Vuelta-mundo-autocaravana-Salar-Uyuni-Bolivia

Elena, Julio y sus hijos Iker y Unai son una familia ordinaria que un día decidió hacer algo extraordinario. Después de más de un año de preparativos, en septiembre de 2013 partieron a dar la vuelta al mundo en autocaravana, llena de trastos y de incertidumbres. Muchos de los trastos y casi todas las incertidumbres se fueron quedando por el camino.

La primera etapa del viaje, hasta julio de 2014, los llevó a recorrer 16 países de Europa. Para la segunda etapa de su vuelta al mundo en autocaravana cruzaron el Atlántico y viajaron por Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. Un total de 18 meses en los que conocieron increíbles personas y lugares que han cambiado por completo su visión del mundo. Ahora están dando una vuelta por España y Portugal, preparando poco a poco su aterrizaje a la vida “normal”.

La familia Santos-Revilla contará su historia con todo lujo de detalle el domingo 1 de mayo (10:45-11:40)
en las IV Jornadas IATI de Grandes Viajes de ‪‎Barcelona‬ (30 de abril y 1 de Mayo de 2016). ¿No puedes/pudiste acudir al evento? Suscríbete al canal de Youtube de Mochileros TV y las puedes ver gratis en diferido →→→ ¡QUIERO SUSCRIBIRME!

Si quieres conocer más sobre su viaje, visita la web www.cuatroporelmundo.com

¿El momento más extremo/peligroso/extraño/paranormal que hayáis vivido en vuestro gran viaje?

Julio: Creo que aquí estaremos de acuerdo pero en cualquier caso cuento el mío. Fue en Croacia. Fuimos a visitar un pueblo que se llama Malinska en la isla de Krk y para llegar había que pasar un viaducto de unos doscientos metros que unía la isla con el continente. A la ida todo fue bien pero estando en el pueblo entró una borrasca importante y cuando a los dos días quisimos salir y llegamos al viaducto, nos sorprendió un viento infernal que empujó la autocaravana de tal forma que nuestra sensación era que podía volcar. Fueron los doscientos metros más largos de mi vida aunque los niños iban atrás viendo una peli y no se enteraron de nada. Después teníamos que ir conduciendo por la carretera de la costa con ese viento y por el lado del mar. Al final tuvimos que parar y quedarnos en un pueblo porque yo ya no soportaba la tensión.

Elena: En esto estoy con Julio. La verdad es que fueron unos momentos de bastante miedo porque la autocaravana se iba de un lado al otro y pasamos miedo de verdad.

Vuelta-mundo-autocaravana-subiendo-Pamukkale-Turquia

¿Algunos momentos que recordéis de felicidad extrema? Esos puntos álgidos de alegría en los que uno se dice a sí mismo: “por momentos así merece la pena seguir en el camino”.

Julio: Realmente ha habido muchos y es difícil elegir pero ahí van unos pocos. Estuvimos dos días en Pamukkale, en Turquia, en pleno febrero pero con 25 grados y un día espectacular. Nos bañamos en las pozas y lo pasamos fenomenal. Otro día en Grecia llegamos a una playa perdida en Kalogria y de repente nos encontramos con unas dunas increíbles y nos fuimos directamente a tirarnos por ellas en plan trineo. Fue muy divertido. En Sudamérica hemos visitado sitios alucinantes de los que están en las agendas de cualquier viajero pero los momentos más bonitos siempre han sido los que hemos compartido con las personas que nos íbamos encontrando por el camino: con los Zapp en Buenos Aires, con los Zircaos en General Pico-Argentina, con Theo y familia en Silvia-Colombia, con Planet Khimissa en Cartagena-Colombia o el grupo viajero que coincidimos en Canoa-Ecuador. Y otros muchos que me dejo en el papel pero tengo en el recuerdo. Esperamos poder recibir a todos ellos algún día.

