NachoDeanFrancia

¡Hola amigos! Hace un mes y medio que salimos de Madrid, del kilómetro 0 de la puerta del Sol, y parece que hace ya años. Al día de hoy estoy en Aix en Provence, Francia, en casa de unos amigos, y en una semana calculo que entraré en Italia.

Ahora aprovecho para darme una ducha, comer bien y descansar en una cama caliente, detalles que, mientras en la ciudad estamos acostumbrados a ellos y casi no apreciamos, cuando uno está inmerso en un viaje tan largo se echan en falta. La verdad es que una buena alimentación, así como el descanso, son dos factores básicos para llevar a buen término un viaje de esta envergadura y características.

También aprovecho para hablar, aunque suene extraño, desde que entré en terreno francés paso la mayor parte del tiempo solo y, cuando hablo con alguien es en francés, idioma en el que no me desenvuelvo muy bien. Así que ahora, con amigos españoles compartimos experiencias, idioma y risas, junto a algún merecido vino.

Una compañera asidua desde que salí de Madrid está siendo mi amiga la lluvia. De seis semanas que llevo en ruta, más de 3 se las ha pasado lloviendo, pero ya me he acostumbrado. Con tener la piel seca y el cuerpo caliente puedo estar caminando muchos kilómetros, al acabar el día me cambio de ropa y problema resuelto. Incluso tiene su parte buena, la lluvia evita deshidrataciones, por lo que tienes menos sed y consumes menos agua que caminando bajo el sol abrasador. Además, gracias a ella el paisaje está verde y fresco.

Con tanto tiempo solo, tengo muchos ratos para pensar. Desde cuestiones técnicas (material, visados, medios de comunicación…), escribir en mi cuaderno de viaje o echar de menos a la gente, son muchas las cosas que pasan por mi cabeza a lo largo del día. Otras, sin embargo, no pienso en nada y me limito simplemente a disfrutar del paisaje y el momento.

Me encuentro fuerte, motivado y feliz. Es lo que tiene estar persiguiendo tu sueño y lanzando un mensaje tan bonito y necesario de amor y respeto por la naturaleza y el planeta Tierra. Creo que vivimos momentos necesarios, por motivos de sobra conocidos, para apostar por una nueva realidad, y este es mi personal granito de arena por un mundo mejor, y mi canto a la vida y a la libertad.

Y bueno, aprovecho para hacer un llamamiento a todos aquellos que se quieran venir a caminar unos días, una etapa, un país, así como que quieran ofrecerme una ducha o un plato de comida…es un viaje abierto a todo el mundo y estaré encantado de compartirlo con todos vosotros. Así que nada, os mando un abrazo fuerte, espero que seáis felices, y nos vemos en el camino. ¡Hasta pronto!.

Nacho Dean


Anónimo the author

Malagueño de 32 años, diplomado en Publicidad y RR.PP por la Universidad Complutense de Madrid y Técnico en Medio Ambiente. En marzo de 2013 partió desde Madrid a dar la vuelta al mundo. Su proyecto Earth Wide Walk consiste en una vuelta al mundo a pie y en solitario que cruzará durante los próximos 5 años los cinco continentes (Europa, Asia, Australia, América y África), y que lleva asociado un mensaje de amor y respeto por la naturaleza y el planeta Tierra.