A finales de 2011 Carola Fernández Moores y Marcelo Borrego aprovecharon su luna de miel para recorrer el Sudeste Asiático durante dos meses. Este viaje fue una revelación y decidieron que esa era la manera en la que querían vivir. Así fue como en 2012 abandonaron sus trabajos estables, abrieron el blog y paulatinamente todos sus proyectos escritos, audiovisuales, en redes sociales o en docencia tuvieron el mismo objetivo: unir viajes y comunicación. En los años siguientes hicieron cuatro grandes viajes: dos de seis meses (uno por los Balcanes en transporte público); y otros dos de nueve meses cada uno.

Carola y Marcelo de Periodistas Viajeros en su viaje por los Balcanes en transporte público

En 2016 hicieron un viaje que los marcó: un recorrido de seis meses por los Balcanes en transporte público. Recorrieron Eslovenia, Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Macedonia y Kosovo; además de Albania y Bulgaria, países indispensables para lograr entender esta región. No solo los motivaba el viaje, sino que querían comprender los sucesos de las guerras de los noventa. Después de este viajo escribieron un libro: “Yugoslavia y el laberinto de los Balcanes”.

Actualmente están en los primeros pasos de su quinto gran viaje, que los ha traído a España para seguir por Marruecos, Francia, Tailandia, Japón, Corea del Sur y Rusia, con el hilo conductor de la gastronomía. Marcelo y Carola, periodistas, viajeros y pareja desde hace 14 años, son los creadores del blog www.periodistasviajeros.com. En los últimos 7 años estuvieron 45 meses de viaje, con intermitentes regresos a Buenos Aires para encaminar proyectos pendientes y elucubrar nuevas aventuras. Han publicado tres libros de crónicas de viajes, realizan asesoría en redes, comunicación y turismo, imparten talleres de periodismo de viajes presenciales y online y dan charlas alrededor del mundo.

«Hay que tomarse los viajes con calma, dejar que nuestros sentidos vayan absorbiendo las experiencias»

En todos sus viajes han estado abiertos a múltiples experiencias: dormir en casas de familias en Japón, Corea del Sur, Alemania y Estados Unidos; cuidar mascotas en Irlanda y Escocia; alojarse en un templo budista en Myanmar; atravesar Vietnam en bus; recorrer el Rajastán en coche hasta llegar al Taj Mahal y hasta participaron en un cumpleaños indio en Nueva Delhi; en moto se internaron en los arrozales de Bali y en perdidas islas filipinas; se conmovieron amaneciendo en Angkor Wat en Camboya y con los atardeceres entre elefantes en Sri Lanka; en China fueron hasta Xian para ver los guerreros de terracota y a Beijing para subir a la Gran Muralla; en Taiwán probaron delicias hasta la madrugada en sus night markets y en Koh Lipe esperamos que por unos minutos se detuviera el tiempo.

Carola y Marcelo CONTARÁN SU HISTORIA EL 7 DE ABRIL EN BILBAO EN EL EVENTO DE CHARLAS DE VIAJE MÁS IMPORTANTE DE ESPAÑA. Conoce más sobre su historia en su página de Facebook, Twitter y su perfil en Instagram. Toda la información del evento en su web oficial

Nombre, apellidos, profesión -conocida 😉 a qué dedicas el tiempo cuando no viajas- y lugar de nacimiento.

Somos Marcelo Borrego y Carola Fernández Moores, ambos nacidos en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Somos los creadores del blog periodistas viajeros.

Periodistas de tiempo completo desde hace veinte años, ya sea de viaje o cuando regresamos a Argentina, siempre estamos comprometidos con diferentes proyectos de comunicación: escritura de libros, notas para diferentes publicaciones, producción de videos y fotografías, desarrollo en redes sociales, talleres, cursos y asesorías. Las siguientes respuestas van por cuenta de Marcelo (más conocido como Machi).

seguro mochilero

5 cosas que nunca faltan en tu mochila.

Computadora portátil, teléfono celular, libro electrónico, protector solar y sacacorchos.

