El vuelo de Apis es el proyecto de Ingrid y Andrés que los llevó junto a sus tres hijas -Nora, Cloe y Elsa- a recorrer Sudamérica en un 4×4 durante un año (2016-2017), su gran viaje en familia. Es un proyecto viajero familiar y educativo, abierto, colaborativo y flexible que tiene como leitmotiv la regla de Farrar: la producción individual de cada abeja aumenta con el tamaño de la colmena. Esta pareja de educadores diseñó un recorrido a través de familias y escuelas que se ofrecieron a ayudarlos y el verdadero viaje ocurrió en el interior de hogares y aulas, fue una manera íntima de recorrer lugares y culturas desde dentro. Durante el viaje visitaron experiencias educativas y las entrevistaron para compartirlas con el mundo, con la aspiración de servir de reflexión sobre la manera de educar a nuestros hijos y de inspirar, con ejemplos reales, otra manera de educar. A esto lo llamaron “Polinizar escuelas”.

El Vuelo de Apis, un gran viaje en familia por Sudamérica. Sentados en el Salar de Uyuni en Bolivia

Este gran viaje en familia les ha regalado muchísimos momentos muy especiales: Tan solo en la primera semana convivieron durante 2 días con 400 indígenas Wiwas, Koguis y Arhuacos en un encuentro educativo en sus poblados de la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia) y Nora, Cloe y Elsa lograron que Carlos Vives los invitara a su casa en Santa Marta (Colombia); Pepe Mujica los atendió cuando llegaron a su casa de las afueras de Montevideo sin cita previa, sacó unas sillas de plástico y estuvieron conversando cerca de una hora; la noche de fin de año y los días posteriores los pasaron rodeados de músicos y artistas (ahora amigos) en una fiesta muy especial que organizan los hermanos Drexler en La Paloma (Uruguay); fue mágico escuchar a Jorge tocar “Camino a la Paloma” en La Paloma, rodeados de intimidad y amigos.

Estos son los números de su viaje: 45.000 Km recorridos, 9 países visitados, los recibieron 83 familias, más de 500 contactos nuevos en la agenda, 83 proyectos educativos visitados, más de 100 entrevistas publicadas, 80 Trip schooling, 0 enfermedades, 1 diarrea, 1 perro atropellado, 3 noches en hotel, 87 noches overlanding, 1 intento de soborno, 1 guanaco salvado, 0 pinchazos, 2 averías leves, 7 vuelos, 20 fronteras, 1 terremoto, 8 y 4 Kg más de felicidad, 30.000 €, 365 días sorprendentes, incontables aprendizajes.

INGRID Y ANDRÉS CONTARÁN TODOS LOS PORMENORES DE SU GRAN VIAJE EN FAMILIA EL 14 DE ABRIL EN BARCELONA EN LAS JORNADAS DE LOS GRANDES VIAJES 2018. Conoce más sobre su proyecto en su fanpage de Facebook, Twitter, Instagram o su web oficial. Toda la información del evento en la web oficial de las Jornadas

Nombre, apellidos, profesión -conocida 😉 a qué dedicas el tiempo cuando no viajas- y lugar de nacimiento.

Andrés Melero: profesor de ciencias. Nacido en Sevilla.
Ingrid Sanz: Orientadora escolar. Nacida en Barcelona

El Vuelo de Apis, un gran viaje en familia por Sudamérica. Familia a caballo en el Valle de Cocora en Colombia

5 cosas que nunca faltan en tu mochila

1. 3 hijas pequeñas
2. Optimismo, ilusión y confianza
3. iPhone para fotos, vídeos e internet
4. Hornillo portátil.
5. Sacos sábanas

“A pesar de haberlo pensado mucho y haber tratado de estar psicológicamente fuerte la vuelta es dura y estamos viviendo el choque cultural inverso que muchos médicos describen”

La salud y tu gran viaje. ¿Consideras importante llevar contigo un seguro de viaje?

Para nuestra tranquilidad y viajando con 3 niñas pequeñas es muy importante llevar un seguro de viaje contratando un paquete familiar.

¿Enfermaste en tu aventura o recuerdas alguna historia de otro viajero que enfermó de viaje?

