El paraíso del ludópata

La última noche en San Francisco dormí muy poco. Estuve tomando unas cervezas con dos australianos, Luk y Matt, y un tipo del que no recuerdo su nombre que parecía salido de la película “Clerks”. Barbilampiño, delgado, con una especie de gabardina enmohecida y unos ojos como faros de camión, no por su tamaño sino por el colocón que llevaba encima. Al parecer había viajado hasta San Francisco desde un pequeño pueblo del interior de Estados Unidos con intención de llegar a Australia para quedarse allí una temporada de turismo. Entre las preguntas de rigor para saber algo más acerca de su vida, cuando le pregunté a qué se dedicaba me contestó: “Yo no trabajo, vivo de los beneficios de mi plantación de marihuana”. Era un dealer con el negocio perfectamente establecido, experto en la evolución de los precios de la mercancía según la oferta y demanda y gran conocedor de las variedades y efectos de estos psicotrópicos.

Descansé poco más de 4 horas ya que mi autobús salía de San Francisco a las 6 de la mañana. El paisaje se iba tornando del húmedo verde canadiense a un tono seco amarillento mientras que cada vez se hacían más presentes en el ambiente las conversaciones en español. En mi camino dejé atrás ciudades y poblaciones como Oakland, San José, Madera, Fresno, Visalia, Delano, Bakersfield, Mojave o Barstow. 15 horas y 1100 kilómetros después, entraba de noche en Las Vegas. Un comienzo muy freak si tenemos en cuenta que acabé hablando con dos uruguayas y Max (un egipcio que trabajaba como segurata en un casino cuya madre vivía en Málaga) para compartir un taxi en el que nos tangaron un poco como a novatos.

Viajero previsor vale por dos. Así que teniendo en cuenta que al día siguiente me iba a levantar a las 5 de la mañana para ir de visita al Valle de la Muerte, reservé habitación en el Hotel & Casino Tropicana, con 3300 habitaciones y situado en pleno Strip, nombre con el que denominan a Las Vegas Boulevard, la calle donde están los principales casinos como el Bellagio, Mirage, Mandalay o New York New York.

Como un señor

EL VALLE DE LA MUERTE

La única referencia que tenía acerca de este árido lugar era lo que había leído en el interesante libro “Los sótanos del mundo” de Ander Izaguirre. Y… era exáctamente como él lo había descrito (Ander, me imaginé vuestro paseo por Badwater con esas temperaturas y casi se me derrite el cerebro). Su nombre al parecer se debe a uno de los dieciocho supervivientes de un grupo de treinta que intentaron, en 1849, encontrar un camino más corto en dirección a los campos auríferos de California. La excursión de 740 kilómetros en total estaba comandada por Ralph, guía y conductor de Action Tours (agencia más que recomendable) entusiasmado con la geología y los ovnis. Nuestra primera parada; la vista panorámica Dante, para hacerte una idea general de la enorme extensión que ocupa el Valle de la Muerte.

Dante View

Esta gigantesca depresión se encuentra al este de las montañas Rocosas, entre los estados de Nevada y California. Como bien pude aprender entre las interminables explicaciones y alguna que otra cinta que nos puso Ralph con un señor científico hablando de las placas tectónicas, el Valle de la Muerte se formó debido a sucesivos hundimientos de bloques contiguos de la corteza terrestre. Bien podría valer la expresión “es un lugar de otro planeta”. Un valle de silencios, sequedad, encanto y con un marcado contraste de gamas cromáticas frente a lo que uno se imagina de un lugar desértico. Si hay una cosa clara es que sientes haber dejado muy atrás la civilización.

Tras visitar Dante View, nos detuvimos unos kilómetros más abajo en las amarillentas formaciones de Zabriskie Point, paisaje producto de las esporádicas y breves lluvias torrenciales que tienen lugar en el Valle. Sí, en el desierto también llueve. El agua se transforma en escultor del terreno creando verdaderas obras de arte.

Un poco más abajo se encuentra Furnace Creek, lugar que puede considerarse como la entrada oficial por la vertiente norte al Parque Nacional del Valle de la Muerte. Furnace Creek es un pequeño rancho-oasis al estilo del viejo Oeste donde puedes reservar habitación. Muy cerca del pueblo se encuentra el Centro de Visitantes, inaugurado en 1960, donde los rangers facilitan mapas y folletos explicativos. Siguiente parada: El Golfo del Diablo.

