Dan rabia, y lo admiten. Vienen de dar la vuelta al mundo, se han encontrado con España patas arriba, coqueteando con el rescate, y en pocos días han conseguido trabajo. Dejaron hace año y medio sus empleos de abogado, rompiendo los grilletes de la cotidianeidad para dar la vuelta al planeta. Ya han regresado, y aquí algunos datos de su magna aventura que les pondrán los dientes largos: 377 días de viaje, 95.000 kilómetros recorridos, 21 países visitados y 32 vuelos cogidos.

El tarraconense Marcial Rodríguez y su pareja, Gaby Haurie, están felices. Ya han aterrizado en la vida real tras el gran viaje (narrado en el blog https://siemprehaciaeloeste.com) y han asimilado la rutina. Lejos quedan un montón de experiencias difíciles de sintetizar: submarinismo en Bali, paracaidismo en Nueva Zelanda, parapente y vela en Nepal o trekking en Borneo, por poner unos ejemplos de ese viaje con mayúsculas. «Los momentos más felices de mi vida los he vivido con una mochila, poco dinero y en buena compañía», resume Marcial, que se dedica a la fotografía de forma semiprofesional y prepara un libro con parte del material recopilado en estos doce meses y medio de viaje.


Mapa de su vuelta al mundo con enlaces a las crónicas de su aventura.

Más allá del periplo geográfico, destacan la inolvidable experiencia. «Te das cuenta de que hay mucha más gente que hace lo mismo, te encuentras con personas que llevan años y años viajando. Nos encontramos con un colombiano que llevaba siete años dando vueltas», dice Gaby. Llegaron agradecidos a las personas con las que se han encontrado y, en concreto, enamorados de Asia. «Es allí donde nos hemos encontrado a la gente más amable, más hospitalaria. Necesitan muy poco para ser felices», explican.

«Los momentos más felices de mi vida los he vivido con una mochila, poco dinero y en buena compañía», resume Marcial, que se dedica a la fotografía de forma semiprofesional y prepara un libro con parte del material recopilado en estos doce meses y medio de viaje. «Los momentos más felices de mi vida los he vivido con una mochila, poco dinero y en buena compañía», resume Marcial, que se dedica a la fotografía de forma semiprofesional y prepara un libro con parte del material recopilado en estos doce meses y medio de viaje.

Foto: Marcial Rodríguez
Facebook: https://www.facebook.com/siemprehaciaeloeste