tomarmundo-w2

Atomarpormundo.com es un ambicioso proyecto que puso en marcha una pareja de periodistas españoles amantes de los viajes. En noviembre de 2013 la crisis los obligó a moverse y de camino cumplieron un sueño. Se dieron cuenta de que era más barato recorrer el planeta, dar una vuelta al mundo low cost, que quedarse en casa de brazos cruzados.

Por eso se fueron con sus ahorros a dar la vuelta al mundo durante 9 meses con 20 euros al día cada uno en busca de oportunidades. Gracias a esta experiencia siguen haciendo lo que más les gusta: viajar e inspirar a otros a hacerlo.

Esta pareja contará su experiencia dando la vuelta al mundo low cost el sábado 11 de junio en las Jornadas IATI de los Grandes Viajes que se celebran por primera vez en Sevilla. ¿No pudiste acudir al evento? Suscríbete al canal de Youtube de Mochileros TV y podrás ver todas las charlas gratis en diferido →→→ ¡QUIERO SUSCRIBIRME!

Si quieres conocer más sobre su viaje, visita la web www.abuelitamochilera.com

Con calculadora en mano comenzamos a echar cuentas: 6.000 € en alquiler, 1.340 € en gasolina, gastos corrientes, seguros, gimnasio… y ningún ingreso. ¡¡¡Nos dimos cuenta que costaba más caro quedarse de brazos cruzados en casa que recorrer el mundo!!!

Nombre, apellidos, profesión -conocida 😉 a qué dedicas el tiempo cuando no viajas- y lugar de nacimiento.

José Pablo García y María José Morón. Somos periodistas. José Pablo es freelance para productoras de tv internacionales. Ahora está en Ecuador grabando un programa de viajes (Objetivo Chimborazo, una mezcla de El Conquistador del Fin del Mundo y Pekín Express), por este motivo no puede asistir a las Jornadas de los Grandes Viajes de Sevilla. Yo, tras pasar por varios medios, actualmente hago comunicación empresarial, llevo la comunicación de una empresa austriaca desde España. José Pablo nació en El Puerto de Santa María (Cádiz) y yo en Sevilla. Nuestra residencia habitual es Sevilla.

tomarmundo-w4

¿Qué os llevó a decidir dejar todo atrás para iniciar vuestro gran viaje?

La crisis española nos obligó a movernos: estábamos hartos de la precariedad y explotación laboral, de los contratos basuras, de los abusos, del orden impuesto, la presión social,… En el verano de 2013, ambos nos quedamos parados. Fue el empujón para cumplir el sueño de dar la vuelta al mundo. Con calculadora en mano comenzamos a echar cuentas: 6.000 € en alquiler, 1.340 € en gasolina, gastos corrientes, seguros, gimnasio… y ningún ingreso. ¡¡¡Nos dimos cuenta que costaba más caro quedarse de brazos cruzados en casa que hacer una vuelta al mundo low cost!!! No lo dudamos, nuestros ahorros no se iban a tirar pagando el alquiler, sino, en invertirlo en viajar, algo que nos apasiona. Lo mandamos todo… ¡A tomar por mundo!

Durante nueve meses y a lo largo y ancho de 28 países salimos en busca de oportunidades, a descubrir nuevos países, a zambullirnos en su cultura y su gente… todo con un presupuesto al día de 20 euros por persona.

¿Recordáis vuestro primer viaje?

Yo recuerdo que viajaba muchísimo por España con mi familia sobre todo en los veranos. Durante el año también viajábamos mucho por el trabajo de mi padre, de hecho he vivido en varios puntos de Andalucía hasta que regresamos de nuevo a Sevilla capital. Pero mi gran viaje sin ellos, así lo recuerdo yo, fue cuando tenía 13-14 años. Con el colegio fuimos a Marsella (Francia) unos 10-12 días. Me sentía libre, muy mayor e intentaba hablar francés como podía… jejeje. ¡Ahí comenzó mi gusanillo viajero!

¿Qué ha cambiado en vuestro yo interior después de este gran viaje?

