«La vida es mucho más que trabajar. Por mucho que nos guste nuestro oficio, lo mejor del año suele suceder en vacaciones», me cuenta Migueltxo, realizador de Arena Comunicación y uno de mis mejores amigos, pocos días después de regresar de un largo viaje. Junto con su mujer Marta –la chica que hace que este vídeo sea especialmente bonito- ha pasado varias semanas muy lejos, recorriendo rincones de Asia de esos que dejan huella no sólo en tu cámara, también en la memoria. Y, a la vuelta, nos ha enseñado esta maravilla de vídeo que recoge la esencia de más de dos semanas. Rodado con una Canon EOS 7D, con ese particular punto de vista de quien mira la vida con un encuadre diferente, no hay nada más bonito que saber mirar lo que nos rodea. Ya lo dice el tópico: una imagen vale más que mil palabras.


Migueltxo durante un rodaje en el campo base del Everest.

Migueltxo ha vivido en 2011 algunas experiencias muy enriquecedoras e inolvidables. Por un lado, durante varias semanas dirigió junto a Pablo Iraburu el rodaje y la posterior fase de postproducción del documental «Pura vida», una película que revive los angustiosos momentos vivido en mayo de 2008 en la cara sur del Annapurna cuando se puso en marcha uno de los mayores intentos de rescate de la historia del Himalaya en busca del montañero navarro Iñaki Ocho de Olza. Durante cuatro días, una decena de hombres provenientes de Canadá, Estados Unidos, Kazajistán, Rusia, Polonia, Rumanía, Inglaterra, Suiza y Nepal, entre ellos algunos de los mejores montañeros mundiales, intentaron rescatar a Ochoa de Olza.

A parte de este largometraje del que os hablaremos en otra ocasión y que verá la luz presumiblemente este 2012, Migueltxo formó también parte del equipo del programa «Desafío 14+1» en el que la experimentada montañera Edurne Pasabán se propuso ser la primera mujer en conquistar los 14 ochomiles sin ayuda de oxígeno suplementario. Para completarlo, debe volver al Everest -que coronó hace justo 10 años-, ahora impulsada sólo por el aire de sus pulmones. Pero, el motivo de este artículo no es sino recomendaros este vídeo, un ensayo visual improvisado sobre la belleza del mundo, de cómo vivir la vida con la mochila a cuestas, de empaparse de los lugares y las personas antes que del ego propio, del slow travel, en definitiva de vivir intensamente la vida en cada viaje.