Lo que empezó siendo la crisis de los 30, acabó siendo una revolución total. Ana y Eva, dos amigas de 32 años, frustradas con sus vidas cómodas y normalizadas y sintiendo que la vida podía ser algo más que eso, en tres meses tomaron la decisión de dejar sus trabajos, apartamentos, familia, amigos y pareja y se subieron a lomos de Thunder, un Citroën 2CV de 1983, al más puro estilo Thelma y Louise. Rompieron con todo para embarcarse en un viaje transformador. Querían colocar sus vidas en el centro y encontrar un camino de realización personal. Tenían un sueño y decidieron cumplirlo en una aventura de dos mujeres en un Citroen 2cv.

Salieron de Mallorca, recorrieron la costa mediterránea hasta llegar a Estambul, después Ana siguió en solitario por Oriente Medio y el Cáucaso, para reencontrarse con Eva y recorrer juntas el este y el centro de Europa. Un gran viaje de dos mujeres en un Citroen 2cv durante 20 meses y 30.000 km recorridos a través de 24 países.

2 Femmes en 2CV

Durante el viaje conocieron otras formas de vida, subsistieron a base de economía colaborativa, hicieron acampada salvaje, las acogieron en casas particulares y trabajaron a través de plataformas de intercambio, siempre en contacto con la naturaleza y los animales. Estas experiencias les han permitido tomar conciencia de que para vivir se necesita muy poco y les han abierto los ojos a lo alienadas que vivían, priorizando cosas que no son importantes y con el dinero en el centro de su vida. Un aspecto que destacan del viaje es que han roto tabús y han difundido a su paso que no hay nada que no pudieran hacer por ser mujeres.

ANA Y EVA CONTARÁN TODOS LOS PORMENORES DE SU GRAN VIAJE DE AMIGAS EL 14 DE ABRIL EN BARCELONA EN LAS JORNADAS DE LOS GRANDES VIAJES 2018. Conoce más sobre su proyecto en su fanpage de Facebook, Twitter, Instagram o su web oficial. Toda la información del evento en la web oficial de las Jornadas

Nombre, apellidos, profesión -conocida 😉 a qué dedicas el tiempo cuando no viajas- y lugar de nacimiento.

Ana y Eva son dos amigas que se conocieron en Barcelona mientras estudiaban un máster de edición literaria. Ana es periodista y humanista de formación, se dedica al marketing digital y tiene una inclinación natural e inevitable por el Líbano en particular y, en general, por todos los conflictos aparentemente minoritarios que podrían extrapolarse al resto del mundo. Es una apasionada de la literatura y la fotografía.

Eva es comunicadora audiovisual y le encantaría vivir en un fotograma de una película, pero de momento se dedica a la comunicación corporativa y a la edición mientras el cine no le da de comer. Quiere convertir en perenne parte de su existencia y no parará hasta conseguir rodar una película o escribir un libro.

2 Femmes en 2CV
5 cosas que nunca faltan en tu mochila

Por orden de importancia:

1. Música
2. Libros
3. BBragas
4. Mapa de carreteras
5. Cámara

«Hay mucha gente buena en el camino. Nosotras no pagamos prácticamente ninguna reparación o piezas del coche en los más de 25 o 30 mecánicos que llegamos a visitar»

2 Femmes en 2CV

La vuelta a casa, puede que sea el momento más intenso y a la vez difícil de vuestro gran viaje de dos mujeres en un Citroen 2cv. ¿Qué flashes te vienen de esa época?

Fue muy dura. Ese momento en el que eres consciente que la aventura ha terminado y tienes que asumirlo sí o sí. Sentir que el sueño se desvanece. Esa presión por tener que ‘encajar’ en una sociedad normativizada, sentir que no se entiende cómo funciona el mundo o las personas, no conectar con la gente a tu alrededor con sus preocupaciones de ‘primer mundo’, no dormir ni tener apetito, sentir que se está más cómodo en la tienda de campaña en medio de la nada que en la cama de toda la vida… Eso sí, nunca se empieza de cero. Un gran viaje es un punto de partida que te acompañará toda la vida.

«Un gran viaje es un punto de partida que te acompañará toda la vida»

¿Ha cambiado tu forma de pensar sobre la sociedad/el mundo en que vivimos?

