¿Es posible dar la vuelta la vuelta al mundo sin ser rico? ¿O vivir durante años en las playas más paradisiacas de Asia y Oceanía? ¿Tienes la inquietud de convertirte en un nómada digital y no sabes cómo? Sergio Gago lleva 15 años dirigiendo equipos técnicos (desde pocas personas hasta varios cientos) y dedicado al desarrollo de software.

Sergio Gago, nómada digital

Durante 5 años Gago (@piratecto) viajó con su pareja mientras trabajaba. Antes de salir su objetivo era viajar sin billete de regreso. Empezaron trabajando en Estados Unidos durante más de medio año para después viajar 6 meses por Asia. Después, durante un año combinaron el trabajo de instructores de buceo en Malasia e Indonesia con trabajos remotos para Estados Unidos y España. Después viajaron en furgoneta por Australia y Nueva Zelanda y pasaron un tiempo en Tailandia, Laos y Camboya. En la última etapa del viaje recorrieron China. Allí Sergio consiguió una beca para estudiar un máster en Holanda y después de mucha indecisión entre seguir viajando por Sudamérica o aceptar la beca, decidieron volver a Europa. Tras 14 meses viviendo en Holanda volvieron a Barcelona a pasar las navidades y a su pareja le surgió un trabajo y decidieron asentarse una temporada. Hoy, 5 años después, siguen viajando mucho y trabajando en la gestión multicultural de equipos. Tienen dos hijas (1 y 3 años) y ya están preparando su siguiente proyecto.

«Viajar para siempre es un concepto romántico, que yo mismo intento compartir. Sin embargo no es realista»

Sergio Gago, nómada digital con su proyecto theworldbeyondus.com

Hablamos con Sergio sobre su experiencia como viajero y nómada digital, en la que combinaba viaje y trabajo, con el que logró abrirse camino en muchos rincones del mundo y que el viaje durase el tiempo más de lo esperado.

5 cosas que nunca faltan en la mochila de un nómada digital

En la maleta de mano, dos mudas, portátil, cámara de fotos / móvil, fortasec y pasaporte.

La salud y tu gran viaje. ¿Consideras importante llevar contigo un seguro de viaje? ¿Enfermaste en tu aventura o recuerdas alguna historia de otro viajero que enfermó de viaje?

Imprescindible, un buen seguro que cubra cualquier incidencia, incluidas las más graves. No es solo por uno mismo sino por los demás o por tu familia. Si te pasa algo gordo no quieres dejar la responsabilidad de ir a buscarte o estar contigo a tu familia (¡o moverte en un avión ambulancia…!). Personalmente nunca tuve nada complicado, pero SÍ que he visto de primera mano historias de mucho miedo. Desde malas pasadas de Malaria o Dengue, hasta tener que volar de emergencia a España pagando una pasta.

La vuelta a casa, puede que sea el momento más intenso y a la vez difícil de un gran viaje. ¿Qué flashes te vienen de esa época?

Viajar para siempre es un concepto romántico, que yo mismo intento compartir. Sin embargo no es realista. Lo que es realista es viajar muuuuuy despacio y cambiarse cada cierto tiempo de lugar. En ese caso el shock cultural inverso es menos complicado o duro. Y es que al final lo complicado es «readaptarse» a lo que los demás llaman «vida normal». Creo que lo más complicado, pero gratificante a la vez, es poder utilizar todos los conocimientos y vivencias para hacer que tu vida sea mejor estés donde estés. Vivir el momento y disfrutar de cada segundo. Un paseo por el Raval de Barcelona te da para ver las mismas nacionalidades que en una vuelta al mundo. ¿Qué actitud quieres tener al respecto? ¡No tener una mochila a la espalda no significa que no hagas lo mismo!

Sergio Gago, nómada digital, con su pareja en Islandia

¿Ha cambiado tu forma de pensar sobre la sociedad/el mundo en que vivimos?

Continuamente cambia. Creo que no nos podemos permitir quedarnos anclados. Viajar añade perspectiva, pero también la edad, los trabajos, los compañeros o los amigos. Tampoco podemos caer en la falacia de «porque yo he visto mundo se más que tu» (¡que he visto muchos casos!). Sin embargo me ha ayudado a apreciar más las pequeñas cosas, y disfrutar de cosas que daba por sentadas por estar siempre ahí.

¿El momento físico o mental más extremo/peligroso/extraño/intenso/paranormal que hayas vivido en tu gran viaje?

El momento mental fue un retiro de meditación Vipassana, donde después de 11 días sin hablar y meditando 14 horas al día me pude enfrentar a todos mis demonios. Los buenos y los malos 🙂 Momentos peligrosos o extremos, ¡hay demasiados para poder contar! Pero nada que cualquier viajero no pueda contar.

«En un gran viaje más que dinero hace falta usar la imaginación». ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Sí, pero dejando siempre una bolsa de «backup» para poder volver a casa y vivir un par de meses si la imaginación se acaba o vienen mal dadas. Además no solo vale la imaginación, sino estar dispuesto a todo, abierto de miras, y echarle huevos.

Sergio Gago, nómada digital, saltando en Islandia

¿Algunos momentos que recuerdes de felicidad extrema en tu vida de nómada digital? Esos puntos álgidos de alegría en los que uno se dice a sí mismo: «por momentos así merece la pena seguir en el camino y no volver a la oficina».

Es que «volver a la oficina» no tiene que ser malo necesariamente. Lo que es malo es volver a un sitio que no te gusta, a hacer algo que no te motiva. Pero no podemos de forma absoluta y categórica decir «viajar es bueno y trabajar en una oficina es malo». Por lo demás, ¡todos los momentos que recuerdo son felices! (vale, no es cierto, sí que recuerdo momentos malos… pero en perspectiva no los cambiaría). Sí que tengo varios flashes que me recuerdan mucha mucha felicidad. Momentos con mi pareja, alguna fiesta muy buena, un proyecto terminado con éxito… pero no dejan de ser pasos en el camino.

Tu cita viajera preferida y/o libro que recomendarías a tu yo anterior al viaje.

Deja el mundo en mejores condiciones de como lo encontraste. Vale, no es exclusivamente de viajes, pero a mí me mola, ¿ok? 🙂
El arte de viajar, de Alain de Botton. Y por supuesto, «Nómadas para siempre», de un servidor 🙂 Supongo que me habría ahorrado unos cuantos traspiés antes de empezar.

Sergio Gago, nómada digital con su portátil y guitarra

¿Habrá otro gran viaje?

Claro que sí, con dos pequeñas a las espaldas esta vez.

¿Ser nómada digital está sobrevalorado?

Yo creo que ser nómada digital no está sobrevalorado, simplemente ahora hemos dado nombre a algo que llevábamos tiempo haciendo, y se ha puesto de moda. Esto nos ayuda porque ahora hay coworkings, mejor internet, la gente te mira menos raro por estar 3 horas sentado en el mismo restaurante con el ordenador…


Anónimo the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Sigue mis viajes en mi perfil de Twitter, Facebook e Instagram.