No hemos tenido que acudir al seguro ni una sola vez durante todo este año recorriendo Sudamérica, afortunadamente ha sido el año más sano de los 5 en toda nuestra vida, y las niñas no han enfermado en todo el año.

Yo (Andrés) tuve una diarrea de 10 días en Perú por comerme un pastelito de merengue. No se me ocurrió otra cosa que comprarlo en una tiendecita sin electricidad ni nevera en mitad del desierto peruano. Tenemos muchas historias de amigos que enfermaron durante el viaje, en concreto varios que pasaron la malaria en África.

El Vuelo de Apis, un gran viaje en familia por Sudamérica

La vuelta a casa, puede que sea el momento más intenso y a la vez difícil de un gran viaje. ¿Qué flashes te vienen de esa época?

En nuestro caso aún lo tenemos bastante reciente y podemos decir que todavía estamos en ese periodo de shock. A pesar de haberlo pensado mucho y haber tratado de estar psicológicamente fuerte la vuelta es dura y estamos viviendo el choque cultural inverso que muchos médicos describen.

Al principio estás en estado de euforia y alegría por el viaje reciente y por reencontrarte con familia y amigos, pero cuando pasan unas semanas todo se hace mucho más cuesta arriba. Pero ya tenemos nuevos proyectos y emprendimientos relacionados con el viaje que poco a poco nos están devolviendo las ganas de volver a salir y la ilusión por el presente continuo.

“Hay mil millones de viajes posibles, hay que buscar el que más se adapte a la economía y filosofía de cada uno”

¿Ha cambiado tu forma de pensar sobre la sociedad/el mundo en que vivimos?

No ha cambiado esencialmente nuestra escala de valores, que ya daba mucha prioridad a las personas y poca al consumo, pero sí que ha reforzado algunas actitudes que teníamos adormiladas y que hoy consideramos muy importantes en nuestra manera de relacionarnos con el mundo: cooperación, respeto absoluto a la naturaleza, confianza en el otro, el valor de la generosidad y la hospitalidad, el destierre definitivo de muchos miedos y las ganas de seguir conociendo el mundo a través de sus personas.

¿El momento físico o mental más extremo/peligroso/extraño/intenso/paranormal que hayas vivido en tu gran viaje?

La verdad es que afortunadamente no hemos tenido momentos muy duros, también por nuestra manera de tomarnos las cosas, con mucha calma y optimismo. Sin duda lo más difícil en nuestro viaje ha sido el hecho de estar 24 horas al día, 365 días todos juntos. Eso generó algunos roces entre las niñas y nosotros tratamos de buscar momentos y espacios exclusivos para cada una de ellas.

En una ocasión cerré la puerta de nuestro 4×4 cuando Cloe (nuestra hija mediana) tenía la mano en el marco de la puerta, una parte de sus dedos quedaron fuera y otra dentro, le pillé la mano bien pillada. Suerte que sus dedos eran pequeños y la goma que recubre y sella la puerta amortiguó el impacto y evitó la fractura. Yo creí que le había partido la mano por la mitad. Por suerte no pasó absolutamente nada.

Historias surrealistas hay unas cuantas. Una vez fuimos a parar a una comunidad que vivía en terrenos ocupados y solo comían hierbas. Mis niñas lo recuerdan como “el lugar donde no comimos”.

El Vuelo de Apis, un gran viaje en familia por Sudamérica

“En un gran viaje más que dinero hace falta usar la imaginación”. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Absolutamente. Es nuestro caso. Cuando nos decidimos a hacer este gran viaje teníamos cero ahorros. Pusimos toda nuestra creatividad e imaginación al servicio de un sueño. Al cabo de año y medio logramos reunir los 30.000€ que necesitábamos para realizar nuestro viaje. Lo escribí todo en un post.

Desde la concepción y el diseño del viaje en casa uno está tomando decisiones económicas que le permitirán llevar a cabo con éxito su modelo de viaje. Hay mil millones de viajes posibles, hay que buscar el que más se adapte a la economía y filosofía de cada uno.

¿Algunos momentos que recuerdes de felicidad extrema? Esos puntos álgidos de alegría en los que uno se dice a sí mismo: “por momentos así merece la pena seguir en el camino y no volver a la oficina”.