Asándome de calor en el Golfo del Diablo

Y tanto que hace calor. El Valle de la Muerte es uno de los lugares más tórridos del planeta. En julio de 1913 el termómetro llegó a marcar más de 56º centígrados. Una nimiedad si tenemos en cuenta que al sol y a ras del suelo se han llegado a contabilizar 88ºC. Ese día el termómetro oscilaba entre los 48 y 49 grados. ¡Casi nada!

Como dato curioso, al estar expuesto a semejante bochorno, el cuerpo humano puede transpirar hasta cuatro litros de líquido entre el amanecer y el atardecer. Perdí la cuenta de las botellas de agua que me bebí pero debieron ser algo más de 6 litros.

Badwater, uno de los puntos más bajos del mundo sobre el nivel del mar

A menos que uno sea gran conocedor de la zona y tenga una capacidad sobrehumana de soportar el calor, lo más recomendable es explorar el valle en coche y reducir al mínimo los recorridos a pie. Mejor no tentar a la suerte ya que el calor puede matar muy lentamente. La visita al Valle de la Muerte continúa con la colorida Paleta de los Artistas, el cráter Ubehebe (palabra nativa que significa “Cesta en el suelo”), un área de dunas aisladas y finalmente el Castillo de Scotty. Si os interesa conocer algo acerca de la interesante historia de este último lugar echadle un vistazo a esta web.

LAS VEGAS

Casino “New York, New York”, con montaña rusa y todo

Construída en medio del desierto de Mojave, en esta ciudad donde el juego pervierte al más Santo no sirven los diminutivos. Aquí todo es megaultramaxi. Empiezo a pensar que entre sus primeros pobladores tuvo que haber alguien de Bilbao. Aprovecho la ocasión para contaros un chiste que me contó mi amigo David “Troco” el otro día. Saben aquel que diu que era un simposio de genetistas y uno diu: “He cruzao un oso panda con un mandril y ahora tenemos un panda mandril que está todo el rato enseñando el culo”. A lo que todos contestan: “Biennnnn”. Otro: “Yo he cruzao una oveja con una gallina y ahora tenemos una especie que da huevos y leche”. Y todos: “Biennnnn”. Llega el español que es de Ribaforada y diu: “Yo he cruzao una luciérnaga con una ladilla”. Y todos… “¿y qué?”… “Que ahora mis cojones parecen Las Vegas”.

The Strip, Las Vegas Boulevard

Luces de neón, reclamos, cochazos, multitudes de gente de un lado para el otro… Las Vegas es otro mundo. Su historia da como para un libro. En diciembre de 1946, el famoso bandido Bugsy Siegal construyó el complejo hotelero original de Las Vegas, el Flamingo, en las tierras desérticas de Nevada. Soñaba con crear una nueva ciudad en medio del desierto. Desafortunadamente, Bugsy murió en Hollywood a causa de un balazo en 1947, así que nunca pudo ver su sueño hecho realidad. Hoy en día, este oasis de juegos de apuesta ubicado en medio del desierto tiene más de un millón de habitantes y más de 40 millones de visitantes por año.

JAYWALKING

Entre las excentricidades de esta ciudad hay una muy llamativa. Tienta todo lo que quieras a la suerte en los casinos pero nunca se te ocurra cruzar la calle con el semáforo en rojo o menos aún por un lugar donde no lo haya. Según las leyes del Estado de Nevada, el jaywalking (que es como llaman a esta modalidad de peatón suicida) está penado. Por ejemplo, si un conductor te atropella cruzando por donde no debes, puede demandarte y solicitar que le pagues los perjuicios causados.

Caretos y birra

Aburrirse en Las Vegas es prácticamente imposible. Dejarse el presupuesto en menos de lo pensado más que probable. Después de dos noches en el Hotel & Casino Tropicana (unos 210$), decidí mudarme para abaratar costes a uno de los Motel 6 que hay en la ciudad. Limpio, de esos que tienen la puerta de la habitación que da a la calle como en las películas, agradable y justo a mitad de precio aunque posible refugio de gente de todo tipo. Si alguna vez váis a Las Vegas, os recomiendo que vayáis al que está justo en Las Vegas Boulevard, os ahorráis dinero en el alojamiento y estáis en el mismo Strip a pocos metros del meollo.

Las Vegas es sinónimo de espectáculo. Reúne los mejores conciertos (actuaba Santana cuando yo estuve), musicales del Circo del Sol como “Love” o “Zumanity“, la exitosa obra “A new day” que desde hace un par de años interpreta Celine Dion, showgirls, comedia, exposiciones… Estar en Las Vegas y no jugar en uno de sus casinos es como estar en Sanfermines y no beber kalimotxo.

