Tras años trabajando en agencias de marketing digital, pasando unas 12 horas al día fuera de casa en la oficina y en reuniones, Tamara Lucas e Iván Fanego decidieron que necesitaban despejarse e irse por el mundo como emprendedores viajeros. Lo que empezó como conversación casual una tarde de un domingo cualquiera, acabó convirtiéndose en un proyecto y al final en un año sabático que cambiaría más cosas de su vida de las que habían pensado. Al principio sólo querían viajar sin las prisas del tour veraniego de 3 semanas, cuando quemas dinero casi tan rápido como recorres kilómetros. Después pensaron que sería interesante redescubrir su profesión alejados del día a día, y entender cómo la digitalización y el acceso a la tecnología estaba cambiando sociedades de esas que llamamos “emergentes”.

2 geeks 1 City, emprendedores viajeros

¿Cómo trabaja la gente en Vietnam? ¿Cómo se emprende en Myanmar? ¿Qué narices pasa en China con eso del eCommerce? Durante casi un año recorrieron como emprendedores viajeros Asia, desde Mongolia a Filipinas (China, Taiwan, Camboya, Laos, Tailandia, Myanmar, Malasia, Singapur, Indonesia) y a la vuelta pararon una semana por Israel. Entrevistaron a más de 35 personas, desde jóvenes que acababan de empezar a inversores millonarios, pasando por gente que estaba desarrollando prótesis para mutilados con impresoras 3D o grupos de trabajo que diseñaban robots para limpiar los océanos.

«Es un gran momento para viajar: la tecnología lo hace todo más fácil y seguramente en unos pocos años los contrastes entre países y culturas se hayan desdibujado aún más»

Y cuando parecía que todo volvía a la normalidad, se mudaron durante un año a Tailandia, Tamara trabajando a distancia para una agencia británica e Iván en una startup en Bangkok. Iván trabaja en temas de innovación, marketing y estrategia desde hace más de 10 años. Actualmente es el responsable de Branded Content y Social Media en ING. Tamara es Senior Manager en Convosphere, donde ayuda a empresas a entender el valor de las conversaciones sociales y el Big Data combinando tecnología, técnicas de estudios de mercado y análisis de datos.

IVÁN y TAMARA CONTARÁN SU HISTORIA EN UNA MICROCHARLA EL 10 DE MARZO EN MADRID EN LAS JORNADAS DE LOS GRANDES VIAJES 2018. Conoce más sobre su historia en su página web, su fanpage de Facebook o perfil en Twitter. Toda la información del evento en su web oficial

5 cosas que nunca faltan en la mochila de dos emprendedores viajeros

2 móviles, 2 portátiles (MacBook Air) y al menos un Kindle. Añadimos si nos dejáis una Nintendo 3DS o la Switch.

¡Ya con eso cubrimos el cupo! Como somos previsores añadiríamos un botiquín y algo de ropa (aunque al final esto es lo más fácil de comprar si te hace falta)

«Hemos desarrollado la «teoría de los viajes bisagra»: para hacer más ligera la vuelta metemos un ‘mini viaje’ más corto entre medias»

La salud y tu gran viaje. ¿Consideras importante llevar contigo un seguro de viaje? ¿Enfermaste en tu aventura o recuerdas alguna historia de otro viajero que enfermó de viaje?

Tenemos una historia turbulenta. A Iván le dio una tendinitis muy fuerte en el hombro derecho. Fue casi en el comienzo del viaje y llegamos a pensar en volver un tiempo para que se recuperara. Fueron unos días horribles, atascados en Hong Kong, de donde no podíamos salir porque no podía ni sacar la cartera del bolsillo, mucho menos cargar con una mochila. Y bueno, Hong Kong no es precisamente el lugar más económico del mundo: pagábamos una pasta por una habitación con la cama más dura de la historia (que en parte seguro que influyó en la tendinitis), de menos de 5 metros cuadrados en la que casi no podíamos ni movernos.

Teníamos seguro, llamamos y por error nos mandaron a un hospital público que no aceptaba la garantía de pago. Tuvimos que adelantar el dinero (por suerte, fueron unos 100 €). Pero la verdad es que no hicieron nada: nos dieron unos anti-inflamatorios y ya. En la segunda llamada nos mandaron a un hospital decente, donde tras unas cuantas sesiones Iván se recuperó y pudimos salir de Hong Kong después de casi un mes de parón. AXA no nos quiso pagar los 100 euros, pero bueno, al final los conseguimos tras unas cuantas gestiones.

2 geeks 1 City, emprendedores viajeros

La vuelta a casa, puede que sea el momento más intenso y a la vez difícil de un gran viaje. ¿Qué flashes te vienen de esa época?

