Continuando con la enumeración de las mejores rutas recomendadas para mochileros en nuestra entrada anterior “Grandes Viajes”(I), os presentamos el resto de las 10 rutas esenciales en 2011 según Lonely Planet, que son:

6. Ruta 66, Estados Unidos

Pocas rutas pueden considerarse tan míticas como la legendaria grava americana. El nombre de “Ruta 66” dejó de ser utilizado en 1985, pero todavía son muchos los jóvenes aventureros que la recorren para sentir el auténtico EE.UU de antaño. Se inicia desde Chicago, donde se puede ver un partido de béisbol con los “Cubs” en el Wrigley Field, para más adelante, hacer una parada para escuchar el mejor blues en Saint Louis. Más tarde, dejando caer los kilómetros sin quitar el pie del acelerador, se alcanza Kansas, en el corazón de la extensa llanura americana. Texas marca el punto medio de la ruta, en donde algunos tramos de la senda original se encuentran cortados. Se puede retomar el pulso pasando por Nuevo México y sus infinitos paisajes de reses pastando hasta Arizona, para finalmente, llegar a California, donde Los Angeles, con Hollywood y Rodeo Drive suponen el punto culminante del viaje. Hoy en día hay muchos cortes de carretera pero la esencia del viaje de polvo, bares y moteles permanece intacta, suponiendo una experiencia única e iniguablable.

7. Ciudad del Cabo (Sudáfrica) a El Cairo (Egipto)

Se dice que el actor australiano Ewan McGregor se recorrió esta ruta de norte a sur a lomos de una moto. Son muchas las posibles variantes, pero se puede salir desde Ciudad del Cabo, y a partir de ahí, subir hacia el norte por Botswana, donde se pueden cruzar los ríos para visitar elefantes en el famoso Parque Nacional de Chobe. Otra opción es atravesar Tanzania, mientras se admira el nevado e imponente Kilimanjaro a la vez que se escucha el tronar de ñus en el Parque Nacional del Serengeti. Durante la travesía se puede disfrutar de una profunda serenidad, aunque ahora algunos países como Kenya, Etiopía y Sudán están inmersos en diferentes conflictos internos, por lo que es preciso viajar con cautela y realizar las comprobaciones necesarias antes de atravesar sus fronteras. Como broche de la ruta, llegamos a El Cairo, donde las místicas pirámides dan paso a la promesa de una ciudad bulliciosa que nunca duerme.

8. Camino Inca, Perú

Partiendo desde Lima, para aquellos amantes de la naturaleza, el camino sigue por la costa sur hasta Paracas, en donde se puede realizar una excursión a las Islas Ballestas para ver pingüinos y lobos marinos. La gastronomía de la pujante cocina peruana nos acompañará durante todo el viaje con tostadas en Ica, el vino del Perú y pisco sauer (aguardiente de uva). A continuación se podrá sobrevolar las enigmáticas líneas de Nazca, subir a Arequipa, la “ciudad blanca” de la arquitectura colonial, y continuar a Puno, puerto del Perú en el Lago Titicaca. Por último, la ruta se termina subiendo en autobús a Cuzco para llegar a la meca arqueológica de Sudamérica, desde donde recorreremos a pie el Camino Inca a Machu Picchu. Desde finales de mayo hasta principios de septiembre, la temporada alta de Machu Picchu, hasta 2.500 personas al día, llegan para visitar una de las 7 maravillas del mundo.

9. Europa, festivales de música

Con esta ruta, no se ve Europa, ¡se escucha! Son muchos los mochileros que aprovechando el sol del verano deciden marcar su viaje a través de los míticos festivales musicales del viejo continente. El abuelo de todos ellos es Glastonbury, en el Reino Unido, que ha acogido a grandes grupos de rock desde 1971. Otro veterano es Roskilde de Dinamarca, con una inclinación hacia el rock duro, aunque también es posible acercarse al Folked-Up en la costa Báltica, festival folclórico internacional que se celebra en Estonia, Letonia y Lituania. Otros puntos de interés son los campeonatos mundiales de “Air Guitar” en Finlandia. Y finalmente se puede terminar esta peripecia festivalera, de nuevo en el Reino Unido, con el country-folk o bajar a la calurosa España y disfrutar del joven y siempre stoned Fiberfib.

10. Ruta de la Seda

Durante siglos, los comerciantes han ido tejiendo caminos de ida y vuelta entre China y Europa, cada uno con su propia ruta secreta para el transporte de seda, especias y otras mercancías a los mercados con mayor rapidez. El camino moderno por lo general comienza en Xi’an, en China, hogar de los guerreros de terracota de la dinastía Qin. Se dirige después a Urumqi, en el medio silvestre de la provincia china de Xinjiang al oeste, antes de bifurcarse en dos ramas: una hacia el oeste con dirección a Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán y Turkmenistán, y otra hacia el sur de Pakistán, Afganistán e Irán. En el noroeste de China, Dunhuang es una parada esencial en la Ruta de la Seda y es famosa por las Cuevas de Mogao, que contienen objetos religiosos de la historia de la antigua ruta comercial.

the author

Nómada digital, reportero y travel blogger profesional con miles de kilómetros e historias de mochila a la espalda. Presentador de #FueraDeRuta en el programa TIPS de La2 de TVE y un amante del viaje y la aventura, ¿te vienes? ¡Sígueme en: Facebook , Instagram y Twitter!

Sin comentarios todavía

Deja un comentario