Miquel y Sara llevaban unos cuantos viajes a sus espaldas antes de emprender su primer viaje en familia: Miquel ha viajado por los cinco continentes (algunos de ellos contados en www.altresindrets.com), fue por tierra hasta Bagdad y desde Tailandia hasta Vietnam; con Sara fueron al Líbano, viajaron desde Almaty (Kazajistán) hasta Bangkok, cruzando Kirguistán y el Xinjiang chino, entre otras aventuras. En enero de 2015, emprendieron un viaje con sus hijos Ferrán y Ona, de 7 y 4 años.

Tardaron alrededor de dos años en prepararse para esta aventura: Miquel cerró su despacho de abogado y Sara pidió una excedencia en su trabajo en la Administración. La planificación del viaje, dejando de lado los estudios de los niños y las vacunas, consistió en comprar un vuelo con destino a Bangkok; el resto fue todo improvisación. Su viaje duró 18 meses en los que recorrieron 20 países, en avión, tren, autobús, autocaravana, furgoneta, coche, tuk-tuk, bicicleta, autostop, barco, caballo, andando… Viajaron por Asia durante la mayor parte del viaje (12 meses), por Australia durante 2 meses, y por América del Norte durante otros 2 meses, solo interrumpido por un retorno a casa por Navidad (tenían que solventar una pequeña crisis familiar: cuando se aproximaba la fecha los peques creían que los Reyes Magos no iban a encontrarlos tan lejos…).

Miguel y Sara contarán la experiencia de su gran viaje el domingo 28 de mayo en la Antiga Fàbrica Estrella Damm (C/ Roselló 515) en las V Jornadas IATI de Grandes Viajes de Barcelona. ¿No puedes acudir al evento? Suscríbete al canal de Youtube de Mochileros TV y podrás ver todas las charlas gratis en diferido →→→ ¡QUIERO SUSCRIBIRME!

Si quieres conocer más sobre su viaje, visita su web.

Nombre, apellidos, profesión -conocida 😉 a qué dedicáis el tiempo cuando no viajáis- y lugar de nacimiento de ambos.

Miquel-Angel Sansa Llovich, abogado, nacido en Tremp (Lleida), Aficionado a la fotografía, informática, running.

Sara Garcia Pinyol, trabaja en la administración, nacida el L’Ametlla de Mar (Tarragona). Practica el yoga y dedica todo el tiempo posible a nuestros hijos.

¿Qué recuerdos tenéis de cuando erais pequeñ@s en lo que se refiere a viajar?

Yo (Miquel) siempre me ha gustado viajar, si bien en mi familia no había un referente. Mi primer viaje solo, fue con un interrail por Europa y a partir de allí cada año esperaba las vacaciones para coger la mochila y desaparecer.

(Sara) Siempre ha viajado con sus padres, si bien normalmente escapadas más cortas, y guarda muchos recuerdos de sus escapadas.

¿Qué os ha aportado viajar que no lo hayan hecho otras aficiones o hobbies que tenéis?

Viajar da mayor perspectiva, te libera de prejuicios, te enseña la diversidad cultural, te hace valorar más lo que tienes, y te motiva para aprender más sobre historia, religiones, etc. para poder conocer todas las diferentes zonas de nuestro planeta.

¿Qué ha cambiado en vuestro yo interior después de este gran viaje? (percepción del mundo…)

Nos ha mostrado una manera distinta de vivir, una manera nómada de vivir por el mundo en un viaje en familia. Después de 18 meses viajando con dos mochilas, te das cuenta que se puede vivir con muy pocas cosas, y no tienes necesidad de más.

5 cosas que nunca faltan en tu mochila

La cámara fotográfica, una tablet (sustituye a los libros en papel), un botiquín, crema solar, un kit para apuros (cuerda, imperdibles, hilo, aguja, cinta americana…).

¿El momento más extremo/peligroso/extraño/paranormal que hayáis vivido en vuestro gran viaje?

