Visitar India siempre es una buena idea. Son miles las razones que podemos encontrar para hacerlo, aunque una de ellas que no podemos dejarla pasar, ya sea por intención o coyuntura, son algunas de sus festividades. Sin duda, una de las más llamativas y coloridas es el festival de Holi. El Holi o festival de los colores (debido al colorido de sus eventos), conmemora la victoria del bien sobre el mal, recreada a través de la quema de un demonio llamado Holika, por gracia del dios hindú de la preservación, Vishnu. En realidad, esta festividad abraza causas mucho más mundanas que religiosas, ya que celebra la despedida del invierno, y da la bienvenida a la primavera y a los colores que visten con ella todo el país.

Esta celebración, tiene lugar dependiendo del calendario hindú, entre los meses de marzo y abril de cada año. En ella, la alegría se deborda por las calles de ciudades y pueblos, en donde todo el mundo es partícipe de una gran fiesta en la que los colores serán los protagonistas, manchando y mojando a propios y extraños a través de globos de agua y polvos de colores (que en ocasiones no son sencillos de limpiar). Cualquier visitante es bienvenido a participar, pero al mismo tiempo se convierte en objetivo de los proyectiles arcoiris cargados de colorante, llegando al final del día a tener el aspecto de un Gulab jamun (un dulce típico de la India que se caracteriza por el color rojo que le proporciona uno de sus ingredientes principales, el azafrán).

La duración del festival es de tres días, aunque sin lugar a dudas, la última jornada es la de más locura y diversión. En la víspera, se encienden grandes hogueras a lo largo de los caminos de los pueblos principales. También se alzan efigies del demonio Holika para quemarlas, simbolizando el anteriormente mencionado triunfo del bien sobre el mal.

Es típico entre los autóctonos, consumir en este festival el Bhang (una pasta que puede ser fumada o diluída en infusiones, realizada a base de cannabis, que según la tradición es un regalo del mismísimo dios Shiva), para después regirse bajo el lema de “todo vale, es Holi”. Por ello, se recomienda tomar precauciones y el cuidado oportuno para evitar situaciones incómodas propias de este tipo de celebraciones multitudinarias.

El festival de Holi se celebra en muchos lugares de toda la India. En Udaipur, la familia real ofrece una elaborada celebración en el Palacio, mientras que en los pueblos de Uttar Pradesh como Mathura, Nandgaon, Vrindavan y Barsana se vinculan al nacimiento y la infancia de Krishna, lo que les proporciona un significado especial en el contexto de la celebración de Holi. Los mejores lugares para celebrar Holi en la India dependen en realidad del tipo de experiencia que se desee tener. Podemos encontrar actividades conmemorativas en todo el país, que van desde los rituales en templos, a fiestas más contemporáneas y occidentales con DJs, bhang, y la infinita gama de colores. Dentro de la variedad, los lugares más recomendados son:

1. Mathura y Vrindavan: el Holi más tradicional.

El festival de Holi tiene una duración de 40 días en las ciudades de los templos de Mathura y Vrindavan, que se encuentran a cuatro horas de la ciudad de Delhi. Tienen un sentido más religoso, ya que en Mathura es donde el Señor Krishna nació, mientras que en Vrindavan fue donde pasó su infancia. Durante los 40 días anteriores a los principales días festivos, bailarines de varias partes de la India se reúnen para montar espectáculos que representan los coqueteos de Krishna con las doncellas de la aldea. Dentro de los festejos en Vrindavan, las cinco celebraciones del día de Shri Banke Bihari Mandir son de interés turístico.

2. Delhi: el Holi más moderno.

El Holi en Nueva Delhi es todo un acontecimiento. Si te vas a quedar en cualquier lugar cerca del barrio de Paharganj, estáte preparado para ser cubierto de colores por los comerciantes y niños. Si es posible, os recomendamos sacar entradas para el festival de “Holi Cow”, un evento que se realiza en una de las granjas situadas a las afueras de Delhi, en donde el color, la música y la locura se destacan gracias a la gran puesta en escena del Dj set y a un gran ambiente generado por locales y turistas, donde todo el mundo es bienvenido. Puedes encontrar más información acerca del Holi Cow en Facebook.