Vuelta-mundo-autocaravana-Reunión-viajeros-Cartagena-ColombiaVuelta-mundo-autocaravana-Reunión-viajeros-Canoa-Ecuador

“Compartir tiempo con la gente siempre deja huella en algún sentido, si además estás viajando los sentidos están más a flor de piel y todo es más intenso, los reencuentros, las despedidas, conocerse… en pocos días pasas a ser otro miembro más de la familia y eso ha sido una gran enseñanza para todos”

Elena: En Europa Pamukkale fue fantástico, parecía verano y ver a los peques disfrutar de aquella manera era realmente genial. En muchos momentos recuerdo sensaciones de mucha paz en algunas puestas de sol espectaculares. En Sudamérica, los mejores momentos y los más divertidos fueron con la gente, los días que pasamos en casa de los Zapp en Argentina, en Canoa (Ecuador) nos juntamos también con más gente viajera y esos momentos de charla bajo las palmeras fueron deliciosos, en Colombia dándolo todo en el karaoke que montamos en casa de Theo y familia, en Silvia y en Cartagena de Indias con Planet Khimissa compartiendo unos momentos especiales con sus niños que también se examinaban con los peques al final de curso. Seguro que hay muchos más…

Vuelta-mundo-autocaravana-General Pico-los-Zircaos-ArgentinaVuelta-mundo-autocaravana-casa-familia-Zapp-Argentina

¿Qué sentimientos/reacciones ha despertado vuestro viaje en otros viajeros o locales con los que os habéis cruzado?

Julio: Eso habría que preguntárselo a ellos. Pero hemos hecho grandes amigos que estamos deseando volver a ver así que imagino que hemos hecho un intercambio de visiones de la vida que nos ha enriquecido a todos. Yo por mi parte, ahora me siento mejor persona así que de alguna forma todas estas personas que se han cruzado en nuestro camino, han contribuido a ello. Espero haber contribuido yo también un poco a que ellos se sientan mejor.

Elena: Yo creo que compartir tiempo con la gente siempre deja huella en algún sentido, si además estás viajando los sentidos están más a flor de piel y todo es más intenso, los reencuentros, las despedidas, conocerse…..en pocos días pasas a ser otro miembro más de la familia y eso ha sido una gran enseñanza para todos. A mí ha habido mucha gente que realmente me ha dejado mucha huella, que ya forman parte de mi gran familia por el mundo. A ellos habría que preguntarles.

Vuelta-mundo-autocaravana-bajando-dunas-Kalogria-Grecia

“Aprendes a conocerte mucho, te sorprendes mucho con los peques, ellos nos han enseñado mucho en este viaje. Su enfoque, adaptación a todo es espectacular”

Tres personas anónimas que os hayan marcado en el camino.

Julio: La verdad es que tampoco hemos vivido momentos excesivamente críticos pero siempre que hemos necesitado ayuda, la ayuda ha aparecido. No tengo recuerdos de personas anónimas porque cuando nos han ayudado, las hemos conocido. Creo que lo que más me ha marcado a mí personalmente, ha sido el tiempo que he podido compartir con los Zapp en Cardales-Buenos Aires y con nuestra familia colombiana en Silvia, Theo y Johana. Cualquiera de ellos son grandes maestros de vida.

Elena: Sin duda personas muy especiales como Hermann y Cande (los Zapp) y por supuesto mi querida familia colombiana de Silvia (Theo y Joha).

Vuelta-mundo-autocaravana-Villa-Maria-familia-CheToba-Argentina

Una vez uno se embarca en un tipo de vivencia así queda infectado por el virus del viajero. ¿Qué sensaciones habéis tenido a vuestro regreso al llegar a lo que consideráis vuestro hogar? ¿uno termina convirtiéndose en nómada para el resto de su vida?

Julio: Yo pensaba que sí, pero ahora veo el viaje como un medio y no como un fin en sí mismo. En mi caso el viaje me ha servido para poder parar, bajarme de la rueda y mirar el mundo desde fuera sin la presión del tener que ir a trabajar el lunes. Esto hace que puedas alcanzar la calma necesaria para obtener una imagen más real del mundo y poder decidir cómo quiero vivir cuando vuelva. Ahora me encantaría poner en marcha un modo de vida que me permita alternar la vida sedentaria con varios meses de viaje al año.

Elena: Para mí ha sido un privilegio poder tomar distancia de donde estaba y verlo todo desde otra perspectiva, el viaje me sirve para valorar otro tipo de cosas y mil sensaciones diferentes que dentro de la rutina diaria de trabajo-niños-casa no puedes hacerlo. Para mí es un privilegio poder pasar tiempo de calidad con los míos y además poder compartirlo con más personas, sin prisa, sin presiones, sin prejuicios… realmente creo que el hogar está donde estés realmente a gusto y bueno… la vida da muchas vueltas y esto de viajar es realmente adictivo. A la vuelta retomaré cosas de antes seguro, pero tu cabeza ya no es la misma, así que sigue formando más sueños y viajes futuros porque lo importante es no dejar de tener objetivos y sueños.

