Leyre convirtió lo que a priori es una mala noticia en una aventura maravillosa. Su despido como responsable de una gran multinacional vino acompañado de una indemnización que aprovechó para realizar uno de los sueños que la perseguía desde que era una estudiante y que se transformaría en una de las mejores inversiones de su vida: hacer un gran viaje.

Mochila al hombro, comenzó su ruta en Bangkok y se dirigió a Myanmar para regresar a Tailandia y seguir por Laos, Vietnam y Camboya. Concluyó su #100daytrip en Indonesia, visitando Bali y Flores. Fueron 100 días exactos en los que se sintió maravillada con el entorno hasta los más mínimos detalles cotidianos.

Después de regresar unos días a Madrid para pasar las Navidades en familia, Leyre volvió a hacer la mochila para seguir su viaje. Se fue a Brasil, país al que dedicó 2 meses y en el que celebró la Nochevieja saltando 12 olas.

De allí voló a Israel, donde pasó casi un mes. Estos 6 meses de viaje hicieron que su periodo de inactividad profesional fuera el periodo de expansión personal más importante de su vida.

Su conclusión tras este gran viaje es que “las personas hacemos de este mundo un lugar maravilloso”.

Leyre contará su aventura de mochilera el sábado 1 de abril en el Auditorio del Instituto Beatriz Galindo (C/ Goya 10, Madrid) en las V Jornadas IATI de Grandes Viajes de Madrid. ¿No puedes acudir al evento? Suscríbete al canal de Youtube de Mochileros TV y podrás ver todas las charlas gratis en diferido →→→ ¡QUIERO SUSCRIBIRME!

Si quieres conocer más sobre su viaje, visita su página de Facebook o Twitter.

Nombre, apellidos, profesión -conocida 😉 a qué dedicas el tiempo cuando no viajas- y lugar de nacimiento.

Leyre Patricio Ferrero, nacida el 4 de mayo de 1985. Estuve viajando desde septiembre de 2012 a marzo de 2013: 100 días en Asia, 2 meses en Brasil y 3 semanas en Israel. Me dedico al asesoramiento: planificar el ahorro de mis clientes para sus necesidades (como por ejemplo, ¡viajar!) y caprichos (como por ejemplo, ¡viajar!).

“Me fui de año sabático sin pensarlo dos veces y sin una expectativa muy definida: el viajar me ha hecho conocerme mucho más a mí misma”

¿Qué recuerdos tienes de cuando eras pequeñ@ en lo que se refiere a viajar?

Recuerdo que de pequeña siempre me quejaba porque nunca íbamos de vacaciones al mismo sitio y no tenía el grupo de amigos de verano que veía que sí tenían otros compis del cole… y qué bien hicieron mis padres llevándonos de norte a sur y de este a oeste de la península cada verano a mi hermano y a mí: primero conocimos a fondo nuestro país para generar ese “hambre” de conocer lo de fuera 🙂 Recuerdo también sesiones en casa proyectando en el ático en la pared blanca las diapositivas de los viajes que mi madre había hecho cuando tenía 20 años: México, Tailandia, India,… ¡pura inspiración!

¿Qué te ha aportado viajar que no lo hayan hecho otras aficiones o hobbies que tienes?

El viajar es la realización de las expectativas desde una perspectiva 360º: idiomas, gastronomía, personas, paisajes… Es maravilloso.

¿Qué ha cambiado en tu yo interior después de este gran viaje?

Me fui de año sabático sin pensarlo dos veces y sin una expectativa muy definida: el viajar me ha hecho conocerme mucho más a mí misma.

5 cosas que nunca faltan en tu mochila

1) Cámara de fotos, 2) memoria externa, 3) protector solar, 4) pareo/fular, 5) hambre 😛

Cada vez más viajeros buscan la forma que más se ajuste a sus habilidades para traviajar y extender la duración del viaje. En caso de haber trabajado en ruta: ¿qué tipo de trabajos has hecho para ganarte la vida? ¿Qué tipo de trabajos recomendarías? ¿En tu filosofía es compatible viajar y trabajar?

Sólo me dediqué a viajar.