En nuestro caso fue distinto, porque apenas habíamos vuelto de nuestro viaje de un año cuando nos volvimos a marchar a vivir a Tailandia. Fue gracioso, nuestros padres nos estaban dando la bienvenida y a la semana les dijimos que hacíamos las mochilas de nuevo 😉

Aparte, hemos desarrollado la «teoría de los viajes bisagra»: para hacer más ligera la vuelta metemos un «mini viaje» más corto entre medias. Volver después de un año viajando por Asia de golpe a Madrid nos parecía demasiado fuerte, así que pasamos una semana en casa de un amigo en Israel. Y cuando volvimos de vivir en Tailandia, hicimos una parada de otros 9 días en Bulgaria. Ayuda a mitigar «la pena» de que acabas el viaje.

Por lo demás, pensamos que cuando nos apetezca irnos de nuevo lo haremos, así que ahora estamos bien.

¿Ha cambiado tu forma de pensar sobre la sociedad/el mundo en que vivimos?

Sí. Creemos que es inevitable. También es difícil responder a esto sin caer en los «lugares comunes»: todos nos parecemos más de lo que pensamos, el mundo es cada día más pequeño… Cosas de esas.

«Ser nómada digital está sobrevalorado. Si tu idea es estar en la playa con un mojito y un portátil para sentarte a ver cómo entran los dólares por hacer cuatro cosas, olvídate»

Creemos que es un gran momento para viajar: la tecnología lo hace todo más fácil y seguramente en unos pocos años los contrastes entre países y culturas se hayan desdibujado aún más. Ahora estamos en un punto en el que puedes resolver (casi) cualquier duda con Google, pero todavía hay cierta sensación de aventura y descubrimiento (y de eso cada vez habrá menos, seguramente).

2 geeks 1 City, emprendedores viajeros

¿El momento físico o mental más extremo/peligroso/extraño/intenso/paranormal que hayas vivido en tu gran viaje?

Además de la tendinitis, cuando estábamos en Hsipaw (Myanmar) nos dio por hacer un trekking. No estábamos en una forma lo bastante «digna» como para aguantarlo, pero eso fue lo de menos. En uno de los poblados comimos al lado de una pareja de viajeros alemanes que iban con otro guía. Nuestro guía se puso a hablar con el suyo y cuando se fueron nos comentó que le había dicho que no fueran por ese camino: era peligroso. El tipo ignoró el consejo y cuando nosotros nos enteramos ya se habían ido y era tarde.

Unas horas después empezamos a oír un helicóptero, llamaron por teléfono a nuestro guía y nos enteramos de que a los alemanes les había estallado una mina. Por suerte, nadie sufrió heridas graves, pero la verdad es que impresiona un poco.

«En un gran viaje más que dinero hace falta usar la imaginación». ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Sí y no. Nosotros entraríamos en esa categoría un poco «flashpacker»: nos gusta darnos caprichos. Hay veces que comidas de 1€ han estado mejores que otras de 15, pero agradecemos haber introducido algunos «upgrades» en el camino para reponer fuerzas, ya sea en el alojamiento o en la comida. También es cierto que mirando atrás, los mejores recuerdos, salvo alguna excepción, son de momentos «tontos» muy personales que poco tienen que ver con gastar más o menos.

2 geeks 1 City, emprendedores viajeros

¿Algunos momentos que recuerdes de felicidad extrema? Esos puntos álgidos de alegría en los que uno se dice a sí mismo: «por momentos así merece la pena seguir en el camino y no volver a la oficina».

Más que momentos de revelación, eran sensaciones duraderas. Cuando te levantas en alguna de esas islas «de postal» y tu mayor preocupación es bucear o nadar un rato, escribir un post por la tarde o ver el atardecer, sabiendo que la semana que viene será «como quieras que sea», algo te cambia. Sientes que el tiempo fluye más despacio y que te centras mejor. Ambos comentábamos lo bien que dormíamos y la sensación de calma que teníamos, comparado con el nivel de estrés que llevábamos antes.

Tu cita viajera preferida y/o libro que recomendarías a tu yo anterior al viaje.

Una de las cosas que disfrutamos (sobre todo Iván) fue poder leer con calma. Esos trenes de 20 horas dan para mucho y haber aprovechado para leer obras pendientes de Philip K. Dick vino muy bien. De volver atrás, recomendaría leer más libros. Y si pudiera leer uno durante el viaje sería la biografía de Asimov, que la leímos ya «asentados» en Bangkok.

¿Habrá otro gran viaje?

Creemos que sí. No está elegida la zona ni la fecha, pero empieza a haber un fondo económico con ese fin jeje.

¿Ser nómada / emprendedores viajeros / nómada digital está sobrevalorado?

Sobre si está sobrevalorado: pues si tu idea es estar en la playa con un mojito y un portátil para sentarte a ver cómo entran los dólares por hacer cuatro cosas, olvídate. En ese caso, sí, está sobrevalorado. Nosotros concentrábamos el trabajo, en Vietnam nos encerramos en un hotel sin ventana (aunque bastante decente por lo demás) y trabajamos unas 10 horas al día durante 7 días. Con eso pagamos un mes de viaje «sobrados»: así que nos parece un buen intercambio, si tienes en cuenta que a veces será duro y no podrás hacer lo que te apetezca.