Sabemos que durante un gran viaje a veces no tenemos el tiempo necesario para interiorizar o asimilar todo lo que estamos viviendo y a veces, al regresar, es cuando las vivencias comienzan a ordenarse. ¿Qué has aprendido en tu gran viaje?

Llevamos cinco grandes viajes de entre 6 y 9 meses cada uno. Uno de los mejores aprendizajes es tomarse los viajes con calma, dejar que nuestros sentidos vayan absorbiendo las experiencias. Al ponerlas por escrito, al dejarlas plasmadas en fotos y videos uno puedo regresar a esas experiencias en cualquier momento. Es verdad que en viajes largos, intensos, recién pasado un tiempo uno consigue dimensionar lo que vivió, las paredes milenarias que tuvo el privilegio de tocar, los caminos que pudo recorrer, las personas con las que se encontró y las situaciones en las que vio inmerso. Es un proceso que hay que hacer para que el viaje sea completo.

La vuelta a casa, puede que sea el momento más intenso y a la vez difícil de un gran viaje. ¿Qué recuerdos te vienen de ese instante?

Siempre son iguales, parece que tuviera programado el cuerpo para que funcione de esa manera aunque no me guste. En los últimos días un ligero malestar comienza a florecer, no es muy fuerte pero está ahí. Le siguen varios sentimientos encontrados: alegría por volver a ver a los seres queridos, nostalgia por las aventuras vividas, expectativa por la nueva etapa, incertidumbre por lo que viene, un poco de desasosiego por el ciclo rutinario que se avecina. También algo de desánimo los primeros días, hasta que comenzamos a planear un nuevo viaje, vuelve la adrenalina y todo comienza de nuevo.

¿Ha cambiado tu forma de pensar sobre la sociedad/el mundo en que vivimos? ¿Cómo te sientes en tu vida cotidiana después de haber vivido lo que has vivido?

El viajar enseña y abre la cabeza por sí solo, pero también hay que complementarlo con estudio y lecturas, las diferentes sociedades son complejas, contradictorias. Solo con recorrer un lugar no se alcanza a ver el cuadro completo. No tiene la misma dinámica una sociedad que ha sufrido una guerra hace poco tiempo que otra que ha vivido en paz por décadas. El contexto religioso también es importante tenerlo en cuenta, costumbres, historia, relaciones personales. El mundo es un lugar hermoso, pero al mismo tiempo mayormente injusto, desde nuestro lugar intentamos aportar lo nuestro para que lo sea un poco menos.

¿El momento físico o mental más extremo/peligroso/extraño/intenso/paranormal que hayas vivido en tu gran viaje?

Lo primero que se me viene a la cabeza fue la claustrofobia que sentí en los túneles de Cu-chi en Vietnam, es algo que me ha marcado para siempre. Además me transportó en unos segundos a lo que debe haber sido la vida de esos hombres y mujeres durante la guerra contra Estados Unidos. Viviendo por años en angostos pasillos bajo tierra, oscuros, con poco aire, sin comida y en donde siempre había que andar agachados, con las bombas repiqueteando alrededor.

«Ahora mismo estamos en nuestro quinto gran viaje. Será de entre seis y ocho meses y la gastronomía será el hilo conductor que guiará el trayecto. Amamos la comida y conjugada con los viajes, es algo insuperable»

«En un gran viaje más que dinero hace falta usar la imaginación». La pregunta 1000 veces repetida por aquellos que no se han lanzado o tienen miedo es que cuesta demasiado dinero. ¿Qué le dirías a alguien que ahora está soñando con emprender su propia aventura, por ejemplo como vuestro viaje por los Balcanes en transporte público y pone los medios económicos como barrera para hacerlo?

