Son muchos más de lo que uno se imagina los “locos” que se aventuran a recorrer el planeta de cabo a rabo, a saborear sus paisajes, a escuchar a sus gentes, a oler sus tradiciones… Gracias a internet y su poder de difusión global, aquellos que vivimos la vida como si de una aventura se tratase, sea desde casa o en plena acción con la mochila a cuestas, podemos conocer prácticamente en tiempo real las rocambolescas historias de otros viajeros que se han animado a dar la vuelta al mundo, cosa que en otros tiempos hubiese sido ciertamente difícil. Si hace unos días te contábamos la historia de dos mochileros brasileños que viajan en una furgoneta desde México a Brasil en busca de la felicidad, hoy tenemos una historia igualmente emocionante. Su protagonista: Daniel Tirado, un mochilero colombiano de 28 años que salió de su tierra natal “sin papel higiénico” en busca de aventuras y claro está que las encontró: 697 días de travesía, 53.896 kilómetros a sus espaldas, 4 continentes, 15 países y 42 ciudades marcados en su bitácora.

“Mis amigos siempre me han reconocido por hacer cosas que al resto de gente le producen miedo. Me he tirado desde aviones en paracaídas, he volado en parapente y escalado rocas de más de cien metros de altura sin protección. He tomado yagé con tribus indígenas del Putumayo, he consumido peyote en los desiertos de México, he comido cucarachas, escorpiones y toda clase de insectos de 4 a 100 patas en China e infinidad de animales vivos en Japón. He nadado con tiburones en Australia y recorrido el desierto de India en tren económico”, explica Daniel.

Daniel ha visitado “zonas de guerra aún minadas en Vietnam y Camboya”, meditado en templos budistas de Tailandia y Laos, surfeado olas gigantes en Indonesia y dormido en carpas, buses, trenes, tapetes, hostales, en la calle o hasta en hoteles cápsula en Japón. ¿Es necesario ser alguien especial para hacer todo esto? “Todo eso lo he hecho impulsado por mi inmensa curiosidad y con el espíritu a toda marcha buscando cosas raras por probar y experimentar y con la mentalidad de siempre: comer todo lo que no me coma a mi primero”, dice este mochilero. En su aventura alrededor del mundo cosechó algo más de 1.000 amigos, tuvo ocho empleos y para completar el paquete volvió a su tierra, enamorado, casado y comprometido con una japonesa.

“Conocí a mi esposa en Australia, mi primer destino y luego volví a verla en su país. Me enamoré y me casé allá. Uno de los momentos memorables de mi viaje fue la pedida de mano. Yo no me comunico con mi suegro por el idioma pero me tocó lavarle la espalda en un spa con un montón de japoneses desnudos, fue una experiencia extraña”, recuerda Daniel en declaraciones a un medio de su país.

Tirado tiene más de 15 años de experiencia como escalador profesional, estudió administración de empresas, practica surf, se declara “amante de la naturaleza” y posee un gran espíritu mochilero. Tanto que el pasado año participó en el programa “El Desafío 2011, La lucha de las regiones”, emitido por la televisión colombiana Caracol TV, llegando a ser finalista.
Recientemente presentó en la Feria del Libro de Bogotá (Colombia), su primer trabajo “Viajando sin papel higiénico”, un libro ideal para mochileros y viajeros adictos con 336 paginas a todo color y más de 800 fotografías de paisajes de todo el mundo en el que narra algunas de las aventuras y desventuras de su odisea alrededor del mundo. ¿Cómo recordar los detalles de los mejores momentos de tres años de tu vida viajando? Libretas, servilletas, papeles… cualquier cosa servía para realizar anotaciones, incluso en una ocasión tuvo que escribir en su propio brazo porque no tenía otro lugar donde hacerlo. Tres momentos inolvidables: el Taj Mahal en la India, comer el corazón de una cobra con whisky de arroz y los hoteles-cápsula en Japón.

Puedes descargar los primeros capítulos del libro en su página web.

the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

3 comentarios

Join discussion
  1. Oscar Fonseca Publicado: 13 Junio, 2013

    ¡PÉSIMO!
    Perdí mi dinero al comprar este libro. Tenia bastantes expectativas sobre un libro de viajes lleno de trucos y consejos de alguien que se las arregla para recorrer el mundo sin necesidad de gastar dinero, pero encontré a cambio un relato caprichoso de una persona egocéntrica (como se puede ver en la portada del libro y en la mayoría de las fotos en su interior), quien miente y engaña en muchas ocasiones y hace de las suyas dejando en alto la mala fama que tenemos los latinos en algunas partes del mundo.

    No recomendaría a nadie este libro a menos que esté buscando relatos llenos de un humor muy malo, mentiras, y una gran cantidad de incoherencias entre cosas que el autor afirma en algunos capítulos, pero que luego contradice mas adelante en el mismo libro.

  2. Giovanni Publicado: 4 Septiembre, 2013

    Compré el libro y más que una guía de viaje es un relato personal que no resalta por los datos de los lugares sino por las experiencias que vivio al viajar. Es cierto que es un poco egocentrica pero es una buena historia que es auténtica y muestra a una persona que fue encontrando su rumbo, cometiendo errores y aprendiendo en el camino.

    A pesar de que no me ayudó mucho a planear mi viajes si me motivó para llevarlo a cabo con menos temor, simplemente hay que atreverse!

Deja un comentario