3. Shantiniketan, Oeste de Bengala: el Holi más cultural.

La celebración de Holi, como Vasanta Utsav (Fiesta de la Primavera) en Shantiniketan se inició por el famoso poeta bengalí y premio Nobel Rabindranath Tagore. Inspirado en la primavera y los colores de Holi, que presentó la ocasión como un evento anual en su Universidad Vishva Bharati. Los estudiantes se visten con los colores de primavera y se puso un amplio programa cultural para los visitantes, incluidos los bailes de las canciones de Tagore. Esto es seguido por el lanzamiento habitual de los colores. Vasanta Utsav se ha convertido en una parte querida de la historia y la cultura bengalíes, y que atrae a numerosos turistas extranjeros.

4. Purulia, Bengala Occidental: el Holi más popular.

Esta fiesta se lleva a cabo durante tres días en el distrito de Purulia, en Bengala Occidental. Tendrás la oportunidad de cantar y tocar Holi con los lugareños, así como disfrutar de una amplia variedad de un arte popular único. Esto incluye la danza Chau, Jhumur Darbari, danza Natua, y las canciones de los músicos ambulantes Baul de Bengala Occidental. Lo que hace especial al festival es que está organizado por los aldeanos como una forma de ayudar a mantenerse a sí mismos. Para llegar allí se tarda alrededor de 5-6 horas en tren desde Calcuta, o puedes arreglar el transporte en vehículos privados. El alojamiento suele ser principalmente tiendas de campaña.

5. Jaipur: Holi y los elefantes

La festividad en Jaipur se caracteriza por la participación de elefantes en todas las celebraciones. Se llevan a cabo desfiles y concursos de belleza de elefantes, bailes folclóricos, y tira y afloja entre los elefantes. Todas ellas son actividades de gran interés turístico para los visitantes de Jaipur en esa época.

6. Banswara: El Holi más tribal.

Holi es el principal festival de las tribus en el distrito Banswara de Rajasthan. Visten sus trajes tradicionales, llevan espadas y palos, y bailan la danza Gair, un baile típico de las tribus de la región.

7. En caso de no celebrar Holi, ve al sur de la India

Si estás buscando un Holi exuberante, ir al sur de la India podría resultar un fiasco. En el sur, las celebraciones son muy solemnes y en ocasiones poco presentes en las gentes. La atención se centra principalmente en los aspectos religiosos y en los ritos en los templos.

En el resto del mundo, la repercusión del Holi se deja sentir, y allí donde hay una comunidad india, el Holi tiene su eco. Tanto es así, que a lo largo y ancho del mundo, uno puede participar y compartir la alegría de los indios por la llegada de la primavera en lugares tan dispares como Nueva York, París, Singapur, Melburne, Londres o Madrid. De hecho, en Madrid el día 24 de marzo, se celebra como cada año el “Holimadrid” en el barrio de Salamanca. No faltarán los característicos polvos de colores, ni las canciones y bailes típicos así como un espectáculo de Bollywood dance. El año pasado más de mil personas se congregaron para esta fiesta, y se estima que este año el número podría ser incluso mayor. Si quieres conocer un poco el Holi de cerca, no pierdas la ocasión. ¡Ve y coloréate!

Fotografías cortesía del fotógrafo bengalí Subhrajit Basu.

the author

Nómada digital, reportero y travel blogger profesional con miles de kilómetros e historias de mochila a la espalda. Presentador de #FueraDeRuta en el programa TIPS de La2 de TVE y un amante del viaje y la aventura, ¿te vienes? ¡Sígueme en: Facebook , Instagram y Twitter!

Aquí los datos de tus comentarios están seguros (Política de Privacidad)

Responsable »Iosu López

Finalidad » moderar los comentarios y la comunidad

Legitimación » Su consentimiento

Destinatarios » tus datos los guardará Disqus, mi sistema de comentarios, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.

Derechos » por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.