Antonio Aguilar empezó a viajar de mochilero por el mundo en solitario siendo menor de edad, y ahora suma varios viajes cortos –de algunos meses– al norte de África y Asia, a casi la totalidad de Europa y, además, un viaje de dos años a Asia. Cuando llegó a China tuvo que buscar trabajo para seguir financiándose el viaje.

Amante de las rutas menos transitadas, disfruta conociendo en profundidad a las personas de los países que visita, intenta alojarse en sus casas y compartir con ellas su día a día. Esto le ha llevado a dormir en asentamientos chabolistas, campos de refugiados, monasterios, cuevas, estaciones, calles, portales…y ¡hasta en prisión!

Viaja en transporte público, a pie y en autostop. Este último es su medio de transporte favorito, ya que conversando con los conductores puede entender los países desde su particular óptica.

Antonio contará su experiencia como mochilero por el mundo el sábado 1 de abril en el Auditorio del Instituto Beatriz Galindo (C/ Goya 10, Madrid) en las V Jornadas IATI de Grandes Viajes de Madrid. ¿No puedes acudir al evento? Suscríbete al canal de Youtube de Mochileros TV y podrás ver todas las charlas gratis en diferido →→→ ¡QUIERO SUSCRIBIRME!

Si quieres conocer más sobre su viaje, visita su blog, su página de Facebook o Twitter.

viajar de mochilero por el mundo

Nombre, apellidos, profesión -conocida 😉 a qué dedicas el tiempo cuando no viajas- y lugar de nacimiento.

Soy Antonio Aguilar y nací en Teruel (España), aunque he vivido buena parte de mi vida en Andalucía. Me formé como ingeniero, pero los viajes tienen la culpa de que nunca ejerciera esa profesión. Ahora guío viajes en algunos países asiáticos, aunque también he sido profesor de idiomas, traductor, descargado camiones, he puesto copas en bares, fregado platos…

¿Qué recuerdos tienes de cuando eras pequeñ@ en lo que se refiere a viajar?

En las vacaciones de verano siempre viajaba con mi familia por el norte de España y sur de Francia. A los dieciséis años fui a trabajar el verano a Inglaterra por mi cuenta, y desde allí empecé a moverme por el Reino Unido y por el centro de Europa. Así empecé a cogerle el gusanillo al viaje y probablemente esos veranos fueran el germen para que más tarde haya viajado más. De pequeño creía que viajar de mochilero por el mundo (al menos viajar más allá de Europa) era algo imposible, reservado a algún aventurero o a quienes rodaban documentales, y recuerdo que cuando algún familiar iba a Londres o París les preguntaba detalles hasta de los vuelos. La idea de ir a otro país me parecía tan mágica como inalcanzable.

“En un viaje largo por Asia, me quedé sin dinero para seguir y me quedé a vivir en China trabajando como profesor de idiomas para poder continuar”

¿Qué te ha aportado viajar que no lo hayan hecho otras aficiones o hobbies que tienes?

Darme otra perspectiva más amplia del mundo que nos rodea y sobre mí mismo.

¿Qué ha cambiado en tu yo interior después de este gran viaje?

Relativizo todo mucho más, lo que se traduce en no darle tanta importancia a cosas que creo que no la tienen y por ende en vivir con mayor calma interior.

5 cosas que nunca faltan en tu mochila

Libreta, bolígrafo, un libro, una foto de mi familia y un cepillo de dientes.

Cada vez más viajeros buscan la forma que más se ajuste a sus habilidades para traviajar y extender la duración del viaje. En caso de haber trabajado en ruta: ¿qué tipo de trabajos has hecho para ganarte la vida? ¿Qué tipo de trabajos recomendarías? ¿En tu filosofía es compatible viajar y trabajar?

En un viaje largo por Asia, me quedé sin dinero para seguir y me quedé a vivir en China trabajando como profesor de idiomas para poder continuar. Al final fueron catorce meses, una experiencia que repetiría sin dudar y que me permitió conocer el país desde dentro y aprender cosas que probablemente no hubiera aprendido si sólo hubiera viajado por el país. Trabajos como este pueden hacerse en casi cualquier lugar del mundo, y a mi juicio son una manera estupenda de reponer energías y la cartera durante un viaje largo.

¿El momento más extremo/peligroso/extraño?

Ver a un anacoreta extraerse parte del intestino a través del ano en una cueva del Himalaya alejada de pueblos o caminos, siguiendo un antiguo ritual de sanación descrito en los Veda, por mencionar alguno.

“La idea de viajar para aprender, conocer cómo piensan otras personas y cómo son sus filosofías o escuelas de pensamiento, me parece tremendamente inspiradora”

¿Eres de los que viajas seguro o sin seguro :)? ¿Has estado enfermo en viaje?

He viajado con y sin seguro y enfermado estando de viaje, pasando desde resfriados leves hasta diarreas o virus de diferentes tipos, e incluso una malaria que a punto estuve de no contar.

¿Algunos momentos que recuerdes de felicidad extrema? Esos puntos álgidos de alegría en los que uno se dice a sí mismo: “por momentos así merece la pena seguir en el camino y no volver a la oficina”.

Convivir con comunidades tribales en el interior de algunas junglas y aprender a cazar con ellos, cruzar con una caravana de nómadas touaregs un pedacito del Sahara mauritano, aprender budismo en un monasterio del Himalaya compartiendo la rutina de sus monjes, cumplir el sueño de alcanzar lugares que supusieran un reto, y sin tener tanta importancia, sentarte en un mercado a ver a la gente vivir su vida y sentirte un privilegiado por poder estar haciendo precisamente eso.

Tres personas anónimas que te hayan marcado en el camino.

Todas las que se revelan contra las opresiones y las injusticias en países con leyes y castigos mucho más severos que las nuestras, buscando un mejor bienestar para ellos y sus congéneres. Por ejemplo, aquellas que luchan activamente en India en contra de las discriminaciones que supone el sistema de castas, o en contra de la ablación genital.

¿Qué sensaciones, pensamientos… has tenido con la vuelta a casa? ¿Ha sido dura la descompresión?

Para mí la vuelta a casa después de viajar de mochilero por el mundo siempre lo es y en ciertos aspectos creo que es inevitable que así sea. Sin embargo, también creo que es al volver donde tienes la verdadera oportunidad de poner en práctica lo aprendido durante los viajes, donde aprecias tu cultura de otra manera al poderla contextualizar con otras que has conocido y, ¡qué diantres!, volver tiene de bueno ¡que te puedes por fin tomar unas cervezas con tus amigos y planear otros viajes!

Tu cita viajera preferida y/o libro que recomendarías a un novato viajero.

“Dentro de veinte años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por aquellas que sí hiciste. Así que suelta amarras. Navega lejos del puerto seguro. Atrapa los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre” (Se atribuye a Mark Twain, aunque hay dudas sobre su autoría).

Por último, un viajer@, persona anónima o inspiradora, que haya contribuido a que hoy no pienses en dejar de viajar.

Uno de mis viajeros favoritos es Xuan Zang, un monje chino que en el siglo VII abandonó clandestinamente su país natal en un viaje que duraría 16 años. Su único motivo para hacerlo era aprender sobre budismo, ya que intuía que las escrituras que habían llegado a su país estaban incompletas. La idea de viajar para aprender, conocer cómo piensan otras personas y cómo son sus filosofías o escuelas de pensamiento, me parece tremendamente inspiradora.