¿El momento más extremo/peligroso/extraño/paranormal que hayas vivido en tu gran viaje?

Tuve una caída caminando por la calle en el norte de Tailandia y tuve un corte muy feo (se “rompió” una loseta de la acera y me caí hacia dentro, ¡tuve que pedir a unos chicos que pasaban que me ayudasen a salir!).
Me acerqué a la tienda más cercana que había que resultó ser un taller mecánico y les pedí que si podía usar el aseo para lavarme la herida con agua y jabón: no sólo me dijeron que por supuesto sino que me acercaron a la farmacia más cercana en moto. Fueron amabilísimos. Con mucha atención y siguiendo una rutina de limpieza metódica, la herida se cerró limpia pero a día de hoy aún tengo una cicatriz profunda.

¿Eres de los que viajas seguro o sin seguro :)? ¿Has estado enfermo en viaje?

Viajé con el seguro que me facilitaba mi ex empresa con lo cual fui muy tranquila pero creo que es algo fundamental, sobre todo después de ver determinados accidentes de viajeros. Tengo la suerte de que tengo un estómago fuerte y salvo un par de escapadas al baño con carácter urgente y el incidente de la caída, sana y salva 🙂

¿Algunos momentos que recuerdes de felicidad extrema? Esos puntos álgidos de alegría en los que uno se dice a sí mismo: “por momentos así merece la pena seguir en el camino y no volver a la oficina”.

¡Muchos! El sentir las vibraciones de los rezos en los templos de Birmania, el ruido de la gente local en el mercado nocturno de Luang Parabang en Laos, el sabor del Bahn Mi (sandwich vietnamita: dulce, picante, fresco… ¡qué hambre!) en el mercado de Hoi An, el ver como la selva devora la piedra de los templos en Angkor y el encuentro con los dragones de Komodo.

Tres personas anónimas que te hayan marcado en el camino.

Mis compañeras de trekking en Birmania, las hermanas israelíes Gili y Tamar, ahora amigas muy cercanas.

Agus, mi conductor en Bali que me permitió tener la experiencia más auténtica hasta entonces compartiendo 3 días en su pueblo en mitad de la isla con su mujer y sus hijos.

Udin, mi motorista en Flores, que además de permitirme disfrutar del paisaje de la isla me permitió conocer más acerca de su realidad, sus inquietudes…

¿Qué sensaciones, pensamientos… has tenido con la vuelta a casa? ¿Ha sido dura la descompresión?

En mi caso tenía claro que era un periodo sabático: se trataba de un periodo de “descontracción” en el que visitar aquellos lugares que siempre había tenido en mente. A la vuelta, me doy cuenta de que he ido mucho más allá y ha sido el periodo de reflexión más importante de mi vida hasta el momento. He incorporado muchos de esos “auto” aprendizajes a mi vida, me ha hecho más feliz sin el sentimiento de “saudade” por no seguir el ritmo de viajes que en su día tuve.

Muchos se preguntan… ¿y el amor? ¿cómo es la vida sentimental de los viajeros?

Yo fui soltera de viaje: amor en el sentido de la definición occidental es algo que no aplica mientras que estuve viajando ya que todo pasa mucho más rápido, no entran las redes sociales de por medio y es todo mucho más intenso. Decir que “lo español” tiene mucho reclamo y se liga tanto como quieras viajando sola.

¿Qué cosas has aprendido viajando sola?

Me he reafirmado en mis principios: si confías en la gente, la gente confiará en ti y haréis de vuestra existencia común un lugar más cómodo y agradable para tod@s.

Tu cita viajera preferida y/o libro que recomendarías a un novato viajero.

“Hoy, en algún lugar, un tesoro te espera.
Puede ser una pequeña sonrisa, puede ser una gran conquista, no importa.
La vida esta hecha de pequeños y grandes milagros.
Nada es aburrido, porque todo cambia constantemente.
El aburrimiento no está en el mundo, sino en la manera que vemos el mundo”
Paulo Coelho

Por último, un viajer@, persona anónima o inspiradora, que haya contribuido a que hoy no pienses en dejar de viajar.

Mi madre.

the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

Sin comentarios todavía

Deja un comentario