¿Qué cosas habéis aprendido viajando en familia? ¿y vuestros hijos? ¿qué ha cambiado en ellos?

Julio: Como podéis imaginar, en tres años de viaje todos hemos evolucionado mucho y en muchos aspectos. En mi caso muchos miedos se ha disipado y veo que es posible vivir de otro modo. Los peques también han ido evolucionando y tener que darles clase y convivir con ellos 24 horas nos ha permitido conocer en profundidad sus caracteres y cómo reacciona cada uno de ellos frente a los problemas, las tareas, los retos… Somos más conscientes de sus capacidades creativas, de donde cojea cada uno. Creo que ahora son más sociables y les cuesta menos conocer personas nuevas.

Vuelta-mundo-autocaravana-Atardecer-nochebuena-Playa-Pardelas-Argentina

“Hay mil formas de viajar y alguna se adaptará a vuestra familia y a vuestro bolsillo. Hay que arrancar. Los miedos van desapareciendo por el camino”

Elena: Aprendes a conocerte mucho, te sorprendes mucho con los peques, ellos nos han enseñado mucho en este viaje. Su enfoque, adaptación a todo es espectacular. La convivencia es muy intensa, te haces más consciente de tus miedos, errores… ufff… es un proceso muy duro a veces y a mí me ha costado más de una lágrima, pero forma parte de la catarsis que te da el viaje. Creo que nos ha servido a los cuatro para formar más equipo todavía y aprender a respetar lo que cada uno lleva en su mochila personal.

Hay cientos de personas que no se han animado a viajar por multitud de dudas, miedos, inseguridades, presiones familiares, sociales… ¿Qué les diríais a esos soñadores que viendo vuestra aventura piensan que no son capaces de hacerlo o que sois unos superhéroes?

Julio: En este aspecto siempre digo lo mismo. No creo que el viaje por sí solo sea una píldora mágica que te la tomas y ya está todo solucionado, ni tampoco que sea esa situación idílica en que la familia se sienta frente a un atardecer a disfrutar de la tranquilidad del trópico. El viaje tiene cosas increíbles y creo que el balance acabará siendo positivo pero hay que asumir que va a ser necesario pasar por momentos malos que es cuando de verdad se crece. Superar esos malos momentos y disfrutar de los buenos, todo en familia es lo que te va a dar el balance de felicidad.

Vuelta-mundo-autocaravana-Mirando-volcan-Osorno-Frutillar-ChileVuelta-mundo-autocaravana-embarcadero-Villa-la-Angostura-Argentina

Antes de lanzarse a la carretera, hay que tener claro que es un sueño compartido. Si arrastras a tu mujer a vivir tu sueño sin que ella lo comparta realmente, es una receta segura para el desastre. Pero si los dos lo tenéis claro, no hay nada que pueda pararos. Hay mil formas de viajar y alguna se adaptará a vuestra familia y a vuestro bolsillo. Hay que arrancar. Los miedos van desapareciendo por el camino. Cuando estés junto a tu mujer y tus hijos mirando las estrellas juntos en algún lugar del mundo, te darás cuenta de que todo tenía sentido.

Elena: Les diría que nunca dejen de soñar. Que si de verdad se está de acuerdo en un sueño común, un proyecto por hacer hay que lanzarse a realizarlo, si no se intenta nunca se sabe que pasará. Con niños siempre hay miedos, inseguridades… buffff… siempre hay que mantenerse alerta, como en nuestra vida diaria. El viaje es una gran experiencia para ellos, son esponjas que absorben todo y les enseña, al igual que a ti a abrir tu mente, que hay más maneras de vivir, más formas de hacer y de resolver en la vida, lo diferente enseña mucho. Y sobre todo formar un buen equipo, que todos estén de acuerdo y formen parte del viaje.

Vuelta-mundo-autocaravana-Atardecer-Las Cascadas-Chile



the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

Sin comentarios todavía

Deja un comentario