El ser humano es capaz de destruir, dilapidar, masacrar o destrozar pero también es capaz de hacer cosas maravillosas, evocadoras, que ponen los pelos de gallina. Hace ya algo más de 6 años, comenzó a circular por la red el primer vídeo de Matt Harding, bajo el apelativo de Where The Hell is Matt? (¿Dónde demonios está Matt?), y su gracioso baile en los lugares más remotos e insospechados del planeta. A día de hoy, su primer audiovisual lo han visto más de 17 millones de personas y es tan extremadamente inspirador que, si no estás ya viajando, te deja con unas ganas enormes de comprar un billete de vuelta al mundo y dejarlo todo atrás. Pero… como un imagen vale más que mil palabras, mejor disfrutad de su nuevo vídeo -colgado en Youtube el pasado 20 de junio de 2012- que ya tiene la friolera de 250.000 reproducciones (y seguro que subirán como la espuma).

La historia de Matt es la de cualquier ser humano -por fortuna cada vez los hay más- que un día deciden que la vida está más allá de su rutina diaria, se cuelgan la mochila al hombro y salen de su ciudad para recorrer mundo. Matt, originario de Connecticut (Estados Unidos) tiene ahora 35 años, de joven pensaba que todo lo que quería hacer en su vida era jugar a videojuegos, sin embargo, con el tiempo comenzó a sentir que se estaba perdiendo algo allá afuera. En febrero de 2003 dejó su trabajo en Brisbane (Australia) y con el dinero que tenía ahorrado se fue a recorrer Asia. En ese momento creó su web Where the Hell is Matt? principalmente para que su familia y amigos supieran qué estaba haciendo en cada momento. Meses después, cuando estaba en Hanoi, un compañero de viaje le sugirió: «Oye, ¿por qué no te pones ahí y haces ese baile tuyo? Yo te grabo.». Era el único baile que Matt sabía hacer, seguramente no el mejor, y esa simple anécdota terminó siendo una idea excepcional. Unos años más tarde, el vídeo comenzó a circular por internet de mano en mano, a la gente le resultaba divertido, y llamó la atención de la gente de Stride Gum, una marca de chicles estadounidense. Los responsables de la marca propusieron a Harding viajar alrededor del mundo y grabar un nuevo vídeo con su baile. Matt les preguntó si lo iban a financiar. Ellos dijeron que sí y así nació uno de los vídeos virales más visitados de la última década. En 2006, Matt viajó durante seis meses por 39 países de los 7 continentes y éste fue el resultado publicado un 20 de junio de ese año.

El segundo vídeo convirtió a Matt en casi famoso. Su bandeja del correo electrónico rebosaba de emails de gente de todo el mundo felicitándole, haciéndole preguntas de todo tipo, invitándole a visitar sus ciudades. Todo se calmó durante unos meses pero en 2007, Matt regresó a Stride Gum con una nueva idea: ¿por qué no vuelvo a viajar por el mundo e invito a toda la gente que me ha escrito a bailar conmigo? La idea seguía siendo buena y Stride volvió a sponsorizar su aventura. Otro 20 de junio, dos años después veía la luz su segundo trabajo.

Matt vive ahora regularmente en Seattle, en la costa oeste de Estados Unidos, con su mujer Melissa y, por lo que parece en este nuevo vídeo, han tenido un hijo. No es rico, ni conoce la fórmula para viajar gratis, cree que los estadounidenses deben viajar más fuera del país. A veces, las mejores ideas, surgen de simples anécdotas. Ya lo dijo Albert Einstein: «Si una idea no es absurda al principio, entonces no merece la pena». Abre los ojos y encuentra la tuya.