Somos Lidia y Javi, una pareja que vive viajando y dando la vuelta al mundo en furgoneta con nuestro proyecto Van Travellers. Desde que nos conocimos hace 11 años nos ha unido la pasión de viajar y siempre hemos tratado de hacer lo que cada momento la vida y nuestro cuerpo nos ha pedido. Pensamos que hay que cambiar para evolucionar y crecer, que la vida está llena de etapas más o menos largas, y que la última no ha de llegar a los 30 años con una hipoteca, hijos y el mismo trabajo de por vida que de alguna manera nos ate y nos condicione.

Lidia y Javi de Van Travellers en su vuelta al mundo en furgoneta

NUESTRA HISTORIA

Nuestra vuelta al mundo en furgoneta comenzó en 2014, para entonces estábamos viviendo en Escocia y comenzamos a sentir que queríamos dedicarnos mucho más tiempo a nosotros mismos, estar en continuo movimiento, conocer gente y lugares de los que ni habíamos oído hablar y seguir conociéndonos a través de miles de experiencias.

«Comenzamos a pagar nuestra aventura y nuestra forma de vida con ahorros y gracias a una vida austera; rechazando lo innecesario cuando lo innecesario no tiene ningún sentido»

Como sucede habitualmente con una gran parte de la población, un mes al año ni de lejos era suficiente para poder cumplir este nuevo sueño, por lo que decidimos comprar una furgoneta, La Furiosa, una VW T4 del 94. La decisión de vivir viajando y dar la vuelta al mundo en furgoneta no fue difícil; no nos costó ningún dolor de cabeza, fue una decisión como cualquier otra que tomamos en la vida; nos ha hecho crecer interiormente, mejorar y nos ha llevado muy lejos.

Lidia y Javi de Van Travellers en su vuelta al mundo en furgoneta en Torres del Paine

Al igual que muchos otros viajeros, comenzamos a pagar nuestra aventura y nuestra forma de vida con ahorros y gracias a una vida austera; rechazando lo innecesario cuando lo innecesario no tiene ningún sentido.

Después de tres años en la ruta, terminamos nuestro segundo libro «Guía para Vivir la Van Life», y seguimos trabajando en diferentes proyectos que nos ayudan a seguir adelante, rodeados de naturaleza y teniendo la tierra como nuestro jardín.

Hemos recorrido 27 países con nuestra furgoneta, navegado el Océano Atlántico con ella y llegando al Fin del Mundo, por ahora, seguimos conduciendo las tres Américas hasta Alaska, desde allí, trazaremos un nueva ruta.

Lidia y Javi de Van Travellers en su vuelta al mundo en furgoneta

COSAS QUE UNO APRENDE DANDO LA VUELTA AL MUNDO EN FURGONETA

Los primeros 6 meses de viaje fueron espléndidos y muy especiales, llenos de situaciones y sensaciones que no habíamos experimentado hasta el momento, o al menos no con la misma intensidad.

Por ejemplo:

• Empezamos a experimentar la bondad de algunas personas, su cercanía y sus ganas de compartir.

• Aprendimos a comunicarnos sin hablar el mismo idioma, a pasar horas con gente de todas las edades, a comer con ellos, a dormir en sus casas…

• Pedir ayuda a desconocidos cuando lo necesitamos, y lo más importante empezamos a ayudar. Haces que este buen gesto se convierta en una cadena.

• Cambiamos hábitos a la hora de ducharnos, de lavar la ropa, de lavarnos los dientes, a cocinar…

• Empezamos a valorar lo que es imprescindible para vivir y empezamos a vivir con menos, y consecuentemente nos dimos cuenta de todo lo que es prescindible en tu día a día.

• Aprendimos a luchar con las apariencias. Poco a poco dejamos el mundo superficial que rodea a la sociedad moderna y nos deshicimos de prejuicios.

Lidia y Javi de Van Travellers en su vuelta al mundo en furgoneta

Dar la vuelta al mundo en furgoneta camper es una aventura que hay que hacer por lo menos una vez en la vida. Y si no, cierra los ojos por un momento e imagina que estás conduciendo por una de las carreteras más bonitas de la tierra, en un viaje donde cada segundo es nuevo, cada cara esconde una nueva historia. Imagina cómo descubres miles de cosas y te descubres a ti con ellas.

RAZONES PARA DAR LA VUELTA AL MUNDO EN FURGONETA

¿Qué te parece? ¿te gusta la idea? Si tu respuesta es SI, sigue leyendo, te contamos algunas de las razones por las que pensamos que es una experiencia maravillosa y una bonita manera de viajar y vivir.

• Eres Libre. Cuando viajas en furgoneta eres flexible, te dejas llevar, puedes cambiar la ruta, si la hay, y tomar desvíos a nuevos sitios que conocer. Si llegas a un sitio y te gusta, aparcas, lo haces tuyo, tu nuevo hogar.
¡Es tu viaje, una manera distinta de vivir! Eres dueño de tu tiempo.

Lidia y Javi de Van Travellers comiendo en el campo en su vuelta al mundo en furgoneta

• Es la manera más barata de viajar y vivir. Vayas donde vayas tu casa va contigo. Tienes donde dormir y cocinar en cualquier parte del mundo. El alquiler y las facturas las dejas atrás.

Si no lo estás ya, te enamoraras de la naturaleza. Porque estarás inmerso en noches iluminadas por la luna, verás estrellas, cometas y constelaciones. Te darán ganas hasta de aprender astrología. Escucharás la lluvia caer en el techo de la furgoneta, inhalarás el olor de los árboles, el mar. Todo se magnifica. Disfrutarás de delfines al amanecer y de ciervos en las montañas… En definitiva pocas formas hay de vivir viajando que te ofrezcan un contacto tan cercano y diario con el mundo donde vives.

• Descubres lo que no viene en las guías, la hospitalidad de quien no conoces y cosas que ni imaginas. Ve despacio y disfruta de la aventura.

• Un nuevo despertar cada día. Te sorprenderás de la cantidad de sitios increíbles que hay para acampar libremente. No importa si estas en la costa o en las montañas, cada día tendrás un jardín diferente donde leer, explorar, pintar, caminar…

Lidia y Javi de Van Travellers haciendo una fogata en su vuelta al mundo en furgoneta

• Social. Hay gente viajando o dando la vuelta al mundo en furgoneta en todas partes del mundo, siempre habrá alguien con quién compartir experiencias, consejos, un vaso de vino y mucho ánimo para seguir. Conocerás gente que encuentra muy interesante tu manera de vivir y viajar, querrán saber, que les cuentes, mostrarte, que entres a sus casas…

• La vida es más simple y sencilla cuando vives en furgoneta. Te das cuenta de que se necesita la mitad para vivir. Valoras el ser en vez del tener.

• Tolerancia y respeto. Conoces culturas, costumbres y tradiciones que nada tienen que ver con la tuya y a la vez te das cuenta de que todos tenemos muchas cosas en común. De algún modo todos somos iguales, personas allí donde vayas.

Viajar con furgo es adictivo. Todo es comenzar.

Van Travellers en su vuelta al mundo en furgoneta


Anónimo the author

Somos Lidia y Javi, una pareja que vive viajando en su furgoneta desde mayo del 2014. Nos une la pasión de viajar, el deseo de aprender, el sentimiento de libertad, el interés por las distintas culturas y conectar con nosotros mismos a medida que viajamos. Más sobre nosotros en Facebook, Instagram y YouTube.