Como en otras tantas cosas, para viajar no importa la edad, ni el sexo, ni la religión. Si no que se lo pregunten a Keith Wright, un pensionista originario de Burleigh Heads, un pequeño pueblecito de poco más de 7.000 habitantes situado en la región de Queensland (Australia). Dentro de muy pocos pocos días, concretamente a partir del 28 de mayo iniciará su octavo viaje como mochilero desde que empezó a viajar en solitario a la edad de 85 años.

Este veterano de la Segunda Guerra Mundial que ahora tiene 95 años comenzó a viajar de mochilero después de fallecer su esposa Bárbara hace varios años. Entre 2000 y 2010, Wright visitó más de una decena de países europeos. Siempre tuvo el sueño de llegar a Gallipoli en Turquía para celebrar el Anzac Day (25 de abril), día nacional festejado en Australia y Nueva Zelanda en honor de los soldados australianos y neozelandeses que lucharon en esta batalla durante la Primera Guerra Mundial. Para hacer realidad este deseo, Wright vendió la casa en las que había vivido toda su vida y usó parte de sus ahorros.

Su primera aventura fue nada más y nada menos que un largo trayecto en autobús hasta Turquía. Desde entonces no ha dejado de viajar como cualquier mochilero low cost con un presupuesto ajustado y dedica el resto del año para ahorrar dinero con el que pagar los vuelos de avión y el alojamiento en hostales y hoteles de dos estrellas. En su planning de dos meses por Europa planea visitar las ciudades de Madrid y San Sebastián en España, París, Munich y Viena en tren y finalizará su periplo en Gran Bretaña para asistir a las carreras de Ascot donde quiere ver correr a su caballo australiano favorito de nombre Black Caviar.

«La mayoría de la gente con la que me cruzo se sorprende cuando les digo mi edad y les alucina que venga desde tan lejos», afirmó el aventurero australiano al rotativo The Australian.

El mochilero más veterano del mundo ha estado en 23 países y visitado 109 ciudades, de las cuales su favorita es San Sebastián, a donde regresa e este viaje. Cuenta con cerca de 7.000 euros de presupuesto, en el que incluye el importante gasto que supone un avión de ida y vuelta desde Australia hasta Europa. Antes de retirarse Wright trabajó para la aerolínea Ansett y la touroperadora Pioneer Coach Travel.

Keith disfruta viajando de forma independiente, sin un tour preparado y recomienda a los viajeros de su misma edad que intenten viajar por sí mismos. «Si viajas con 20 personas en un autobús, siempre vas a encontrar una ‘manzana podrida’ y no te va quedar más remedio que pasar los 20 días que quedan de viaje atrapado», declaró el pensionista al medio australiano The Australian.

A pesar de que sus piernas ya no le siguen con la misma fortaleza de antes, el mochilero más veterano del mundo seguirá viajando hasta que sea «muy viejo». Esperamos encontrárnoslo paseando por las calles de Madrid o cualquiera de las ciudades europeas que va a visitar.

Fuente: theaustralian.com.au
Fotografías cortesía de news.com.au y Goldcoast.com.au