Cuanto más largo es el viaje menos cuesta en promedio, esto es una realidad. Y la imaginación es esencial. El alojamiento suele ser el gasto más grande cuando uno viaja (sacando el vuelo) y existen múltiples posibilidades para conseguir lugares gratuitos y ahorrarse este costo. Por ejemplo, vivir en casas de familia, cuidando mascotas, trabajando en hostels, si les gusta la naturaleza, en carpa también es una opción, por ejemplo. Si comemos la comida local siempre es mucho más barata que la internacional y además se aprende de la cultura del lugar y si viajan a dedo o en bicicleta también hay ahorro en transporte. En fin, se necesita dinero, pero no tanto como uno pudiera imaginar y si encima, se puede trabajar en el camino, es mucho más fácil.

Periodistas Viajeros en unos de sus grandes viajes

Aquellos que nos ven vivir una aventura sea a través de las redes o de un blog muchas veces idealizan el viaje o los destinos, algo a lo que no ayuda a veces redes sociales como Instagram. ¿Qué no te ha gustado de tu experiencia viajando? ¿Qué cosas, países, personas, sensaciones personales te han dejado una huella negativa?

Detrás del mundo «fascinante» de los bloggers de viajes o nómadas digitales, hay realmente mucho trabajo. El costo por tener la posibilidad de vivir viajando es que también se vive trabajando. No hay fines de semana ni feriados. Igualmente sigue siendo la mejor de las opciones de vida para nosotros.

Con respecto a las experiencias, tanto las buenas como las malas, las tomamos como parte del viaje. Sentimos que hay que ponerle el hombro a todas las situaciones y el recorrer el mundo implica que no solo vamos a visitar los lugares «lindos». Para llegar al Taj Mahal hay que recorrer una India repleta de pobreza e injusticias, para visitar la Gran Muralla China, hay que hacer fila por horas o para alcanzar las islas más paradisíacas de Filipinas, hay que sortear los más variados obstáculos. Más allá de algún intento de estafa de taxistas (estoy seguro que todos forman parte de una organización internacional con un líder que dicta las órdenes) o los regateos típicos, en general nos hemos encontrado con mucha gente buena en el mundo.

Tres momentos/personas anónimas que se te hayan quedado grabados del camino y por qué. Personas que serán siempre importantes cuando recuerdes tu gran viaje.

Una niña en Nueva Delhi en India que conoció Caro en la calle y nos invitó a pasar su cumpleaños junto con toda su familia.

Un japonés que conocimos en Filipinas, se confundió de excursión y se quedó varado y sin dinero. Le dimos lo poco que teníamos y cuatro años después nos volvimos a ver en Tokio. Nos invitó a cenar y nos devolvió el dinero.

Un bosnio dueño de un hostel de Sarajevo que nos contó lo que vivió durante las guerras de los Balcanes, mientras una botella de rakia se iba vaciando lentamente.

Periodistas viajeros por los Balcanes

¿Qué haces o intentas aplicar para que tus viajes sean responsables y sostenibles con el entorno, las personas, los animales?

Nos interesa el cuidado del planeta y prestamos mucha atención a esto y denunciamos en nuestro blog y redes sociales, cuando hay prácticas que no corresponden, ya sean de contaminación, explotación de personas, como de maltrato animal. A nivel personal tratamos de hacer todo lo que sea amigable con el medio ambiente. En el ámbito profesional, escribimos y nos involucramos en historias que tengan que ver con estos temas. Por ejemplo: la postal romántica de Sri Lanka puede ser la de miles de mujeres trabajando en los campos de té. Yo no puedo ver otra cosa que miles de mujeres mal pagadas, trabajando de sol a sol, explotadas, viviendo en la pobreza. De estos temas también hablamos en el blog y en nuestros libros.

¿Hay otro gran viaje a la vista? ¿O con uno ya es suficiente?

Ahora mismo estamos en nuestro quinto gran viaje. Será de entre seis y ocho meses y la gastronomía será el hilo conductor que guiará el trayecto. Amamos la comida y conjugada con los viajes, es algo insuperable. Nuestro viaje tendrá visitas a paraísos culinarios como España, Marruecos, Francia, Tailandia, Japón, Corea del Sur, China, Rusia y quizás algún destino más, el camino hablará.


Anónimo the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Sigue mis viajes en mi perfil de Twitter, Facebook e Instagram.