mochilera-Uyuni-Bolivia-Nicol-Alexandra
Foto: Nicol Alexandra Campaña (Chile)

Si estás leyendo este artículo seguramente estés deseando viajar, quizás seas mujer y el hecho de serlo te hace sentir más insegura. Pero, todas hemos pasado por ello y todas nos hemos planteado los obstáculos que pueda generar nuestra condición. Sinceramente, te adelanto que, en contra de lo que pueda parecer, más que una desventaja el hecho de ser una mujer es, en la mayoría de los casos, una ventaja. El ser mujer y turista te permitirá acceder a ambos mundos tanto al femenino como al masculino, cosa que en el caso de los hombres en ocasiones es complicado. En algunas culturas suelen tener dificultades para interactuar con las féminas.

En otros casos, el hecho de ser mujer desarrollará un sentimiento proteccionista entre los locales sobre todo en aquellas sociedades más tradicionales. Así que, te ayudarán si te ves perdida en mitad de la noche en medio de una calle llena de perros callejeros o si te cuesta cruzar la calle con el alocado tráfico asiático. A lo largo de la Historia siempre ha habido aventureras. No hay más que recordar a Lady Hester Stanhope, Anita Delgado o Amelia Earhart. Si ellas pudieron, en unas circunstancias probablemente más difíciles, ¿por qué no ibas a poder tú? No te lo pienses más, ve a dónde quieras ir. Para animarte aquí te dejó algunos de los miedos que suelen frenarnos a la hora de lanzarnos a la aventura.

Choque cultural

No te lo voy a negar el choque cultural existe y es probablemente una de las maravillas de viajar. La mayoría de las veces esto se soluciona adaptando la vestimenta. A muchas de las mujeres que conozco les molesta el tener que llevar camisetas de mangas largas o pantalones largos por motivos culturales cuando hace calor. Pero, seamos razonables, es una simple ropa y te vas a sentir más cómoda y vas a poder interactuar mejor con los locales. No es tan grave.

Seguridad

Eli-Zubiria-mochilera-bus-CamboyaEl tema de la seguridad no cambia mucho de cuando no viajas. Aunque el país sea lejano las precauciones son las mismas y la mayoría basadas en el sentido común: si no te sientes cómoda caminando por ese callejón sal de él.

Vestimenta

Pocos son los países en los que el velo es obligatorio y como ya he mencionado antes, simplemente con llevar ropa que te cubra el cuerpo el tema de la vestimenta está solucionado. Recuerda que eres tú la invitada en el país local y por tanto, has de adaptarte un poco. Dicho esto, también te digo que en la mayoría de los destinos turísticos están más que acostumbrados a ver mujeres en mini shorts y camisetas de tirantes a pesar de que las mujeres locales no lleven ese tipo de ropa.

Hombres pesados

Los hay en todas partes. Vale, seamos justas, también los hay majos, buenos e incluso guapos. Pero quizás estos no son los que te preocupan. Lo importante de cómo lidiar con los tíos pesados es aprender a decir que no. A tu manera pero hazlo, si no te interesa dile que no. Lo sé, a veces es complicado porque a fin de cuentas el tipo no ha hecho ni dicho nada pero, si sientes que tienes que librarte de él: hazlo. No pasa nada, estás de viaje y las posibilidades que te vuelvas a encontrar con esa persona son bastantes bajas así que, si tienes que ser borde sé borde.

Soledad

La verdad es que nunca he tenido problemas con este aspecto ya que soy una persona más bien introvertida. Pero, si necesitas estar con alguien y por eso no te animas a viajar sola, no te preocupes, siempre conocerás a gente con la que viajar temporalmente. Los hostels y los tours son el lugar ideal para conocer viajeros. Yo, por ejemplo, conocí a una chica británica en Kep y pasamos una semana juntas viajando por Camboya.

Eli-Zubiria-mochilera-Denpasar-India

Taxistas y transporte en general

En mi primer viaje al sudeste asiático, a Balí, estaba convencida de que todos los taxistas me iban a secuestrar, timar o qué sé yo. Nada más lejos de la realidad. La mayoría no lo son y te llevaran a tu destino sin mayor complicación que tener que negociar el precio. Yo personalmente tengo la norma de intentar evitar llegar de noche a un pueblo nuevo, pero las últimas semanas descubrí que tampoco pasa nada si no puedes llegar de día.

Templos

En la mayoría de los templos del sudeste asiático tendrás que cubrirte los hombros y las piernas. E incluso en algunas te pedirán que te pongas una falda o sarong. Por supuesto, si entras a alguna mezquita tendrás que cubrirte el cabello. Más allá de esto y del dinero que tendrás que pagar en alguno de ellos no hay mayor dificultad para acceder.

Estos son, en mi opinión, los mitos que rodean a la mujer que viaja sola y son miedos que yo misma también he superado. Espero que te ayuden a romper con esa barrera. Si tienes cualquier otra duda o temor no dudes en escribirme.


Anónimo the author

Periodista, viajera y social media. He vivido en Londres y París. Viajado por Australia, Tailandia, Camboya, Laos e Indonesia. En el último año he subido el cañón de los Reyes, atravesado el desierto australiano,dormido bajo las estrellas junto al Uluru y bailado con los Yarrabah. He buceado en la gran barrera del coral, contemplado atardeceres en la playa de Kuta. Ahora en Sydney. Llevo ante todo una Vida de Viajera.