La eterna disputa entre el desfase etílico y el lugar idílico pervive en nuestros días. Cada vez son más los destinos mochileros, anteriormente destinados al relax y la contemplación, que han mutado en hitos del desmadre hedonista low cost. Hace unas semanas os hablamos de la peligrosa tendencia del tubing que cada vez gana más adeptos entre los mochileros que visitan Laos, en el sudeste de Asia. Vang Vieng, la cuna del tubing, vuelve a ser noticia.

(CNNGo) ¿Malteada de hongos mágicos? ¿Pizza de opio? ¿Una cubeta de whisky? Bienvenidos a Vang Vieng, una villa que antes era ganadera, pero ahora es un destino popular debido a la venta de drogas, alcohol y fiesta, además del lugar más famoso para los mochileros en Laos. El ascenso, o tal vez la caída de este pueblo situado en el río Nam Song y rodeado por un paisaje de mesetas de piedras calizas ha sido dramático, y su notoriedad se ha extendido muy lejos.

En este lugar ves más turistas desnudos y vomitando que cultura local e incluso se ha escrito que: “Si los jóvenes gobernaran el mundo, quizá se parecería a Vang Vieng”. En meses recientes llegó a los titulares la muerte de dos turistas australianos mientras navegaban en una llanta en el río. En los últimos cinco años, que coincidieron con el lanzamiento de la navegación con llantas en el río, el turismo y todo lo que está relacionado con él ha acabado con la vida calmada del lugar. Un habitante de la zona dice que cada semana se construye una nueva casa de huéspedes.

Turistas borrachos, drogados, desvelados y semidesnudos pasean por las calles y ríos. El turismo llegó por primera vez gracias a los viajeros que buscaban escalar las colinas cercanas o explorar las cuevas alrededor del campo, o simplemente querían disfrutar la tranquilidad de la gente y la cultura de Laos. Pero las cosas ya no son tranquilas.
Música a un alto volumen persiste día y noche desde cientos de bares y cafés que han surgido recientemente. Los cafés transmiten episodios de Friends y Padre de Familia, mientras que los turistas pasan su tiempo en sillones fumando cannabis o se emborrachan en la calle principal al mismo tiempo que cantan y gritan, semidesnudos usando sólo shorts y bikinis.

Hace diez años una pareja de empresarios comenzó a rentar llantas a los turistas para que navegaran en el río Nam Song. Ahora se ha convertido en un gran negocio y una de las mayores atracciones en Laos. Se estima que por lo menos hay una muerte cada mes, e historias sobre personas flotando muertas en el río abundan. Hay muy poca seguridad. Con la mayoría de las personas ebrias, pocos policías y hospitales decentes que quedan a cuatro horas de la ciudad, los accidentes son catastróficos.

Vang Vieng está a 160 kilómetros de la capital Vientiane, a cuatro horas en autobús dependiendo del servicio y a 230 kilómetros al sur de la capital real Luang Prabang. Los hostales más baratos cuestan menos de cinco dólares la noche, mientras que los de mejor calidad cuestan entre 25 y 30 dólares, y los más lujosos van arriba de los 50 dólares.

Leer más: CNNGo
Foto: Adventurous Kate


Aquí los datos de tus comentarios están seguros (Política de Privacidad)

Responsable »Iosu López

Finalidad » moderar los comentarios y la comunidad

Legitimación » Su consentimiento

Destinatarios » tus datos los guardará Disqus, mi sistema de comentarios, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.

Derechos » por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.