Golden Gate entre la niebla

Cruzar la frontera entre Canadá y Estados Unidos fue menos complicado de lo esperado. En el control de aduanas nos hicieron bajar del autobús, cargar con nuestro equipaje y pasar por un control que regentaban dos agentes. A mí me tocó un policía que tenía pinta de balcánico, no excesívamente borde y que hacía gala de su conocimiento de idiomas soltando frases y palabras en alemán, español, italiano… Por delante me esperaban otras 24 horas de autobús, con noche de por medio, una nimiedad si tenemos en cuenta las 41 horas que me metí en el cuerpo cuando llegué a Vancouver desde Whitehorse.

REGLAS DEL LISTO-GREYHOUND

Antes de entrar en materia y relataros algunos de los momentos más interesantes de mi estancia en San Francisco, no puedo pasar por alto lo aprendido en los últimos días en la línea de autobuses Greyhound. Esta compañía, una de las más baratas y asequibles de Canadá y Estados Unidos, tiene más de 2800 destinos en ambos países. En España, Gustavo (hermano de mi amiga Bea) me había advertido de algunos inconvenientes y recomendaciones para hacer del viaje con Greyhound un trayecto mínimamente cómodo. Yo me había venido con la idea de que iba a compartir asiento con vagabundos, yonquis, delicuentes, chicanos y algún que otro alcohólico y… la verdad, no ha sido para tanto. Viajé con gente de toda índole: Negros, blancos, indios, chinos, gordos, flacos, olorosos, pulcros… Pero, a lo que voy…reglas a tener en cuenta.

Nunca sentarse en la parte trasera del autobús por dos motivos principales:

1. El motor mete un ruido infernal.
2. El baño se encuentra en la margen izquierda y esporádicamente desprende unos efluvios nada agradables.

Y lo más importante aunque menos solidario, si el viaje que vas a hacer dura más de 8 horas debes adoptar la estrategia que he denominado del “uñas”. Consiste en colocar un gran mochila en uno de los asientos, sentarse en el otro y cada vez que el autobús se detiene para recoger viajeros, tienes que hacerte el dormido encima de la mochila. La razón es sencilla. Así uno conserva dos plazas para poder dormir algo por la noche en una postura mínimamente decente. Instinto de supervivencia.

Llegando a San Francisco

Normalmente hay tantos lugares en el mundo para ver que son pocas las posibilidades de volver a visitar una ciudad en la que ya estuviste. San Francisco es quizás la ciudad más europea de Estados Unidos, tiene un aire diferente, una arquitectura especial y un clima agradable y extraño. En 2002 vine aquí con mis amigos Migueltxo, Ascenzo, Enrique, Nacho y Belén. Habíamos recorrido la ruta 1 que deambula por la bella costa californiana entre Los Ángeles y San Francisco pasando por pueblos como San Luis Obispo, Santa Bárbara o Carmel. El tiempo pasa y merece la pena rescatar estas fotos de hace cuatro años.


Belén, Nacho y Enrique de pie, Ascenzo sentado y Iosu tumbado. Foto tomada en el barrio Haight-Ashbury de San Francisco en 2002.


Iosu vs Nacho

Por morriña o curiosidad por ver cómo el tiempo también había pasado en los lugares que una vez visité, decidí alojarme en el mismo hostal de antaño, el Green Tortoise, situado en el número 494 de Broadway, justo en la frontera entre Chinatown y Little Italy y a pocos pasos del Basque Hotel (con un lauburu gigante en el exterior, “oyes, que somos vascos”). Green Tortoise es barato (unos 25$) y cómodo. Recordaba el lugar más sucio y deprimente cuando compartí habitación con Enrique y dos chicas más (Kike seguro que te acuerdas de la broma que nos gastaron Nacho y los demás…¡qué tiempos aquellos!). No es que fuera un lugar completamente diferente pero es cierto que cuando uno regresa a un lugar en el que estuvo tiempo atrás, con sus nuevas experiencias y la persona diferente que es, choca enfrentar las vivencias pasadas con el sentimiento actual.

El hostal tiene más de 7 puestos de internet gratuítos, ofrece excursiones de todo tipo y cuenta con un salón gigantesco de techos altos, tipo salón decimonónico, donde, además de la cocina, se realizan actividades cada día. Green Tortoise me obsequió la noche del lunes y el miércoles con sendas cenas gratis de comida italiana y mejicana y el martes barra libre de cerveza cortesía de San Francisco Brewing. Ese mismo día, una vez perdida la vergüenza con unas cuantas pintas de cerveza, tenías la posibilidad de subirte a un escenario para tocar o cantar lo que quisieras. Si os estáis preguntando si me animé… ¡pues va a ser que no! En el hostal compartí habitación con una señora con peluquín y su hijo flipado por las bombas fétidas (afortunadamente no tiró ninguna en nuestro cuarto), una pareja y dos chicos autralianos (Luk y Mat) muy majos que llevaban viajando varios meses por Europa, Centroamérica y Estados Unidos. En los aledaños del lugar predominan los peepshows, showgirls y demás establecimientos de este género. ¡Quién dijo aquello de que la tentación vive arriba!

