¿Pensando ya en tus vacaciones de verano? ¿No sabes todavía cual será tu próxima escapada? No te preocupes, la popular guía de ruteros y backpackers, Lonely Planet, publicó un libro a finales de octubre del presente año con vistas a todos aquellos viajeros indecisos o ávidos de aventuras exóticas o excitantes. El libro se llama “Grandes Viajes”, y bajo el lema de “Explora el Mundo” nos presenta a través de sus páginas más de 70 rutas de viajes como excusa para colgarnos la mochila al hombro, y que van desde las más vetustas y ancestrales, como Machu Picchu, hasta otros clásicos más modernos, como la mítica Ruta 66.

Sin duda en conjunto, es una publicación para que el viajero se documente, se inspire o simplemente sueñe. Nosotros por nuestra parte desde Mochileros TV, para todos aquellos que no tengan la oportunidad de leerlo, destacamos las 10 rutas más populares a lo largo de este año según la propia Lonely Planet, y que miles de viajeros tildan de “esenciales”. Aquí van las cinco primeras:

1. Desde Estambul a El Cairo, en Oriente Medio

Estambul tiene un pie en dos continentes, lo que es una plataforma de lanzamiento ideal para el Medio Oriente. Esta ruta se abre camino a través de Turquía bajando hasta Siria, con el bazar de Aleppo como uno de los principales reclamos y la espectacular ciudad de Damasco. Más al sur dirigiéndose hasta Jordania, podemos admirar las ruinas de Petra y flotar en el Mar Muerto, para más tarde e independientemente de nuestra fe, desviarnos a Jerusalén para vivir una experiencia religiosa, y luego relajarse en una jornada de buceo antes de afrontar el bullicioso y atestado Cairo en Egipto, donde la visita a las pirámides es un requisito indispensable.

2. La Costa Este de Australia

Son muchos los mochileros que se lanzan a las antípodas partiendo desde Sydney, con sus increíbles playas y su legendario puente como grandes puntos de interés. Algunos optan por bajar hacia el sur hasta Melbourne, el llamado “París” del hemisferio sur, con su cultura cosmopolita y el clima europeo. Otras posibilidades al norte de Sydney son el refugio hippy Byron Bay, para los amantes del surf. Brisbane puede ser otra parada aunque muchos siguen hacia los Cairns, para cruzar la Gran Barrera de Coral, lo más impresionante de esta costa.

3. La ruta del “Banana Pancake”, en el sureste asiático

Nombre que viene dado de la costumbre de muchos albergues de poner de desayuno un pancake de plátano a sus huéspedes. Es la alternativa más usada para hacer un viaje de aventura por el sudeste asiático. Los puntos que se mantienen como los más buscados para esta ruta son: Goa, Pushkar, Varanasi (India), Halong Bay, Hoi An, Hanoi (Vietnam), Vang Vieng (Laos) Sihanoukville y Siem Reap (Camboya), Bangkok y Ko Phi Phi (Tailandia), Penang y Melaka (Malasia). En Indonesia el Lago Toba, Yogyakarta, Monte Bromo y las islas de Bali: Lombok y Gili Trawangan. La curiosidad de los mochileros extendió incluso la ruta hacia Filipinas y China. Sin duda, un recorrido absolutamente increíble.

4. Desde el norte al sur de la isla, Nueva Zelanda

El sendero comienza en Auckland, donde un montón de mochileros pueden disfrutar de la fiesta kiwi, para luego dirigirse hacia Rotorua para ver las vistas volcánicas y Hangi (fiesta tradicional maorí). La ruta serpentea a través del lago Taupo, un buen lugar para practicar paracaidismo y deportes acuáticos para más tarde dejarse caer por Wellington con su cultura de café y el “Beehive” (parlamento nacional). Desde aquí se puede subir a Kaikoura para observar ballenas antes de dirigirse a Queenstown, desde donde iniciar la exploración de los espectaculares glaciares Franz Josef y Fox.

5. Ferrocarril Transiberiano o “Ruta de los Zares”, Rusia

La llamada ruta de los zares es un tramo de 9.289 kilometros de vía que se está convirtiendo en un clásico y una obligación para cualquier mochilero que se precie. Comienza en la costa de Vladivostok, pasando por el lago más profundo del mundo, el Baikal, y deteniéndose en Ekaterimburgo, donde la estirpe de los Romanov tuvo un sangriento final. El ferrocarril termina en Moscú, aunque es posible ir a San Petersburgo. Una ruta alternativa puede ser tomar el Trans-mongol de Beijing y explorar las estepas de Mongolia antes de reenganchar la línea principal cerca del lago Baikal -de hecho, muchos viajeros occidentales utilizan esta ruta, dada la dificultad de llegar a Vladivostok desde la mayoría de puntos. Aunque si se está buscando una ruta un poco más tranquila se puede llegar hasta Beijing, con el Trans-Manchú, que gira hacia el sureste de Mongolia.