¡Abran juego!

En Las Vegas todo está subordinado al juego. En muchos de los hoteles-casino cuando entras te encuentras de lleno con las tragaperras, la ruleta, el blackjack, las mesas de póker… en lugar de la recepción. Tiene una explicación: Lo importante es que, vayas donde vayas (al restaurante, al ascensor, a la calle), pases obligatoriamente por el casino y que, gracias a una estudiada iluminación y a la ausencia de ventanas, pierdas la noción horaria y no sepas si es de día o de noche. Así que no me quedó otra que probar suerte.

Mi primera vez

Hay máquinas de todos los tipos, colores y formas. Puedes jugar en tragaperras de 1, 5 o 25 centavos y subiendo la cantidad, al video póker, la ruleta de la fortuna… Os puedo decir que las tragaperras es un vicio. Cualquiera puede acabar enganchado a algo tan estúpido como meter monedas en una máquina y darle a un botón.

Recogiendo beneficios

Dicen que afortunado en el juego, desafortunado en el amor. Perdí los 25 dólares que aposté en un par de días.

CAÑÓN DEL COLORADO

Para finalizar mi estancia en Las Vegas no podía dejar de visitar una de las maravillas de Norteamérica. La excursión de unas 8 horas a su vertiente oeste (puedes ir a la parte sur pero el tiempo se amplia hasta 14 horas) la hice con otra agencia: Gray Line. Personalmente no la recomiendo. Frente a la furgoneta de 7 personas en la que fui al Valle de la Muerte y su trato personalizado, en esta excursión de unos 400 kilómetros en total, fuimos un grupo de 25 personas en un autobús, apenas hubo explicaciones e información acerca del Cañón y las dos únicas paradas en la impresionante presa Hoover Dam y cerca de un bosque de Joshua Trees se redujeron a menos de 10 minutos. Lo que yo llamo excursión de ovejas y pastor.

El Grand Canyon fue creado por el río Colorado durante millones de años. Tiene unos 446 km de longitud, cuenta con cordilleras de entre 6 a 29 km de anchura y alcanza profundidades de más de 1.600 metros. En su inexorable desgaste ha dejado al descubierto cerca de 2.000 millones de años de la historia de la Tierra. Según varía la altitud, la vegetación se transforma de bosques de Joshua Trees (una singular mezcla entre el cáctus y un árbol común) a un tipo de árboles y arbustos de tonos verde oscuro.

En la vertiente oeste que visité se encuentra la Reserva de la Nación Hualapai desde la que se puede divisar el Cañón desde dos lugares: Eagle Point y Guano Point. En éste primero están construyendo una pasarela semicircular de cristal en la que dentro de unos meses podrás experimentar la sensación de estar suspendido sobre el vacío con más de 1700 metros de profundidad bajo tus pies. Además de disfrutar de una espectacular vista tipo western y un rancho de comida precocinada servida por los nativos, te muestran varios modelos de viviendas típicas de su etnia y un baile folklórico bastante soso. Lo malo es que todo está únicamente preconcebido como espectáculo para el turismo. Si el prespuesto te lo permite, gastándote 150$ puedes volar en helicóptero entre las paredes del Gran Cañón durante aproximádamente 30 minutos.

Iosi Wayne, el vaquero del Oeste

Las Vegas me hizo sentir lo mejor y lo peor del ser humano: La soledad de no poder compartir muchos momentos con quienes quiero, la felicidad de encontrarme en medio del abrasador desierto y apreciar su esplendorosa belleza, la tristeza de lo decadente, la falsedad maquillada entre luces de neón… aún y todo, volveré a repetir.


Fotos DEATH VALLEY / LAS VEGAS / CAÑÓN DEL COLORADO



the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

13 comentarios

Join discussion
  1. Anonymous Publicado: 12 Agosto, 2006

    HOLA.NO SABES LA ENVIDIA QUE DAS…¡¡¡
    SIGUE TAN BIEN COMO HASTA AHORA.BESOS
    MAITE

  2. Ander Izagirre Publicado: 12 Agosto, 2006

    Ha sido un gusto pasear de nuevo por el Valle de la Muerte con tu crónica, sobre todo porque en Donosti estamos a unos estupendos 23 grados y me estoy comiendo un flan.

    Sigue disfrutando, txapeldun!