La tentación vive abajo

EL BULLI TORTOISE

Uno de los momentos más memorables del hostal fue cuando me preparaba un bol de fresas con leche y azúcar en la cocina. Se acercaron dos chicas de Gales con cara de extrañadas y me preguntaron si el plato que estaba haciendo se metía en el horno o si era un pastel muy elaborado. ¡Si es que con la basura de comida que ingieren cualquier cosa les parece alta cocina! Me hizo sentirme como el Ferrán Adriá del Green Tortoise.

EL TIMO DE LA STAMP-ITA

En uno de mis paseos por la ciudad me adentré en Chinatown. Quería comprar un sello (“one stamp please”) y le pedí uno a un chinorri bastante desagradable. Me timó. El sello valía 75 centavos y me cobraba algo así como 1$65, contándome no sé que rollo de las tasas… Y es que cuando viajas te intentan tangar tantas veces como pueden. Hay que estar muy atento pero aún y todo alguna que otra vez te la meten doblada. Es el arte del timo al recién llegado. Suele ocurrir en estaciones de autobús. Cuando llegas a un nuevo lugar, con tu cara de paleto, aparecen todo tipo de pesados intentando venderte la moto de hostales a buen precio… y gangas de todo tipo. La actitud: Firmeza, mostrarse seguro, estar muy atento de tu equipaje y detenerse en el primer bar o terraza que haya, sentarse, pedirse algo de beber y darse un tiempo prudencial para situarse. Aún y todo, no serán ni una, ni dos, ni tres… las veces que caigas en alguna engañufla. Otro hecho reseñable fue el desagradable encuentro con la dependienta chinorri de una tienda de verduras en la que quería comprar una lechuga. Al intentar entrar me dijo una serie de improperios en mandarín que entendí como “oye, que ya hemos cerrado, vete a otro sitio que llevo todo el día currando y estoy hasta las narices de vender brotes de soja. Así me lo aprendí yo”. Paula, tú que conoces más de cerca a los chinakens, dame algo más de perspectiva porque no hay quien los entienda. 肆陸陽隅陫

LA ROCA

Tan sólo iba a estar un par de días en San Francisco así que decidí ver alguna de las cosas que dejé pendientes en mi anterior visita. La cárcel del Alcatraz era una asignatura pendiente e ineludible. Conocida como “La Roca”, esta penitenciaría cerró sus puertas en el año 1963 para pasar a formar parte del Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos. La única manera de llegar, salvo que a uno le apetezca hacerlo a nado con riesgo de morir ahogado, es tomando el ferry que opera la compañía Blue and Gold Fleet desde el Pier 41 del puerto de San Francisco por el módico precio de 16$. Este pago incluye un esmerado servicio de audio guiado (te dan unos auriculares con un aparatito digital) para visitar la cárcel en varios idiomas, entre ellos español.

Celda de Alcatraz

Tantas veces has oído hablar de las fugas de Alcatraz reflejadas en infinidad de películas de Hollywood que estando allí dentro te sentías de una manera extraña. Inconscientemente te ponías en la piel aquellos presos entre los que se encontraba el mafioso Al Capone e imaginabas cómo pudo haber sido vivir encerrado entre aquellos muros.

Entre barrotes y toneladas de piedra

En uno de mis anteriores comentarios, concretamente el que escribí desde Whitehorse (Canadá), os comentaba que me habían hecho una entrevista para una publicación mensual llamada Northern Latino dirigida a los habitantes de orígen latinoamericano que viven en el Territorio del Yukon. Si pincháis en el link podéis ver el artículo que aparece en el número de agosto. Aprovecho para agradecer el trato cordial de su directora Daniele Rechstein y recordar la agradable charla que mantuve con ella. Espero que continúes con esta interesante propuesta periodística.

Bahía de San Francisco

Después de disfrutar de esta fabulosa vista de la bahía de San Francisco que uno se encuentra en lo alto de “La Roca”, hablemos del lado oculto de esta isla-prisión. Alcatraz no fue solamente una prisión de máxima seguridad a la que enviaban presos que daban problemas en otras cárceles, también fue el lugar de residencia de algunas familias de empleados cuya vida no era muy diferente de la de cualquier habitante de San Francisco. Cada día un barco venía a recoger a los niños que habitaban en la isla para llevarlos a la ciudad a recibir sus clases en el colegio. Presos, alguaciles, alcaides, familias, niños…. eran los pobladores humanos de esta isla-prisión pero… sus primigenios pobladores no son tan conocidos por el gran público: los pájaros, cientos de pájaros revoloteando y posándose en cada uno de los rincones de Alcatraz. Pese a lo que muchos pueden pensar, Alcatraz es un refugio de vida salvaje para cientos de aves entre las que predomina la gaviota occidental.

