travellers

Hace unas semanas en Mochileros TV te recomendamos algunas opciones para darle un respiro al bolsillo mientras viajas. En esta segunda entrega tenemos cuatro nuevas opciones para ahorrar, algunas de ellas seguro que ya os suenan:

COUCHSURFING
(www.couchsurfing.com)

Couchsurfing es una organización sin ánimo de lucro a través de la cual cualquier viajero perteneciente a la red puede ofrecer o recibir alojamiento gratuito en su casa/sofá sea cual sea su procedencia. Este término -inicialmente el nombre del dominio de la web- se ha popularizado tanto entre mochileros de medio mundo que ha terminado tomándose como una nueva forma de viajar. Muchos se preguntarán: ¿cómo voy a alojar a un desconocido en mi propia casa? ¿es realmente seguro? La red utiliza un sistema de confianza basado en las opiniones de sus propios usuarios para dar seguridad a la comunidad. Eso sí, aunque en la internet existen diferentes alternativas para buscar alojamiento gratuito, la más popular por número de usuarios es couchsurfing.com. No es sino un reflejo moderno y actual de las redes de alojamiento que en la década de los 60 ofrecían al usuario la opción de inscribirse previo pago de una cuota inicial a cambio de un listado de contactos de personas dispuestas a recibir viajeros. Internet ha terminado con cuotas anuales y listados impresos, ahora, sólo hace falta rellenar un formulario, acceder a tu cuenta y buscar alojamientos. Los usuarios de este tipo de red son desde octogenarios adinerados, mochileros o estudiantes con bajo presupuesto, aventureros, viajeros que están dando la vuelta al mundo…

GLOBAL FREELOADERS
(www.globalfreeloaders.com)

Al igual que couchsurfing, Global Freeloaders es una web cuyo objetivo principal es el intercambio cultural entre viajeros y gente local que ofrece alojamiento. Registrarse es gratuito, sin embargo, los miembros de esta red deben poder alojar o tener la posibilidad de hacerlo durante los seis meses posteriores a su registro, de lo contrario, educadamente te solicitarán que esperes a darte de alta más adelante. Su lema: «Ahorra dinero y haz amigos mientras conoces el mundo desde una perspectiva local».

SERVAS
(https://joomla.servas.org)

Servas nace muchísimo antes que couchsurfing y Global Freeloaders. Su concepto inspiró a otras iniciativas que ahora se llevan el gato al agua en la red. Servas, cuyo significado es «sirve» en Esperanto, es una organización sin ánimo de lucro basada principalmente en la confianza, la buena voluntad y el intercambio cultural. Lleva en funcionamiento más de 50 años y está reconocida por Naciones Unidas. Además de conectar en red gentes y lugares, viajeros y necesidades, sus voluntarios en todo el mundo trabajan en campos de refugiados así como en diversos proyectos de paz. Los usuarios que ofrecen un espacio en sus casas lo hacen generalmente durante dos noches, quizás más, es cuestión de negociarlo directamente con el propietario/a.

Los viajeros deben pasar un exhaustivo proceso de selección que incluye entre otros requisitos una entrevista personal, condición indispensable para ser aceptado. El motivo de realizar este proceso es que los candidatos cumplan unos niveles de calidad. Una vez aceptado, la organización proporciona a sus miembros listados y agendas con los contactos de su red en el país al que te diriges. Servas está implementando su plataforma online aunque, a día de hoy, todavía no está en activo. Las cuotas para suscribirse varían según el país.

HOSPITALITY CLUB
(www.hospitalityclub.org)

Aunque el éxito de couchsurfing la ha relegado aparentemente a un segundo plano, Hospitality Club es un portal similar donde puedes registrarte y buscar un espacio para dormir allá donde vayas. Como en el resto de webs de este tipo, te solicitan una serie de requisitos e información para que el usuario tenga cierto nivel de confianza y seguridad. Un punto importante son las referencias positivas que tengas de otros usuarios o viajeros con los que hayas interactuado.

Las opciones para abaratar costes no son ilimitadas aunque sí suficientes como para aventurarse a embarcarse en un viaje de larga duración. No vamos a recomendarte una en concreto, puesto que cada experiencia es un mundo y que te quedes satisfecho depende de infinidad de factores personales. Lo primordial es ser cauto y tener siempre presente que estamos entablando contacto, aceptando la hospitalidad o abriendo las puertas de nuestra casa a extraños. Aunque, como dicen en Servas: «Todos somos amigos, lo que ocurre es que todavía no nos hemos conocido».

Fuente: Vagabondish
Foto: Lukje