«No logré alcanzar mi meta original: llegar hasta Alemania andando», admite Christoph Rehage, un aventurero que a sus 26 años -entre noviembre de 2007 y el mismo mes de 2008- recorrió a pie los 4.646 kilómetros que separan Beijing (China) de Ürümqi (China). Tras atravesar el desierto de Gobi, decidió detenerse, «de momento», afirma. Los que amamos viajar sabemos a ciencia cierta que tarde o temprano, el virus del viajero volverá a infectarle.

Rehage, licenciado en Estudios de China, Literatura Rusa e Historia Moderna, vive actualmente en Munich (Alemania). ¿Por qué decidió detenerse? «Simplemente quería retomar de nuevo mi vida. Tuve que recuperar el control sobre mí mismo y eliminar el ‘jefe interno’ que me decía qué debía de hacer’. Mucha gente que ve el vídeo piensa ‘¡quiero ser libre como ese chaval!’ pero lo que no saben es que en ese momento estaba perdiendo el control sobre las motivaciones que me movieron a llevar a cabo este viaje». Christoph planeó este viaje durante un año. A lo largo de su aventura se dejó crecer la barba y el pelo sin cortarse ni un solo pelo. Como podréis comprobar en el vídeo que os ofrecemos a continuación hay algunos instantes en los que podemos verlosubido a un avión o viajando en barco, esas instantáneas fueron tomadas durante algunas pausas para descansar, resolver algunos trámites burocráticos o hacerse cargo de temas personales.

Con las miles de fotografías que se trajo de su aventura editó este video que resume su periplo y que ha sido premiado este año en festivales como Squamish Mountain, en el Vancouver International Mountain Film Festival y en la quinta edición del International Mountain Film Festival Domžale.

«La idea de volver a casa andando desde Pekín se me ocurrió cuando estaba estudiando allí. Anteriormente había caminado desde Paris hasta mi casa en Alemania durante el verano de 2003. Fue un pequeño paseo de unos 800 kilómetros que me llevó cerca de un mes. Hubo algo especial en ese viajue. Recuerdo estar en la carretera pensando: ¿dónde voy a dormir? ¿dónde voy a comer? Las preguntas metafísicas no existían, ninguna preocupación importante, sólo problemas pragmáticos a los que dar solución. Me sentí bien, aquello tuvo un gran significado».

Si tuviera que elegir uno de los lugares más bonitos por los que pasó, definitivamente serían las «tierras altas tibetanas con sus famosos yaks blancos». En toda aventura como mochilero siempre surgen imprevistos y, en un país como China, es por todos sabido las dificultades que impone el Gobierno chino para viajar libremente como turista por diversas zonas del país. Rehage tuvo que regresar varias veces a Pekín para resolver algunos trámites burocráticos y poder continuar su periplo.

Christoph reunió todas sus experiencias en su página web www.thelongestway.com donde puedes curiosear su diario de viaje desde su primera crónica (9 de noviembre de 2007) hasta la última escrita un año más tarde.

Facebook: www.facebook.com/​CRehage
Web: www.thelongestway.com
Música: The Kingpins (myspace.com/​theoneandonlykingpins) y Zhu Fengbo.