Pues después de estar casi un año dando la vuelta al mundo está claro que cambia tu manera de ver el mundo. Parece que hemos vivido 10 años en 1. Es como un viaje a tu interior. Es una forma de ver dónde están tus límites y dónde tus capacidades/habilidades. Nosotros crecimos como persona, como pareja y como profesionales. Apreciamos los detalles y vivimos la vida más intensamente cada día para que no se nos escape. No necesitas nada material para ser feliz, hasta que no lo vives no te das cuenta de eso. Damos importancia a lo que realmente tiene valor: las personas y los momentos con ellas. Pensamos que somos más respetuosos y tolerantes, valores que se están perdiendo en esta burbuja occidental. Hemos aprendido muchísimo más que las enseñanzas académicas y hemos desaprendido de los prejuicios. Etc., etc.
No pararía, podría decir tantas cosas…

tomarmundo-w3

5 cosas que nunca faltan en vuestra mochila:

El antibiótico ciprofloxacino, una cámara de fotos, un saco sábana, unas gafas para hacer snorkel y unas botas ligeras.

En caso de haber trabajado en ruta: ¿qué tipo de trabajos habéis hecho para ganaros la vida?

Nuestra base principal de financiación era nuestros ahorros. Pero sí, cada viernes nos entrevistaban en directo en una radio autonómica, también hemos hecho unos cuantos reportajes escritos para medios de comunicación españoles, y además hemos escrito algunos post en nuestro blog www.atomarpormundo.com con promoción en nuestras redes sociales. En nuestro viaje no nos dio tiempo a hacer HelpX, es decir, dedicar unas horillas de trabajo al día (en un hostel, una granja…) a cambio de alojamiento y comida gratis. Pero es una asignatura pendiente.

“Cuando regresas tienes muchas ganas de ver a tus padres, hermanos, familia, amigos, etc. Son momentos eufóricos y muy bonitos. Pero poco a poco, necesitarás asimilar todo lo que has vivido. De buenas a primera, se produce un “parón”, parece que la vida en tu entorno no ha cambiado, la dejaste igual de cuando te fuiste”

¿El momento más extremo/peligroso/extraño/paranormal que hayáis vivido en vuestro gran viaje?

Ahora mismo me está llegando a la cabeza (y me estoy riendo cuando lo escribo) varios momentos en China. Como sabéis, los chinos en general son imberbes y tienen poco vello en el cuerpo. Un día estábamos en un mini autobús local, llevábamos muchas horas metidos en él y lo que nos quedaba… Hacía un calor horrible. El autobús era una chatarra sin aire acondicionado ni nada… Se paraba a cada instante a recoger y soltar personas. En una de esas paradas, José Pablo (JP) se quitó la camiseta, lo mismo que hicieron todos los chinos del autobús. Todos empezaron a reírse y no lo entendíamos… Y uno de ellos se acercó a tirarle de los pelos del pecho… ¡Estaban asustados de ver tanto pelo! Jajajajajjaj. En la Gran Muralla China nos pasó algo similar. De buenas a primeras se formó una cola enorme para hacerse una foto con JP, en vez de a ¡la primera maravilla del mundo! Y se la hacían con él porque, además de ser occidental y eso les llama la atención, por tener una barba de varios meses. Jejejejej. ¡Estuvimos a punto de bailar unas sevillanas a cambio de unas monedas…! Jajajajaja.

tomarmundo-w1

¿Algunos momentos que recordéis de felicidad extrema? Esos puntos álgidos de alegría en los que uno se dice a sí mismo: “por momentos así merece la pena seguir en el camino”.

Nos pasó en muchos momentos del viaje. Pero si hay que decidirse por uno, elegimos el archipiélago de San Blas de Panamá. También conocido como archipiélago Kuna Yala. Son 365 días islas (una por día del año) que se encuentran en el caribe panameño. No son tan conocidas, aunque poco a poco va llegando el turismo. Es un territorio especial dentro de Panamá, es decir, son la propia comunidad indígena Kuna Yala los que gestionan las islas (tienen su propia policía, sus leyes, su sello de pasaporte, etc). Para ir allí tienes que conocer a uno de ellos. Si te vas a las islas más lejanas de la costa, ¡alucinarás! En los cayos sólo hay palmeras, arena blanca y agua turquesa. ¡No hay nada! ¡De verdad que existen esas islas paradisíacas que aparecen en las pantallas de los ordenadores! ;D Estuvimos una semana por estas islas para celebrar un Fin de Año. Fue una auténtica aventura, porque sólo teníamos nuestras tiendas de campaña, cocos y ‘pescaítos’, a modo Supervivientes… ¡Fuimos muuuy felices!