    Ander

  3. mi-tacua-uy Publicado: 12 Agosto, 2006

    ¡Era la entrada que estaba esperando! Pero, ¿cómo no bajaste al Gran Cañón? ¡Te están atrapando más las ciudades que los paisajes!
    Bueno, ahora estás en Tijuana, acá comienza la aventura. ¡Estás en latinoamérica! Cuidado que no te curren y si vas a ir a las ciudades, visita sus cinturones de pobreza. Para ver un poco el contraste con el “primer mundo”.
    Otra cosa, chico, a no ser que seas como Napoleón, vas a tener que dormir más si quieres llegar a Benito Moreno.
    Ánimo y saludos!

  4. Dr. Livingstone Publicado: 14 Agosto, 2006

    Hola Ander, que alegría leerte. Buena temperatura por Donosti y ya de pensarlo se me está haciendo la boca agua no por tu flan sino por esos pintxos que tanto me gustan. ¿Me puedes enviar uno de txaka por mail? jeje

    Mi, uno no puede abarcar todo. Además soy un tanto perezoso con eso de andar y las caminatas. La visita al Cañón fue con un tour, si no no hay forma de llegar, tardar poco tiempo y gastarse menos dinero. Con ver ese maravilloso paisaje desde las alturas más que contento. Estoy muy contento de entrar en Latinoamérica y poder expresarme en mi idioma de forma más fluida.

    besos a todos desde México

  5. chess Publicado: 16 Agosto, 2006

    Hola

    He llegado a este blog por el blog de el viajero incalsable del pais. Me ha venido muy bien el puente para ponerme al día de lo que has visitado y en donde estas ahora.

    El viaje que estas haciendo es muy chulo por varios motivos.

    Un saludo y que te vaya todo muy bien.

    Bss

  6. Cynthia Publicado: 16 Agosto, 2006

    Hola Iosu!

    Cómo podrás ver muchos hemos llegado a tí por medio del blog “El Viajero Incansable” de El País, y desde que lo encontré me mantengo muy pendiente de tus crónicas, pues me parece interesantísimo conocer mi propio continente. Muchas Gracias por compartir con todos esta aventura fantástica!!! 😉

    Saludos:

    Cynthia Saravia

  7. Cynthia Publicado: 16 Agosto, 2006

    Hola Iosu!

    Como podrás ver, muchos hemos llegado a tí por medio del blog “El Viajero Incansable” de El País, y desde que lo encontré, me mantengo muy pendiente de tus crónicas, pues me parece interesantísimo conocer mi propio continente. Muchas Gracias por compartir con todos esta aventura fantástica!!! 😉

    Saludos:

    Cynthia Saravia Serrano.

  8. Dr. Livingstone Publicado: 17 Agosto, 2006

    Hola Chess y Cynthia, muchas gracias por pasaros por mi humilde blog. Me alegro de que os parezca interesante y os animo a que volváis de vez en cuando si os apetece.

    un saludo

    iosu

  9. Anonymous Publicado: 17 Agosto, 2006

    Felicidades por tu super viaje!! Y ánimo!!

    MUCHA SUERTEEEEE!!

    Un abrazo,

    Carmen

  10. Anonymous Publicado: 18 Agosto, 2006

    Saludos:

    Genial tu viaje, sencillamente
    Increible.
    Lo que yo daría por
    Ir contigo.
    Pues no sabes tú lo
    Obsesionada que estoy por algo así.
    Las ganas que tengo de ver
    Lugares como esos
    A ver si todo te va muy bien.
    Saludos.

  11. Anonymous Publicado: 18 Agosto, 2006

    Saludos:
    Ojalá estuvieramos allí
    Parece increíble, un viaje así.
    Lugares, inolvidables, únicos.
    Aunuqe momentos duros.
    Pero la vida combina ambos.
    Olvida los momentos amargos
    La aventura tiene esos tragos
    La soledad del caminante
    Así que tenlo presente
    Siempre mirando al frente

  12. Anonymous Publicado: 18 Agosto, 2006

    MAS QUE UN VIAJE, PARECE UNA
    ODISEA.
    NO ME EXTRAÑA QUE TE APODES ASÍ.
    GRACIAS POR TUS CONSEJOS Y
    OBSERVACIONES QUE PUEDEN SERVIR A
    LOS QUE SE ATREVAN A LA
    OSADÍA DE EMPRENDER UN VIAJE ASÍ.

  13. Ad Blaster Publicado: 18 Septiembre, 2006

    Bachelors know more about women than married men, if they didn’t, they’d be married too “H.L Mencken”

Deja un comentario