Ryanair anuncia que va a instalar asientos, inspirados en las sillas de montar, para viajar de pie a un precio de entre uno y cuatro euros más tasas.

En el día de ayer, volvía a desatarse la rumorología que en las últimas fechas acompaña con sus excentricidades y medidas controvertidas a la compañía irlandesa de vuelos de bajo coste, Ryanair.

La popular compañía low cost, revive ahora una vieja aspiración, la de instalar asientos verticales en los aviones, los llamados «Skyriders». Ya en 2009, la noticia había hecho saltar todas las alarmas, y fueron entonces muchos los colectivos que clamaron contra la dignidad de los viajeros y las condiciones poco confortables de transporte. Hoy sin embargo, esta medida está más cerca que nunca de volverse realidad, y Ryanair, se mueve en esa peligrosa y delgada línea entre lo económico y lo confortable en relación a la maximización de beneficios.

En la jornada de ayer, en una rueda de prensa realizada en Palma, algunos medios recogieron las declaraciones del presidente de Ryanair, Michael O’Learey, acerca de la renovada intención  de acordar con el fabricante norteamericano Boeing, la instalación de asientos verticales similares a los que existen en una barra de un bar, en los que los pasajeros, podrán sentarse o permanecer de pie cuando las condiciones lo permitan y siempre que el vuelo no supere los 90 minutos de duración.

«En cuanto las autoridades aeronáuticas declaren que es seguro para los pasajeros volar de pie, la aerolínea «tardará una semana» en instalar en los aviones asientos verticales, a precios más económicos que los normales», ha explicado O’Leary al diario español Público.

La propuesta de Ryanair está en cualquier caso a la espera de la necesaria autorización de las entidades reguladoras de Europa, Irlanda y los Estados Unidos, que deberán de determinar si estos asientos son realmente seguros para los pasajeros.

Ryanair presenta los Skyriders, el modelo de asientos verticales que piensa instalar en sus vuelos

Ryanair presenta el modelo de asientos verticales «Skyriders» que piensa instalar en sus vuelos.

Los «Skyriders» están inspirados en las sillas de montar de los jinetes. En relación a esta afirmación, el director general de Avioninterior Group, Dominique Menoud, fue preguntado por los periodistas sobre la viabilidad de viajar en esas condiciones , respondiendo:

«Los vaqueros montan ocho horas diarias en su caballo y se sienten cómodos en la silla»

Según el director de comunicación de Ryanair, Daniel Carvalho, los asientos más estrechos del mundo ocuparían entre el 30% y el 40% del espacio del avión e irían dirigidos a un público joven, a «aquellos que son capaces de pasarse cuatro o cinco horas esperando a las puertas de un concierto» (ya puede ser uno de los buenos estimado Sr. Carvalho).

«Skyriders», los Space cowboys del siglo XXI

Por otro lado, O’Leary también ha asegurado que su compañía de bajo coste también está a la espera de que las autoridades competentes le autoricen cobrar por la utilización del baño dentro de los aviones, tal como ya anunció en 2010, cuando la aerolínea irlandesa expresó su intención de que los pasajeros paguen un euro o una libra por usar los servicios, que estarían accionados mediante monedas.

Juzguen ustedes.


Anónimo the author

Nómada digital, reportero y travel blogger profesional con miles de kilómetros e historias de mochila a la espalda. Presentador de #FueraDeRuta en el programa TIPS de La2 de TVE y un amante del viaje y la aventura, ¿te vienes? ¡Sígueme en: Facebook , Instagram y Twitter!