¿Qué sentimientos/reacciones ha despertado vuestro viaje en otros viajeros o locales con los que os habéis cruzado?

Cada día del viaje teníamos que explicar nuestra historia, en ocasiones varias veces, la gente ponía siempre cara de asombro. Me imagino que para bien, porque luego se les veían con una sonrisa de oreja a oreja, y posteriormente ya te acribillaban a preguntas, jejejeje. A muchos de ellos les ha servido de inspiración, de hecho ya hay varias parejas dando la vuelta al mundo.

Tres personas anónimas que os hayan marcado en el camino.

1) Una madre y su hijo en Lima (Perú). Ella pidió un día del trabajo y él no fue al colegio para recogernos en el aeropuerto (el niño llevaba una pancarta con mi nombre) y pasar el día con nosotros para mostrarnos su ciudad.

2) Un chico del norte de Laos que acabábamos de conocer nos dejó su moto todo el día para que fuéramos a unas cataratas a dos horas de su pueblo.

3) Una familia francesa (un matrimonio con sus tres hijas pequeñas) que estaban dando la vuelta al mundo y que nos encontramos en varios puntos de Asia.

Una vez uno se embarca en un tipo de vivencia así queda infectado por el virus del viajero. ¿Qué sensaciones habéis tenido a vuestro regreso? ¿uno termina convirtiéndose en nómada para el resto de su vida?

Cuando regresas tienes muchas ganas de ver a tus padres, hermanos, familia, amigos, etc. Son momentos eufóricos y muy bonitos. Pero poco a poco, necesitarás asimilar todo lo que has vivido. De buenas a primera, se produce un “parón”, parece que la vida en tu entorno no ha cambiado, la dejaste igual de cuando te fuiste (y eso que parece que tú has vivido años…). Te das cuenta de que no te entienden ni te entenderán, por mucho que lo expliques, a no ser que hagan algo parecido. No hay que desesperarse por eso. Es “normal”, pero para evitar eso, júntate con gente que ha hecho lo mismo que tú. Y luego viene de nuevo la melancolía… ¡Quieres viajar, viajar y viajar!

Muchos se preguntan… ¿y el amor? ¿qué os ha aportado el viaje a vuestra relación? ¿es importante encontrar los momentos de soledad para estar con uno mismo solo?

Es un viaje que desgasta, estás 24 horas con la misma persona donde surgen problemas y situaciones que te ponen al límite. Tienes que ir saltando constantemente estos obstáculos y es normal que cada uno necesite su espacio y esos momentos de soledad. En un viaje de pareja de este tipo tienes sólo dos opciones: te separas o te unes más. En nuestro caso fue lo segundo. ¡Nos casamos en Bali! Fue al final del viaje y era el broche perfecto para nuestra aventura.

Hay cientos de personas que no se han animado a viajar por multitud de dudas, miedos, inseguridades, presiones familiares, sociales… ¿Qué les diríais a esos soñadores que viendo vuestra aventura piensan que no son capaces de hacerlo o que sois superhéroes?

Nosotros somos personas normales y corrientes. También hemos tenido todos esos miedos e inseguridades. ¡Hay que coger el toro por los cuernos! Nadie dice que sea fácil, pero la recompensa cuando das el paso es lo mejor. Esa es la libertad y ese es el camino a la felicidad.

the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

2 comentarios

Join discussion
  1. Gerardo Tavares Publicado: 16 Junio, 2016

    Muy buen post

  2. Onemoredestination Publicado: 1 Agosto, 2016

    Que envidia más sana que dais! Ojalá tenga la oportunidad de hacer un viaje de esta envergadura!
    Saludos!

Deja un comentario