Colonia de gaviotas en la Isla de Alcatraz

Parece que le he cogido gusto a eso de andar en bicicleta. Debe ser que como está tan de moda ahora Miami Vice y en Vancouver decidí emular a Sony Croket, estilo bicipolicía, en San Francisco no iba a ser menos. Al regresar de mi visita a Alcatraz, alquilé una bicicleta en el mismo muelle 41 con Blazing Saddles y me envalentoné para recorrer los 13 kilómetros que separan San Francisco de Sausalito, pequeño pueblo al otro lado del Golden Gate.

Frente al Golden Gate

Hay veces que no es fácil retratar -más aún viajando solo- esos fugaces pero intensos momentos de felicidad que experimentas durante el viaje. A pesar de estar helado de frío, quedarme todavía más de 6 kilómetros por recorrer con la bicicleta para llegar al hermoso pueblo de Sausalito y tener un “bote acumulado” de más de 8000 kilómetros entre pecho y espalda… ser consciente de que estaba atravesando el apabullante Golden Gate de nuevo y sin niebla -cosa rara- con mi bicicleta era un momento Mastercard, de esos que “no tienen precio”.

Videoiosing bicicleteando, una nueva modalidad

Aprovecho este videoiosing en la nueva modalidad de bicicleta para recordaros que el CONCURSO de VIDEOIOSING ha prorrogado su plazo de entrega hasta el próximo 31 de diciembre de 2006. Aquellos que os animéis a emular uno de mis autovideos desde cualquier lugar del mundo, demostrando originalidad en vuestros comentarios y apariciones, podéis enviar vuestras obras a la siguiente dirección de e-mail: info@rutapanamericana.com
De momento, mis amigos Gonzalo de Pedro alias “Sudecrepitud” y Beatriz Lucas aka “Luquitas PiliMili” son los únicos participantes de momento con este sensacional videoiosing enviado desde la mítica plaza de Times Square en Nueva York. ¡No olvidéis pinchar en el link!

El siguiente reto: 15 horas de autobús, más de 1000 kilómetros de carretera parte de ella a través del desierto de Mojave y una incógnita que resolver… ¿Sobreviviré a Las Vegas? Eso lo sabréis dentro de unos días. Mientras, ahí van unas instantáneas de San Francisco y Alcatraz.


Fotos SAN FRANCISCO / ALCATRAZ



the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

7 comentarios

Join discussion
  1. yo Publicado: 9 Agosto, 2006

    Joooooooooooooooooos!!!! las fotos. leñe!!!!

  2. bally Publicado: 9 Agosto, 2006

    yo propongo otros concursos:

    – al final del viaje, cuando vuelvas, elegimos 4 fotos de las que has sacado en la Ruta. Si aciertas las 4 te invitamos a cenar. Eso sí, si cometes un solo fallo nos invitas tu. OK?

    – La fotografía del verano: se presenta una foto que se haya sacado en el verano de 2006 (sin retocar) y se elige ganador y menciones honoríficas.

    Giosuslav, de la ruta panamericana al Tour de France…

    besos! Josu!

    PD: que susto cuando he visto la foto de San Francisco en la que salis todos…Pensaba que os habiais vuelto a largar sin mi. Una vez vale, pero ya dos me parecía mal…

    PD2: Enriketa, rata inmunda, dignate a responder mis mails!

    PD3: Giosuslav, tienes telefono para llamarte? Pasamelo y te pego un toque.

  3. Dr. Livingstone Publicado: 10 Agosto, 2006

    Balan, se nota que eres creativo con esas pedazo de ideas. La primera opcion va a ser que no…la del concurso de fotografias no esta nada mal aunque de momento mi videoiosing no tiene demasiados adeptos. te animo a que me envies un autovideo desde la barra de uno de los bares de pinchos de Donosti.

    besos

    josus

  4. Dr. Livingstone Publicado: 10 Agosto, 2006

    Josus, dame un telefono fijo al que te pueda llamar mejor yo porque mi movil me sale a doblon y con tarjeta no me sale tan caro.

    iosus

  5. Dr. Livingstone Publicado: 10 Agosto, 2006

    Kike, en un par de dias intento enviarte las fotos…estoy mas ocupado que Pretty Woman de compras…

  6. bally Publicado: 10 Agosto, 2006

    don’t worry! no gastes pasta llamandome.

    Si fuera una urgencia me puedes llamaral curro. Apunta:

    943 22 38 22

    horario de verano: 8.30 – 15.15

    en casa todavia no he puesto fijo (soy mas cutre que tamara) Sorry

  7. sonicya Publicado: 10 Agosto, 2006

    A las guenasss, he llegado a tu blog desde el viajero incansable. FELICIDADES KILLO, te lo estas currando con los videos y unos post muy interesantes…el viajero debería aprender un poco, a ver si se pasa por aqui y se le pega algo de arte.
    Animo y Salud.

Deja un comentario