Atardecer en Loreto

Tras un par de horas de viaje en autobús llegué a la minúscula y un tanto caótica estación de Loreto donde tomé un taxi para acudir directamente a la Posada San Martín (B. Juárez nº 4 y esquina C. Davis), regentada por Mathea Smith de Davis, que posee habitaciones espartanas con aire acondicionado y televisión por 250 pesos. El taxista me cobró 35 pesos por la dejada cuando en realidad debería de haberme cobrado 30. Son los extras que a veces uno deber pagar cuando se desconocen las tarifas que imperan en cada sitio.

Mi actual destino tiene un aire, tanto por su arquitectura como por la tranquilidad que se respira en su ambiente, de poblado antiguo. Considerada la primera ciudad capital de Las Californias, Loreto fue el punto de partida de los primeros frailes españoles empecinados con propagar la fe católica por estos lares. Así que dejaron constancia de su paso evangelizador construyendo la imponente Misión de Nuestra Señora de Loreto con un interior un tanto sobrio. El centro de la ciudad se cierne en torno al Ayuntamiento con calles empredradas en sus aledaños y un largo paseo de setos con forma de arco. Conocer lo más importante de la ciudad; la plaza Cívica, sus tiendas de recuerdos y artesanía, la selecta Posada de Las Flores, el malecón y la Misión no lleva más de 30 minutos. Otra cosa bien distinta es recorrerse los más de 2.000 kilómetros cuadrados de costa, mar e islas protegidas del Parque Marino Nacional Bahía de Loreto. No tenía ni ganas, ni dinero, ni tiempo.

En este lugar se respira un calor húmedo sofocante afortunádamente atenuado por la brisa que sopla a orillas del malecón. Era tanto el calor uno de los días que se desató un aguacero que inundó algunas de las calles hasta tal punto que no se podía cruzar de un lado al otro. Debido al mal funcionamiento del sistema de alcantarillado -problema presente en otras tantas poblaciones de México-, la calle se convirtió en un río de lodo y desperdicios por lo que no me quedó más remedio que cruzar quitándome las zapatillas pero dejando mis calcetines por eso de protegerse de los gérmenes. Y es que uno es hipocondríaco vaya donde vaya. O… ¿en esta ocasión no sería más bien previsor?

Paseando por el malecón

RUTINAS DE VIAJE

Los dos días que permanecí en Loreto los destiné prácticamente en su totalidad a las tareas rutinarias semanales que forman parte del estilo de vida del viajero errante: Sacar dinero del cajero automático, comprar sellos, acudir a la oficina de correos para enviar las postales correspondientes, pagar la habitación de la posada, comprar el billete de autobús para el siguiente destino, entregar y recoger horas más tarde la ropa de la lavandería, actualizar el blog, cargar fotos y vídeos en internet y comprar agua embotellada para beber y lavarme los dientes. ¡Qué ajetreo!

Luego quedan deshacer y volver a hacer la maleta, guardar la ropa sucia en su bolsa -de la ropa sucia-, averiguar antes de dormir que no haya bicho (cucarachas, lagartijas, mosquitos…) vivo en la habitación y en el caso de haberlo, como me sucedió en Loreto, exterminarlo a zapatillazos. ¿No os parece apasionante mi viaje? Aún y todo, sigo adelante. ¿Seré un tanto masoquista? ¿O…un quejica?

LAZOS EN LA RED

Internet tiene muchas ventajas y algún que otro inconveniente. Entre sus virtudes me permite comunicarme de forma rápida y segura con mis amigos, familia y novia, actualizar el blog mejor o peor según la conexión de cada lugar y sobre todo mostrar al mundo mi particular aventura. Eso permite además que algunas personas lleguen por diversos cauces a la web y se pongan en contacto conmigo a través del e-mail o dejando un comentario en el blog.

Es el caso de Jay Jay, un baja californiano oriundo de Ensenada (Baja California) que vive en Cholula (Puebla), quien ha incluído uno de mis videoiosings en su blog “El Cuchitril no tiene quien le escriba”.

También han contactado conmigo gente como Cynthia de El Salvador para brindarme ayuda en su país, Isabel García (española que viajó a principios de septiembre a San Diego para asistir a una conferencia y que me pedía consejos acerca del transporte y hospedaje en Baja California), Enrique Kogan desde Miami se puso en contacto para saber el tiempo y coste de un viaje desde su ciudad “a Buenos Aires en carro, andando unas 6 horas por día y parando para descansar”, Domingo Riesco desde Santiago de Chile se preguntaba acerca de mis sponsors puesto que tenía la idea de hacer “algo similar en el futuro” o Juan Manuel Pizarro de Buenaventura (Colombia), argentino de orígen que vive en este país “hace casi 3 años”. Juan Manuel ha viajado por Sudamérica un par de veces y me ofrecía “con mucho gusto un lugar donde quedarte mientras estés por aquí”.

Mil gracias a todos ellos -y los que han quedado sin nombrar- por interesaros por mi aventura y por vuestra solidaridad desinteresada.

La tecnología avanza a un ritmo desenfrenado. La red a veces da miedo. Mientras estoy escribiendo esta crónica suena en el ordenador de al lado el “Sufre mamón” de los Hombres G. ¿Será una señal? Hablando de internet y la comunicación. Hoy conversé a través de Skype (gran invento) con mi amigo Willy llamándole desde el ordenador a su móvil. Con ese don que tienen los argentinos para embellecer las palabras y los momentos, me dió un consejo que le había regalado su padre hace tiempo para suplir los duros momentos de soledad: “Sal, camina hacia un parque, mira las estrellas porque están en el mismo punto desde el que la vemos todos, piensa que no estás solo, estás con todos nosotros”. Palabras reconfortantes que me animan a seguir el inquietante camino que queda ante mis pies. La Paz será mi próxima parada.


Fotos LORETO

the author

Videoperiodista, documentalista y aventurero. Entre mayo de 2006 y junio de 2007 realizó uno de los grandes viajes de su vida: la ruta panamericana. De esta aventura nace el documental “La costura de América” que narra su viaje en solitario de 45.000 kilómetros, realizado íntegramente por tierra y más de 11 meses desde Prudhoe Bay (Alaska) hasta Bahía Lapataia en Tierra de Fuego (Argentina). Ha trabajado como corresponsal de la Agencia EFE en la India y realizado decenas de reportajes sobre turismo, cultura y sociedad para el canal de televisión español Telecinco. En enero de 2014 estuvo nominado en los Premios Goya con su cortometraje documental "La Alfombra Roja" rodado en un slum de India y que lleva acumuladas más de 130 selecciones en festivales de cine de todo el mundo. Consulta mi perfil en G+: Iosu López

3 comentarios

Join discussion
  1. chess Publicado: 7 Septiembre, 2006

    Hola

    Sigo pensando en que tu viaje esta siendo muy interesante y tus comentarios muy divertidos. Me estan encantando los lugares que estas viendo y las fotos estan muy bien.

    sigues asi.

    Un beso

  2. mi-tacua-uy Publicado: 8 Septiembre, 2006

    Y ni siquiera el Dr. Livingstone se puede “zafar” de las pequeñas menudencias de la vida cotidiana ;). Celebro que extrañes, ¡eres normal! Ánimo que ya llevas un tercio, y un mundo fabuloso por descubrir.

    Saludos

  3. ciscoblog Publicado: 11 Diciembre, 2006

    North American online casino gamblers constitute 48 percent of the overall Online Casinos Extreme gambling business and research indicates that this might shrink to 36 percent by 2010

Deja un comentario