En realidad no, lo que ha cambiado es el nivel de conocimiento, consciencia, implicación y reivindicación. Viviendo en otros países y conociendo en profundidad cómo viven algunas comunidades nos hemos dado cuenta de los privilegios de ser mujeres blancas con pasaporte español, y eso da mucha rabia e impotencia. También nos hemos dado cuenta de la indivisibilidad de muchos conflictos y realidades y del excesivo individualismo de nuestra sociedad del mundo minoritario, siempre mirándonos el ombligo y creyéndonos el centro de todo.

¿El momento físico o mental más extremo/peligroso/extraño/intenso/paranormal que hayas vivido en tu gran viaje?

¡Un montón! Os contamos algunos: las 4 llamadas en 24 horas del embajador español en Moscú preocupado por nuestra posible deportación; nuestro desafío a las autoridades de la frontera de Turquía con Bulgaria; el viaje de ida y vuelta que hizo nuestro limpiaparabrisas en un autobús (sólo) de Budva-Montenegro a Belgardo-Serbia para ser reparado; el encuentro en mitad de las altas montañas del norte de Georgia con Antonio Orozco y Jesús Calleja rodando Planeta Calleja y subirlos al 2CV; que nos hagan un reportaje en el telediario de TVE gracias a un guarda de seguridad de la embajada española en Ankara-Turquía; estar en medio de las bombas en el intento de golpe de estado en Turquía en julio de 2016; llorar mares de indignación viendo como las autoridades trataban a los refugiados en Serbia; que los miembros de todos los clubs de 2CV de España monten un grupo de whatsapp para hablar de nuestro viaje de dos mujeres en un Citroen 2cv y montar una campaña de mecenazgo para comprarnos un carburador nuevo.

2 Femmes en 2CV

«En un gran viaje más que dinero hace falta usar la imaginación». ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Sí, totalmente. Acostumbradas a vivir con muy pocos recursos, das al dinero la importancia justa y usas la imaginación y la conexión con el entorno, ya sea humano o natural, para conseguir cubrir las necesidades básicas y recursos necesarios. Parece una quimera, pero cuando el dinero deja de ser fuente de preocupación, y se tiene confianza en uno mismo y en la bondad de la gente, los recursos llegan por si solos. Por ejemplo, nosotras no pagamos prácticamente ninguna reparación o piezas del coche en los más de 25 o 30 mecánicos que llegamos a visitar.

¿Qué momentos recordáis de felicidad extrema en esta aventura de dos mujeres en un Citroen 2cv? Esos puntos álgidos de alegría en los que uno se dice a sí mismo: «por momentos así merece la pena seguir en el camino y no volver a la oficina».

Muchos de los vividos dentro del coche, conduciendo en modo slow driving: con la música, la complicidad de una con la otra, disfrutando con paisajes naturales desconocidos (los viñedos de Italia, la costa de Croacia, las montañas de Montenegro, la luz de Bulgaria, la nieve en Turquía, el sol de los Alpes…). Momentos en los que dices: podría morir, y merecería tanto la pena haber vivido.

2 Femmes en 2CV

Tres personas anónimas que os hayan marcado en el camino y por qué.

El padre sirio que nos encontramos en el campo de refugiados en Presevo, que llevaba 3 meses de periplo con un bebé de 6 meses y que buscaba desesperado leche en polvo para su niña y no había lugar donde adquirirla (de las pocas ongs que estaban ayudando) o comprarla en farmacia. Su mirada agradecida a pesar de su situación.

Metin y su familia y Özer, los señores turcos doscavallistas que nos acogieron en sus casas, nos alimentaron, presentaron a toda su gente y nos ayudaron a reparar el 2CV con un amor y cariño emocionantes.

La familia bosnia que nos acogió en su casa sin conocernos de nada, simplemente por curiosidad inocente por ser dos chicas ‘extranjeras’ y el coche que para ellos era pura fantasía. Cómo, teniendo muy poco, nos lo dieron todo.

Vuestra cita viajera preferida y/o libro que recomendaríais a vuestro yo anterior al viaje.

La frase que se utilizó para promocionar la película de Thelma y Louise: ‘Somebody said get a life… so they did’.

¿Habrá otro gran viaje? ¿Ser nómada/viajero/nómada digital está sobrevalorado?

Seguro que sí.Después de esta aventura de dos mujeres en un Citroen 2cv, tenemos un montón de ideas en mente y ya pensado el gran viaje que haremos en la crisis/revolución de los 40. No está para nada sobrevalorado ser nómada, es una forma de vida completa y factible, en la que los retos son constantes, se necesita mucha disciplina y coraje, y salir de la zona de confort nos brinda momentos maravillosos.

2 Femmes en 2CV