Ruta panamericana

Casi once meses de aventura dan para mucho que contar. A parte de este cuaderno virtual de bitácora donde estoy intentando plasmar algunas reflexiones sobre aquellos lugares y gentes que me he cruzado en el camino; durante mi viaje he aprovechado para retratar con mi cámara de video algunas escenas a lo largo de la ruta panamericana. Los primeros trazos de esta vía surgieron durante el Imperio Inca, con los caminos del Inca. Posteriormente, la ruta se fue extendiendo para ser conocida como tal en la V Conferencia Internacional de los Estados Americanos de 1923. Hoy es un sistema colectivo de carreteras que, en más de 30.000 kilómetros, conecta el continente americano desde Prudhoe Bay [Alaska] hasta Bahía Lapataia [Ushuaia, Argentina].

Puesto que una de mis pretensiones era acercarme a los paisajes físicos y humanos de estos lugares del continente americano, llegué a la conclusión de que trenes, autobuses y trasbordadores son los medios de transporte más adecuados para ello. Como dice Fabio Montale en la novela Chourmo: «Lo esencial del chourmo es conocer gente. “Mezclarse”, como decimos en Marsella. Meterse en los asuntos de los otros, y viceversa. Hay un espíritu chourmo. Dejas de ser de un barrio, de una ciudad. Eres chourmo». Éste ha sido el espíritu de mi viaje.

El documental centrará su atención no sólo en las dificultades y alegrías que experimenté en soledad sino que profundizará en los rasgos culturales de cada uno de los países. Desde mi propia perspectiva como “nómada” voluntario, recorreré el continente siguiendo el sentido contrario del flujo migratorio. A través de la mirada subjetiva descubrimos las dificultades a las que tienen que hacer frente cada día miles de latinoamericanos cuya calidad de vida cambia radicalmente por el hecho de vivir a un lado u otro de una línea fronteriza. Un ejemplo llamativo: Cada año unas 400 mil personas tratan de entrar a EE.UU. a través de su frontera con México. La mayoría es detenida y deportada, pero muchos logran pasar y otros –cerca de 700 cada año- mueren en el intento.

“No pido otra cosa: el cielo sobre mí y el camino bajo mis pies”.
Robert Louis Stevenson

Para abrir boca, os presento un avance del documental «La Costura de América», un retrato cinematográfico personal acerca del que probablemente haya sido el viaje que más ha marcado mi vida. El cambio en mi perspectiva vital, el autoconocimiento y el esfuerzo personal de superación marcan un viaje de descubrimiento de la rica y compleja topografía humana y social del continente latinoamericano.

Teaser «La Costura de América»

Un abrazo fuerte para todos aquellos/as que aportaron luz en mi camino, que me brindaron su ayuda, su comprensión, su cariño… tanto en las distancias cortas y como desde la lejanía. Cada uno de vosotros tiene un espacio privilegiado en mi corazón. Próxima crónica de la ruta panamericana: Potosí (Bolivia).


LA COSTURA DE AMÉRICA