Ufff. Demasiados. De entrada se me ocurren 83 momentos: cada una de las entradas a las casas donde las 83 familias que nos han recibido nos abrieron las puertas de su vida.

Pero además: cuando Carlos Vives nos recibió en su casa de Santa Marta (Colombia); el día que visitamos sin cita previa a Pepe Mujica en su casa a las afueras de Montevideo (Uruguay) y pudimos conversar con el durante 1 hora; cuando nos concedieron el permiso para participar en un encuentro educativo de 400 Indígenas Koguis, Wiwas y Arhuacos en la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia), cuando acariaciamos a un peludo (un tipo de armadillo) en Península Valdez (Argentina), cuando liberamos a un guanaco joven que se había quedado atrapado en los alambres de una valla en la Patagonia (Argentina), en las cercanías del Glaciar Perito Moreno, durmiendo una noche en mitad del Salar de Uyuni, en Torres del Paine… y así podría seguir seguir hasta el infinito y más allá.

El Vuelo de Apis, un gran viaje en familia por Sudamérica. Toda la familia saltando

Tres personas anónimas que te hayan marcado en el camino y por qué.

Nuestro amigo Pablo Olías (Titiribici) nos marcó e inspiró para tomar la decisión de irnos a vivir nuestro sueño viajero.

Nuestros amigos chilenos Ximena y Eduardo (y su familia) nos recibieron en su casa de Puerto Varas, nos regalaron la hospitalidad y amistad extrema y nos enseñaron el valor incalculable de la perseverancia y la ilusión.

Alejandro Sequeira y Cecilia (y su familia) nuestros amigos uruguayos residentes en Montevideo nos han acompañado, desde que les conocimos, de una manera muy especial y cercana. Nos unen muchísimas cosas y visiones de la vida. Seguimos muy conectados porque nos están ayudando mucho con todo el diseño e ideas del libro que estamos escribiendo. Cada domingo hacemos un Skype.

Tu cita viajera preferida y/o libro que recomendarías a tu yo anterior al viaje.

“Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos” (Eduardo Galeano)

“Un viaje se mide mejor en amigos que en millas” (Tim Cahill)

Libro: “Caminos invisibles” (Juan Pablo Villarino y Laura Lazzarino)

¿Habrá otro gran viaje? ¿Ser nómada/viajero/nómada digital está sobrevalorado?

Por supuesto que habrá muchos más viajes, de todos los colores, duraciones y tamaños.

Ser viajero está sobrevalorado para las personas cuyo sueño no es viajar. Los que soñamos mundo lo valoramos mucho y nunca nos parece suficiente. Así que depende de los intereses de cada uno. Ambas posturas son muy subjetivas y respetables.

El Vuelo de Apis, un gran viaje en familia por Sudamérica

Tras su gran viaje en familia, ahora se han embarcado en una nueva aventura: recoger en un libro todo lo vivido, darle visibilidad a tantos proyectos educativos transformadores increíbles. Un libro de viajes, educación y emociones.

Ingrid: la reina de la colmena y única hembra fértil y asertiva del enjambre. Su jalea real es de queso y Coca Cola y sostiene emocionalmente la colmena para que permanezca unida. Es promotora, además, de grandes ideas; con su razón sabe guiar al resto a las zonas con mejor néctar y polen.

Andrés: el obrero, le encanta volar, crear, idear, soñar y hacer realidad esos sueños. Construye y repara constantemente el panal, duerme poco y corre mucho. Recolecta el néctar para fabricar miel, aunque gran parte se la come por el camino. Siempre al servicio de la colmena.

Nora, Cloe y Elsa: las jóvenes zánganas, no poseen aguijón, están en edad de aprender, jugar, disfrutar y tener pocas responsabilidades. Así que ni recolectan polen ni néctar, aunque compiten por la miel. Les toca volar y bailar en el aire. Son la alegría e ilusión de la colmena..

the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

Aquí los datos de tus comentarios están seguros (Política de Privacidad)

Responsable »Iosu López

Finalidad » moderar los comentarios y la comunidad

Legitimación » Su consentimiento

Destinatarios » tus datos los guardará Disqus, mi sistema de comentarios, que está acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy.

Derechos » por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.