Hemos tenido momentos más extremos en otros viajes. En este viaje, con niños, hemos intentado minimizar los riesgos, pero tuvimos algunos momentos complicados: cuando nos encontramos con un oso a menos de 100 metros, después de andar casi una hora en medio de un parque nacional de EEUU; o cuando sufrimos un terremoto 5,5º escala Richter estando en lo alto de un edificio en Tokyo; o en un desplazamiento en barca en Indonesia, en que cambió el tiempo y la embarcación era muy pequeña.

“Viajar da mayor perspectiva, te libera de prejuicios, te enseña la diversidad cultural, te hace valorar más lo que tienes, y te motiva para aprender más sobre historia, religiones”

¿Sois de los que viajáis seguro o sin seguro :)? ¿Has estado enfermo en viaje?

Creemos que es obligado hacer un seguro mientras se viaja, y más aún si se viaja con niños, pues nunca se sabe que puede pasar. Por suerte no hemos estado enfermos durante el viaje, si bien tuvimos un pequeño problema con un dentista en Sri Lanka…

¿Algunos momentos que recordéis de felicidad extrema? Esos puntos álgidos de alegría en los que uno se dice a sí mismo: “por momentos así merece la pena seguir en el camino y no volver a la oficina”.

Todos aquellos en que estás ante grandes paisajes, o conoces a personas con quienes compartes parte del viaje; la larga estancia que estuvimos en el centro de Bali, que nos permitió conocer más a fondo la espiritualidad de los balineses, sus ceremonias, y vivir el día a día sin prisas ni obligaciones; pasar la noche en una autocaravana a los pies de un glaciar en el parque nacional de Jasper (Canadá), casi solos, ante un paisaje de montaña impactante, y con un silencio que permitía oír todos los pequeños ruidos de la naturaleza que nos rodeaba.

Tres personas anónimas que os hayan marcado en el camino.

Amira, una americana que conocimos en Ubud (Bali), y a quien volvimos a encontrar en San Francisco, que después de viajar mucho busca el lugar ideal donde vivir.

Bill y Joanne, una pareja de australianos que nos abrieron las puertas de su casa para acogernos durante unos días.

La dueña de una agencia de viajes en Hanoi, donde después de decirle que llevábamos 6 meses viajando, preguntó a los niños que les apetecía, y Ferran le pidió una tortilla de patatas. Al cabo de un rato todos estábamos comiendo la deseada tortilla.

¿Qué sensaciones, pensamientos… habéis tenido con la vuelta a casa? ¿Ha sido dura la descompresión?

Es más fácil irse que volver, pero aquí tenemos nuestra casa, nuestras familias, y la adaptación puede ser más o menos costosa, pero te adaptas de nuevo. Para los niños la adaptación es muy fácil, para ellos es como si nunca nos hubiéramos ido.

“Es más fácil irse que volver. Para los niños la adaptación es muy fácil, para ellos es como si nunca nos hubiéramos ido”

¿Qué cosas habéis aprendido viajando en familia? ¿y vuestros hijos? ¿Alguna anécdota?

Nuestros hijos han agradecido mucho estar todo el día con nosotros. Quizás lo que más les ha gustado de todo es que por la mañana no teníamos que separarnos, ellos a la escuela y nosotros a trabajar. El viaje en familia, tantos días juntos las 24 horas, nos ha unido más como familia. A los niños les ha aportado una visión global del mundo, a valorar más las cosas, y a no tener miedos a lo desconocido.

Cual es vuestra cita viajera preferida y/o libro que recomendaríais a un novato viajero.

A mí (Miquel) me ayudó mucho leer en su día “El camino más corto”, de Manuel Leguineche, donde aprendí que todos los viajes que quería hacer, realmente se podían hacer.

the author

Nómada digital, reportero y travel blogger profesional con miles de kilómetros e historias de mochila a la espalda. Presentador de #FueraDeRuta en el programa TIPS de La2 de TVE y un amante del viaje y la aventura, ¿te vienes? ¡Sígueme en: Facebook , Instagram y Twitter!

Sin comentarios todavía

Deja un comentario