada por un artista con técnicas bien distintas que van del mosaico al aerógrafo. Todas poseen un letrero en el que figura el nombre de diseñador y aquella institucion o empresa privada (Burger King, Coca Cola…) que patrocina la obra. Esta exposición urbana llamada Chihuahua´s Dog Parade se inauguró pocos días antes de llegar yo a la ciudad. En ella treinta y tres esculturas fabricadas en fibra de vidrio fueron pintadas y decoradas con diversos motivos. Están desde el perro llamado “Chiles Chihuahua” de Christian Garnica, en cuyo cuerpo lucen algunas de las 260 especies de chiles que se producen en Delicias, el “Aventurado” de Raúl Mendoza que muestra los deportes extremos que se practican por montañas, bosques y barrancas de Chihuahua o “Seco” representa el clima árido del estado.

Siguiendo la estela del anuncio de natillas Danone….¡repetimos! ¿O acaso pensábais que los videoiosings salen a la primera?

Chihuahua a favor del Estatut

El domingo por la tarde me despedí de Koen y Argyan puesto que debían tomar un avión con destino a la Ciudad de México. Antes intercambiamos mails y teléfonos por si en un futuro podemos volver a vernos en Bélgica o Madrid. Con un gripazo incipiente en mi cuerpo me retiré a mis aposentos en el hotel para descansar y rememorar mi querida España viendo en la televisión por cable “Donde estás corazón” y el “Diario de Patricia”. Sí, soy un poco friki, pero en ese estado reconforta el ánimo. Próximo destino: Morelia, a 300 kilómetros del D.F.


Fotos CHIHUAHUA

the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

Sin comentarios todavía

Deja un comentario